Música clásica desde 1929

Editorial

¡Viva La Pepa!
Marzo 2012 - Núm. 850

¡Viva La Pepa!

En las páginas interiores el lector podrá encontrar valoraciones acerca de la calidad de algunos de los conciertos que conforman parte de la programación de los actos culturales que están sirviendo para conmemorar, en Cádiz, el bicentenario de la promulgación de la Constitución conocida como La Pepa, llamada así por haber tenido lugar en las Cortes Generales un día de San José. Fue ese un documento estupendo, muy liberal, y por eso quizá duró tan poco. Tras su primera caída, dos años más tarde, fue reestablecida en un par de ocasiones, pero como auténtico papel mojado. ¿No estaba el país preparado para regirse por unas normas tan razonables? Todos presumimos ahora de la actual constitución vigente porque está durando mucho, y a todos –lo que hoy podemos entender por Izquierda y Derecha, que poco tiene que ver con lo que había entonces– nos gustaría que se preservara el factor que parece más determinante para su conservación: la cohesión social. ¿Qué determina, aquí y ahora, esa cohesión?

La pregunta es ambiciosa. Y desde nuestro ámbito no somos quién para abordar determinadas cuestiones político-sociales. Ahora bien, desde ese ámbito nuestro, no otro que el cultural, sí queremos opinar.

No estamos seguros de que, en plena crisis económica y de valores humanos generales, nuestros dirigentes políticos tengan la lucidez suficiente para encontrar un sitio justo a la cultura en una sociedad que lleva mucho tiempo comportándose de forma manirrota y escorada hacia el falso bienestar del despilfarro. Le va a costar a esta crear algo que sea nuevo y razonablemente consumible por razonablemente pagable y a los poderes públicos explicar –si es que lo entienden y están dispuestos a desarrollar la pedagogía necesaria– cómo se puede vivir de otra manera, es decir, no gastando más de lo que uno es capaz de ingresar como producto de su trabajo y su talento.

Nos llegan destellos indeseables al respecto. Son impresiones, sí, pero asustan. La Pepa comenzó a andar sin que hubiera un camino que le sirviera al paso. No es el caso ahora; tenemos una Constitución que envía mensajes claros al respecto, y que se entienden bien en una España que, desde su entrada en vigor, sí ha recorrido un claro camino cultural. Espectacular, diríamos. Pero hay destellos, impresiones, de que su espíritu cultural, el mismo que el encerrado en La Pepa, va a la baja. ¿Por cuestiones ideológicas concretas ? No es patrimonio negativo de ninguna ideología el querer mandar; y mandar mucho; y encerrar en cajita el pensamiento, la crítica. De todos los dominios, no se olvide, el más confortable para el Poder es el del pensamiento crítico. Atención: la cultura no está para dominar el pensamiento, y menos si tal dominio quiere ejercerse bajo el arte de la sutileza tramposa.

España goza de una buena red cultural, y musical en particular. Ya sabemos que nadie quiere “cargarse” nada. Pero necesitamos pruebas de ello, no palabras. Necesitamos que se nos muestren las opciones; que se nos convenza de que, efectivamente, nuestros dirigentes políticos piensan que no hay que destruir esa red cultural porque, ni más ni menos, para un auténtico país de la vieja Europa supone el elemento de cohesión social más determinante y definitivo.

De manera que enhorabuena a quienes, en medio de cuantas privaciones presupuestarias se puedan imaginar, se están esforzando por revivir recuerdos como el de La Pepa. Son 200 años de evolución, de trabajo, de esfuerzo,de búsqueda de identidades particulares y colectivas, de convivencia en fin, para que nos podamos permitir el lujo de olvidar. 200 son muchos, pero para la música con pensar solo en 30 es suficiente. ¿Recuerdan nuestros lectores cómo era la España musical de entonces? Urge que cambiemos, desde luego; urge que haya moderación en todo, por supuesto. Pero es indispensable respetar lo hecho, que ha sido mucho, y que, además, indica el camino correcto, y con las más comprensibles razones para ser conservado y transitado: de hacerse bien, de recorrerse como es debido, sin duda será el que menos cueste, el más barato.

 

4187
Anterior Midem, 2012: en los vaivenes del disco
Siguiente ¿Recortar o echar el cierre?

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Música descentralizada
Julio-Agosto 2017 - Núm. 909
Ópera y globalización
Junio 2017 - Núm. 908
Educación musical
Mayo 2017 - Núm. 907
Propiedad intelectual
Abril 2017 - Núm. 906
Larga vida al Streaming
Marzo 2017 - Núm. 905
Buenas intenciones
Febrero 2017 - Núm. 904
Golpe de timón
Enero 2017 - Núm. 903
La cultura y su ministerio
Diciembre 2016 - Núm. 902
901
Noviembre 2016 - Núm. 901
Perseverancia y supervivencia
Octubre 2016 - Núm. 900
Música bajo las estrellas
Septiembre 2016 - Núm. 899
No son horas
Julio-Agosto 2016 - Núm. 898
Los pequeños resisten
Junio 2016 - Núm. 897
Piratería en Internet
Mayo 2016 - Núm. 896
Opera Champions League
Abril 2016 - Núm. 895
El apellido importa
Marzo 2016 - Núm. 894
Reales felicitaciones
Febrero 2016 - Núm. 893
Radio Clásica, 50 años
Enero 2016 - Núm. 892
Streaming por Navidad
Diciembre 2015 - Núm. 891
Hágalo usted mismo
Noviembre 2015 - Núm. 890
Deprisa, deprisa…
Octubre 2015 - Núm. 889
¿Master qué?
Septiembre 2015 - Núm. 888
Turbulencias
Julio-Agosto 2015 - Núm. 887
Ópera, ¿por qué?
Junio 2015 - Núm. 886
123456