Música clásica desde 1929

Editorial

Cero contagios
Octubre 2020 - Núm. 943

Cero contagios

Se inicia la nueva temporada musical 2020/21 con una fuerza y seguridad dignas de encomio por parte de las distintas instituciones públicas, promotores privados, teatros, así como de los propios artistas y agrupaciones, que en el historial de conciertos y actividades realizadas desde que la vida musical se ha reactivado, hasta el día de hoy, se han notificado cero contagios.

Parece como si de la tremenda situación de caos con la que terminó la temporada 2019/20, la pasada primavera, el verano hubiese aportado las energías y esperanzas necesarias para afrontar el futuro con la seguridad de que todo irá bien.

Se están anunciando las distintas programaciones para los próximos meses, incluso hasta el final de temporada, conscientes de las muchas dificultades y cambios que la situación de pandemia mundial puede afectar para la contratación de artistas, restricciones de aforos, clausuras y posibles confinamientos de la población. Nada es seguro, pero los anuncios de los programas ya están en la cartelera. Evidentemente el mundo de la cultura, el de la música en nuestro caso, no quiere permitir la desesperanza y el fatalismo. El sector está demostrando una fuerza inusitada, de la que estábamos seguros, y que ha vuelto a dejar constancia de su valía y energía.

La respuesta de la Administración a la gran oferta musical que propone el sector para la nueva temporada, debería estar a su mismo alto nivel de compromiso. El ministro de de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, en distintas declaraciones a lo largo de estos meses, ha manifestado su total apoyo a la actividad musical, aumentando los fondos económicos, acordando y sugiriendo normativas y procedimientos específicos para el sector con las distintas Comunidades Autónomas distinguiendo, por ejemplo, algo tan obvio como que las salas de conciertos son lugares de cultura y no de ocio nocturno, apoyando normativas comunes para que dichas salas y teatros de toda España sean espacios sanitariamente seguros. Por otro lado, también se está trabajando con las CCAA y los ayuntamientos para poner en marcha una campaña institucional de apoyo a la cultura segura. Aunque no todos los sectores de la música han recibido con optimismo estas medidas. Nunca llueve a gusto de todos…

El camino que ahora se inicia está lleno de incertidumbres, tantas como la pandemia pueda traer en los próximos meses, pero creemos que ha quedado claro para esta sociedad que, la cultura en general y la música en particular, son valores necesarios e imprescindibles para la sociedad. Las personas precisan hoy más que nunca, ante tanta incertidumbre y valores en entredicho, la seguridad, espiritualidad y creatividad mental que la música nos aporta. Además, no podemos dejar perder el trabajo de tantos años para la creación de la actual excelente infraestructura musical.

Parece ser que los gobiernos, con el horizonte de una próxima vacuna, y ante la imposibilidad de nuevos “parones económicos”, que nos llevarían a un caos mayor que el sanitario, van apostando por la continuidad de la vida social y cultural de sus ciudadanos, con las prevenciones sanitarias precisas, pero atemperadas a la realidad de cada momento.

Lo que parece inexplicable y son contradicciones que el mundo cultural no acaba de entender, por poner solo un ejemplo, es que un artista viaje durante dos horas en un avión repleto para cantar durante dos horas en un teatro semivacío.

Nos gustaría destacar que las experiencias de las distintas actividades musicales realizadas durante este verano, nos muestran espectáculos totalmente seguros, con cero contagios y una excelente organización profesional en todos los casos, a la altura de las circunstancias. Bravo por todos ellos, pues han sido la primera piedra, o el botón de muestra, de lo que todos esperamos para la nueva temporada.

Y para finalizar, habría que rendir homenaje a los músicos y artistas, pese a encontrarse en una muy difícil situación profesional y económica en estos momentos, han estado ahí, siempre dispuestos a defender su legado y su profesión. Por ello, rogamos a las instituciones y entidades públicas y privadas apoyen su trabajo sin paliativos.

Vamos a empezar la nueva temporada musical 2020/21, pese a los nubarrones que asoman en la segunda ola del coronavirus, y deseamos que todo pueda ir llevándose a cabo de la mejor manera posible y, en todo caso, aquí intentaremos estar para contárselo, pasando de una tonalidad menor a una mayor, de claro signo triunfalista.

2436
Anterior Nueva temporada y seguimos
Siguiente #CulturaSegura

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

OCNE 2024/25, un torrente musical
Junio 2024 - Núm. 984
Teatro Real, temporada 2024-25
Mayo 2024 - Núm. 983
ÁGORA, un punto de encuentro
Abril 2024 - Núm. 982
Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
1234567