Música clásica desde 1929

Editorial

Economías orquestales
Diciembre 2012 - Núm. 858

Economías orquestales

En unas recientes jornadas sobre las orquestas sinfónicas, organizadas por la Fundación BBVA y la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS), se ha planteado un panorama bastante complicado para la subsistencia de las grandes agrupaciones musicales, tanto desde un punto de vista económico como artístico.

Allí habló Robert Flanagan, catedrático de Economía de la Universidad de Stanford y autor del libro La azarosa vida de las orquestas. Triunfos artísticos y retos económicos, trazando un camino plagado de problemas para la subsistencia de las orquestas. Indicó que sólo podrán sobrevivir aquellas que residan en ciudades grandes y que cuenten con fuertes patrocinadores privados.
 
Tanto en Europa como EE.UU. existe, desde hace algunos años, una importante crisis dentro de las grandes orquestas, con reducciones de temporadas y cancelaciones. Algunas agrupaciones incluso están al borde de la extinción. Nadie, salvo contadas excepciones, está aportando soluciones al problema. Se habla de presupuestos generosamente engordados, de audiencias que no se renuevan, de modelos de financiación que no tienen futuro, de falta de interés del gran público y, en resumen, de un cambio de ciclo en los intereses culturales y musicales de la ciudadanía y de nuestros políticos.
 
Se ha puesto como ejemplos de orquestas, que han tomado medidas para su supervivencia en estos tiempos, a la Filarmónica de Berlín, que realiza múltiples giras internacionales, grabaciones audiovisuales y retransmisiones por Internet; a la Filarmónica de Los Ángeles y su revolución musical desde la contratación de Zubin Mehta, Esa-Pekka Salonen y el actual director, Gustavo Dudamel que, con una programación renovada e imaginativa y la contratación de un excelente gerente, ha logrado pasar de abultados números rojos a un futuro esperanzador; o a la London Symphony Orchestra, que, con el apoyo de destacados directores y en especial de Valery Gergiev, tiene una actividad frenética que le permite participar en múltiples y variados proyectos musicales para alcanzar su rentabilidad.
 
La vida de una orquesta sinfónica en el siglo XXI debe reinventarse si quiere sobrevivir a los nuevos tiempos económicos y sociales (como casi todas las actividades culturales). Hay que racionalizar los costes humanos y operativos. Ya no se pueden pagar los grandes cachets del pasado, los profesores de las orquestas no pueden ser funcionarios, hay que ligar la producción con el salario. Los costes administrativos se deben reducir al mínimo, con estructuras variables que optimicen la administración y gestores “multitarea” con imaginación y sobrados recursos personales y profesionales. Hay que rentabilizar las salas de conciertos, dando cabida a otros eventos y otros espectáculos.
 
Debemos desmitificar la interpretación musical de las orquestas, acercarlas al público, programar inteligentemente para atraer nuevas audiencias, sin perder la función cultural, educativa y de difusión musical que debería tener una orquesta sinfónica estable.
 
En España hemos vivido una larga época en la que se han construido grandes salas de conciertos por toda su geografía. Cada ciudad importante debía tener su auditorio –y algunas su teatro de ópera– , independientemente de la demanda musical real que presentara, para lo que se fueron creando orquestas, con sus directores, profesores, gerentes y cuerpos administrativos, basando casi el 80% de su financiación en el sector público, con regímenes laborables y empresariales muy lejos de la eficiencia que el futuro acabaría imponiendo. Por otro lado, se ha programado en demasiadas ocasiones de espaldas a la realidad musical de cada ciudad y se ha olvidado la labor educativa de la orquesta, llenándose los auditorios de un público poco entusiasta que no ha creado escuela de aficionados, salvo una minoría de melómanos, que son los que daban “sentido cultural” a cada concierto.
 
Si miráramos cómo se organizan económicamente las orquestas americanas o las que sobreviven en Europa, veríamos que su financiación pública no llega ni al 20% de sus costes, cuando en España supera el 80%. Disfrutan aquellas de una ley de patrocinio que permite a las empresas privadas soportar más del 40% del presupuesto. Esta situación está en compás de espera para las orquestas españolas, hasta que nuestro Gobierno saque a la luz la tan reclamada ley española de patrocinio y mecenazgo. Por otro lado, en estas orquestas americanas y europeas con futuro, la aportación de la taquilla, sus giras y sus actividades en grabaciones audiovisuales y retrasmisiones por Internet cubre el resto de los ingresos precisos para conseguir un balance positivo. Todo ello es posible con una programación inteligente e imaginativa, como decíamos anteriormente, en la que no se renuncia a las obras del repertorio más popular pero con el aderezo de incursiones en repertorios más alternativos o contemporáneos, como nos han demostrado en repetidas ocasiones.
 
Evidentemente, es necesario cambiar para permanecer. Ya no se puede basar la mayoría del presupuesto en subvenciones del Estado, del Gobierno autónomo o del local. Hay que mejorar las programaciones para conseguir atraer a nuevas audiencias. Se tiene que acercar el músico al ciudadano. Por ejemplo: no hace mucho comprobamos cómo se recibieron los comentarios previos explicativos de las obras en un concierto del Liceo de Cámara, por parte de su director. Fue algo distinto, de mucha calidad y muy atractivo.
 
En suma, hay que concebir la orquesta como un ente cultural, que además funcione como una empresa, con la estructura de eficiencia y trabajo que debe marcar toda actividad comercial. Ese es el único camino para que las orquestas sinfónicas tengan viabilidad en nuestro siglo XXI.
 

 

4548
Anterior ¡Papi, qué entretenido…!
Siguiente Pareja de baile

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
Apostando por el futuro
Febrero 2022 - Núm. 958
Queridos Reyes Magos por streaming…
Enero 2022 - Núm. 957
Música clásica “in crescendo”
Diciembre 2021 - Núm. 956
123456