Música clásica desde 1929

Editorial

Festivales de verano con aires de normalidad
Julio-Agosto 2021 - Núm. 952

Festivales de verano con aires de normalidad

Los Festivales de Verano vuelven a inundar de excelente música toda la geografía española, con artistas y agrupaciones que nos hacen ir dejando atrás las restricciones, físicas y mentales, de estos largos meses de pandemia. El verano y la vacunación masiva nos van a permitir disfrutar nuevamente, todavía bajo el paraguas de rotundo éxito de la política #CulturaSegura, de los mejores recitales y conciertos que ya están en la cartelera del estío 2021.

Con el buen sabor de boca que nos han dejado los primeros encuentros musicales de la pasada primavera, se abre la puerta a los Festivales de Verano. Los amantes de la música, medios y opinión pública denotan las ganas que hay de retomar la normalidad y vivir de nuevo un verano de festivales. "Los festivales de esta primavera, verano y otoño van a marcar los pasos de la reconexión con el público y trabajamos para la consolidación de la recuperación de la cultura como bien esencial", manifestaba recientemente Oriol Aguilà, presidente de la Asociación Española de Festivales de Musica Clásica (FestClásica) y director del Festival de Peralada, durante la celebración de la Asamblea General de FestClásica en Peralada y Torroella de Montgrí.

Como anota la asociación FestClásica, son muchos los retos a los que se han tenido que enfrentar los festivales españoles desde el inicio de la pandemia. Tras el confinamiento, fueron sin embargo ellos los primeros en abanderar, junto con teatros y auditorios, un muy esperado regreso a los escenarios, tanto por parte de los artistas y el público como de los propios programadores, algo que fue posible gracias a su capacidad para adaptarse a las circunstancias y asumir retos de producción artística importantes, y que ha convertido la cultura española en referente internacional. De los cuarenta y un asociados de FestClásica, la gran mayoría consiguió mantener su actividad el pasado año, si bien reducida y con una mayor presencia del de los servicios Online, como ya comentamos en el editorial del pasado mes.

Este verano, confirman los directores de los festivales, no se bajará la guardia y seguirán aplicándose los protocolos de aforo y las medidas de distanciamiento y protección necesarias, tanto en el patio de butacas como encima y detrás del escenario, para continuar garantizando la seguridad de público, artistas y equipos. Con una apuesta decidida por la reactivación de las programaciones para la progresiva recuperación de la normalidad del sector de la cultura y, en concreto, de los festivales de música clásica.

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada, que este año celebra, lo mismo que el Festival Internacional de Santander, su 70 edición, ha sido y es la primera gran cita de la temporada de verano, en la que más de veinte festivales asociados de FestClásica acercarán de nuevo la música al público por todo el territorio nacional. Otros festivales celebrarán también aniversarios importantes, como los 60 del Festival de Pollença, los 40 del Festival de Torroella de Montgrí, los 30 del Festival En el Camino de Santiago (Huesca) o los 20 del Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez Blanco.

Ya ha empezado la fiesta de la música clásica para el verano 2021, con la esperanza  de dejar atrás los peores augurios. Todos los aficionados podrán disfrutar de las mejores programaciones en los festivales de Granada y Canarias, la Quincena de San Sebastián, Peralada, Schubertíada de Vilabertrán, Bal y Gay, LittleOpera Zamora o Ifkem, entre otros, que nos traerán orquestas como la Filarmónica de Luxemburgo o la Mahler Chamber y nombres como Anne-Sophie Mutter, Lise Davidsen (entrevistada por ese mismo motivo en estas páginas) o Mitsuko Uchida, entre muchos otros.

Esperemos que los Festivales de Verano 2021 sean, para la música clásica, el preámbulo de una temporada 2021/22 en la misma línea de recuperación de actividad, aforos y esperanzas, trayendo los nuevos aires de normalidad cultural a la gran familia de la música de nuestro país.

1783
Anterior Y el "online" llegó para quedarse…
Siguiente La nueva temporada 2021-22

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

ÁGORA, un punto de encuentro
Abril 2024 - Núm. 982
Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
123456