Música clásica desde 1929

Editorial

Y el "online" llegó para quedarse…
Junio 2021 - Núm. 951

Y el "online" llegó para quedarse…

El verano que se anuncia es época de luz y es también la esperada luz la que se comienza a ver al final del túnel del Covid-19, una luz que surge sobre todo por el avance de las vacunaciones, tanto en nuestro país como en el resto del mundo y, en menor medida, pero no menos importante, por la implantación de una conciencia colectiva de respeto y atención hacia la nueva situación sanitaria, que propiciará que tengamos un verano repleto de actividades musicales en nuestros festivales, como así se espera y desea.

La vida musical, artística, social y académica va retomando el pulso, recuperándose programaciones interrumpidas en el último curso, e incrementando la oferta cultural y formativa de manera destacada, con una siempre notable presencia de las actividades Online. En España, a diferencia de otros países de nuestro entorno, la campaña #Cultura Segura ha permitido mantener en cartel un gran número de las actividades culturales presenciales.

En este número de RITMO dedicamos la portada a ESMAR, una de las escuelas superiores de música que ha surgido con fuerza en la expansión académica nacional en los últimos años. El conjunto de la oferta de estudios superiores y de especialización musical privados, desde distintos puntos de nuestra geografía, está siendo muy importante, descubriendo nuevos valores de la música, al mismo tiempo que facilita a un mayor número de alumnos al acceso a los distintos cursos formativos superiores. Una de las principales características comunes en todas ellas es la educación Online, que permite a los estudiantes acceder a la formación desde sus propios domicilios, con un nivel de calidad y nuevas metodologías en la enseñanza nunca antes imaginable.

Como decíamos, la vida artística y social tiende a estabilizarse en la actual fase de normalización sanitaria. Las programaciones musicales para este verano han vuelto a resurgir, unas dando continuidad a las del pasado año, pues valientemente no se suspendieron, junto con otras nuevas ofertas en las que vuelve a imperar la ilusión por seguir ahí, para no perder lo conseguido tras los muchos años de esfuerzo y tradición.

En casi todas ellas destaca un factor común: se mantiene e incrementa la oferta Online en paralelo con la presencial. Algunas proponen los conciertos y los distintos eventos musicales en sesiones con público, que en días sucesivos se ofrecen desde Internet gratuitamente; otras combinan la oferta en vivo con el Streaming vía Online, y otras han optado este año por un “gratis total” para la audiencia vía Internet.

La oferta es amplísima y muy imaginativa y, con total seguridad, es el resultado de estos largos meses de control de la movilidad de los ciudadanos, meses en los que los artistas, los programadores, las instituciones públicas y privadas y los ciudadanos en general, han mantenido la necesidad común de disfrutar de la cultura en general, y de la música en particular, dando continuidad a su desarrollo personal pese al aislamiento y control sufrido.

Todo este proceso de implantación de los servicios Online para la cultura y la sociedad, lógicamente presentados con altos niveles de calidad técnica en audio y vídeo, han precisado del desarrollo de nuevas fórmulas y sistemas profesionales para Internet, así como de nuevas conexiones y elementos audiovisuales domésticos para el ciudadano de a pie, elementos que ya son parte sustancial en la vida de todos nosotros, significando importantes inversiones en productos tecnológicos, cuyas partidas han venido para quedarse en nuestros presupuestos económicos anuales, tanto para los domésticos como para los profesionales.

Ahora, cuando el virus esté más controlado y hayamos sido capaces de centrar nuestras ideas y costumbres, tras el “tsunami sanitario” vivido, toca retomar nuestros hábitos de consumo cultural presencial: asistencia con normalidad a los conciertos, óperas, festivales, nuevas propuestas de viajes musicales, nuevos cursos de formación y estudio…, pero siempre siendo conscientes que los servicios Online (pensemos en la fuerte apuesta del Teatro Real por la exitosa My Opera Player) han venido para quedarse y que hay que ir pensando, si no lo han hecho ya, en acondicionar, para estos nuevos servicios en red, sus sistemas audiovisuales y de conexiones a Internet en casa, dentro del nuevo concepto de oferta cultural híbrida (presencial & Online) en la que ya estamos instalados.

1845
Anterior Ritmo de 950 números
Siguiente Festivales de verano con aires de normalidad

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
Apostando por el futuro
Febrero 2022 - Núm. 958
123456