Música clásica desde 1929

Editorial

Música en el nuevo Gobierno
Febrero 2020 - Núm. 937

Música en el nuevo Gobierno

En los primeros días de enero hemos estrenado nuevo Gobierno, una “coalición progresista” entre ocho partidos, con más de 300 compromisos firmados entre todos ellos. Una coalición de progreso que se nos presenta para favorecer un cambio en la sociedad, que permita una mejora de la calidad de vida de todos los españoles, con la promesa de una más justa distribución de la riqueza y del nivel social y cultural de todos nosotros y, a partir de ahora, desde el prisma de la izquierda. Sean bienvenidas las buenas intenciones, los 22 ministerios y sus correspondientes ministros/as; pero no hay que olvidar que este país está dentro del espacio europeo, lo que supone que un gran número de los objetivos que se marquen deberán pasar necesariamente por el filtro de los organismos competentes de la Unión Europea.

Centrándonos en nuestro sector cultural de la música, y tomando como base el nuevo acuerdo firmado entre el PSOE y Unidas Podemos, un acuerdo con 193 propuestas divididas en 11 apartados, vemos que uno de ellos, el número seis, se dedica a la cultura y el deporte. En él se detallan diversas propuestas. Se impulsará un Pacto de Estado por la Cultura, se continuará en el desarrollo del Estatuto del Artista, se creará una Oficina de Derechos de Autoría, se potenciará la producción y visibilidad de las creaciones artísticas y culturales en las distintas lenguas cooficiales y propias, se trabajará en un Pacto por la Lectura y se impulsará un Plan de Acción sobre Igualdad en el ámbito cultural.

Evidentemente, en este acuerdo PSOE-Podemos no esperábamos un desarrollo más pormenorizado de las acciones a promover en pro del avance social de la cultura en nuestro país, pero sí hemos echado de menos referencia a alguna de las propuestas concretas, ya anotadas por el ministro saliente José Guirao, como la tramitación de la Ley del INAEM, profundizar en una ley que permita el mecenazgo en las artes y el tema pendiente del futuro de la SGAE. Esperemos que el nuevo Ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, tome de su mano estos retos para llevarlos a buen puerto.

Nos gustaría apoyar, sobre todo, desde esta página editorial, la pendiente Ley del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música), presentada el pasado mes de diciembre como una prioridad del Ministerio de Cultura y Deporte para el 2020, en un acto al que asistieron el anterior ministro, José Guirao, la directora general del INAEM del momento, Amaya de Miguel, así como más de 95 miembros de asociaciones, federaciones y organismos del sector.

En dicho acto, el ministro de Cultura anunció que ya se estaba ultimando el borrador para la futura Ley del nuevo INAEM que, en los próximos meses, una vez activado el nuevo Gobierno, podría presentarse en el Consejo de Ministros para su aprobación y posterior tramitación en el Parlamento. Se trata de un requisito imprescindible para poder implementar una gestión administrativa más ágil y autónoma y mejorar las unidades de producción estatales (CNDM, OCNE, Teatro de la Zarzuela, etc.), con nuevas posibilidades para la gestión artística y los recursos humanos.

Desde el INAEM también se ha planteado la necesidad de hacer una revisión en profundidad del modelo de ayudas vigente, basado en las subvenciones nominativas, vinculadas a la aprobación anual de los presupuestos generales del Estado, y las de concurrencia pública. Para ello, propone la puesta en marcha en 2020 de una mesa específica de trabajo para realizar un proceso de revisión integral de dichas ayudas. También se ha apuntado la revisión del Programa Platea con objeto de que en 2021 el programa profundice en una dimensión más cualitativa, de cara a la promoción y fomento de las artes escénicas.

Con el nuevo Gobierno recién estrenado y su aportación de nuevas sensibilidades culturales, sociales y territoriales, esperemos tengan solución de continuidad todos estos buenos proyectos ya presentados por el Consejo Estatal de las Artes Escénicas y de la Música en la anterior legislatura. El desarrollo de una gestión moderna y eficaz de la creación, difusión y promoción de la música clásica en España, debería ser una prioridad para todos los actores del nuevo escenario de la política cultural del país.

2750
Anterior Beethoven: el penúltimo relator
Siguiente La música en los medios

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
Apostando por el futuro
Febrero 2022 - Núm. 958
123456