Música clásica desde 1929

Editorial

Pareja de baile
Enero 2013 - Núm. 859

Pareja de baile

Nos estamos volviendo un poco cansinos, es verdad. No nos cansamos de repetir, una y otra vez, que los dichosos recortes (en algunos o bastantes casos mejor llamarlos cancelaciones) están ahogando al sector cultural de este país. Cultura y educación, entendidas como los Ginger Rogers y Fred Astaire de la sociedad, que deben de ir siempre sincronizadas y en armonía, como una pareja de baile, se encuentran en un momento crítico. Pero no son las únicas.

La sanidad y los servicios sociales, imprescindibles para mantener la cordura general, están generando una alarmante preocupación en la sociedad, que recibe día tras día señales de que para casi todo hay que rascarse el bolsillo, o, en caso contrario, recibir una peor atención que la que se ofrecía hasta la fecha. Y en un país como España, acostumbrado a tener una sanidad de primer orden y generalmente gratuita, es cuando menos preocupante.
 
Hablar pues de defender la cultura y de solicitar continuas inversiones en ella, cuando los enfermos sufren continuos retrasos en sus atenciones, que hasta llegan a poner en peligro sus vidas, o las familias con personas con graves minusvalías comienzan a dejar de percibir ayudas económicas para atender a sus enfermos, puede parecer un asunto ligero y frívolo, pero no es así. La cultura ayuda a un pueblo a entenderse mejor unos con otros, a ser más ciudadanos y a concebir el civismo como una herramienta de cohabitación feliz y armoniosa. Pero también hay datos económicos que la respaldan. Veamos.
 
En un reciente informe del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, llamado Anuario de Estadísticas Culturales 2012, se habla bien claro, con hechos y datos, de los beneficios económicos que aporta la cultura.
 
El informe recoge, entre otras cosas, el importante aporte del sector cultural al PIB de los últimos años y cita textualmente que “un 19,7% de los turistas vienen a España por motivos culturales”. Está claro, y cualquier neurona con corbata ministerial debe entender que suprimir la inversión en cultura supone reducir el flujo turístico a nuestro país, que se nutre del turismo como uno de sus ejes económicos fundamentales. Hasta aquí, bien.
 
En otro punto, el Anuario destaca que “el empleo en el ámbito cultural ascendió en el segundo trimestre de 2012 a 452.700 personas, lo que supone un 2,6% del empleo total de nuestro país”. De nuevo otra cuestión de Perogrullo. Recortar en cultura es suprimir en puestos de trabajo y ampliar el número de parados. Sin comentarios.
 
Prosigue el anuario citando que “el gasto medio de los hogares españoles en bienes y servicios culturales fue de 828,3 euros anuales”. Si se reducen los servicios culturales o se elevan los costes para acceder a ellos (la sombra de la privatización), los hogares, que también tienen reducciones de ingresos, dejarán de gastar (invertir) en cultura, ya que el Anuario destaca que “escuchar música, leer e ir al cine son las actividades culturales realizadas con mayor frecuencia por la población española”. Es decir, música, lectura y cine. Tres pilares culturales directamente asociados a la formación educativa del ciudadano.
 
Y un dato muy importante que se dice en el Anuario: “El número de visitantes a bibliotecas ascendió a 216 millones”. 216 millones de visitas, 216 millones de personas accediendo a las bibliotecas para leer y retirar libros, consultar bibliografías, revistas musicales o escuchar música. 216 millones de impulsos culturales, qué se dice pronto.
 
De nuevo regresamos al mismo asunto de la cultura y la educación, nuestros Ginger Rogers y Fred Astaire. Recurriendo al cine, como otro de los pilares culturales y económicos junto a la música, la mítica pareja, si recordamos, siempre bailaba con una sonrisa perpetua en sus rostros. Los datos nos demuestran que la cultura es, además de un derecho adquirido y una mejora para la ciudadanía, una inversión económica. Acertarán, pues, quiénes defiendan la sonrisa en esta pareja de baile.Seguramente, nadie va a responder ante la catástrofe cultural y educativa que se está provocando; solo con los años comprenderemos el desastroso resultado de tales políticas. Y entonces, cuando el daño ya esté hecho y sea irreparable, nuestro niño será ya único entre todos. Porque irá a la escuela, por supuesto privada, con un “tuper” bajo el brazo, y será de los pocos que hayan entendido lo que sus padres le contaron una vez en el cuento, ya que sus compañeros dispondrán cada vez de menos neuronas activas y conocerán menos princesas. Entrará entonces en el colegio, donde la clase de música se habrá convertido en clase de “entretenimientos económicos sostenibles a ras de costa”, y se sentará junto a un niño, tarugo, que se pasará el día diciendo: “profe, yo quiero ser ministro".

3462
Anterior Economías orquestales
Siguiente RITMO HISTÓRICO: 1929-2013

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Conciertos para el año nuevo
Enero 2018 - Núm. 914
Independientes y de casa
Diciembre 2017 - Núm. 913
Cifras positivas, pero no tanto
Noviembre 2017 - Núm. 912
Discos sin fronteras
Octubre 2017 - Núm. 911
Los derechos y sus precios
Septiembre 2017 - Núm. 910
Música descentralizada
Julio-Agosto 2017 - Núm. 909
Ópera y globalización
Junio 2017 - Núm. 908
Educación musical
Mayo 2017 - Núm. 907
Propiedad intelectual
Abril 2017 - Núm. 906
Larga vida al Streaming
Marzo 2017 - Núm. 905
Buenas intenciones
Febrero 2017 - Núm. 904
Golpe de timón
Enero 2017 - Núm. 903
La cultura y su ministerio
Diciembre 2016 - Núm. 902
901
Noviembre 2016 - Núm. 901
Perseverancia y supervivencia
Octubre 2016 - Núm. 900
Música bajo las estrellas
Septiembre 2016 - Núm. 899
No son horas
Julio-Agosto 2016 - Núm. 898
Los pequeños resisten
Junio 2016 - Núm. 897
Piratería en Internet
Mayo 2016 - Núm. 896
Opera Champions League
Abril 2016 - Núm. 895
El apellido importa
Marzo 2016 - Núm. 894
Reales felicitaciones
Febrero 2016 - Núm. 893
Radio Clásica, 50 años
Enero 2016 - Núm. 892
Streaming por Navidad
Diciembre 2015 - Núm. 891
123456