Música clásica desde 1929

Editorial

Independientes y de casa
Diciembre 2017 - Núm. 913

Independientes y de casa

En un mundo globalizado, donde las grandes corporaciones comerciales intentan acaparar gran parte de la creación musical, surgen iniciativas que dan a conocer, casi siempre fuera de los circuitos habituales, nuevos intérpretes, nuevos autores y nuevas obras rescatadas del olvido. Gracias a estas iniciativas, se ha conseguido una oferta cultural mucho más atractiva y plural que a todos enriquece. En el sector discográfico han ido naciendo varios cientos de pequeñas editoras que, con medios muy limitados, realizan un trabajo de investigación, creación y producción, que está permitiendo disfrutar de numerosas grabaciones singulares al máximo nivel artístico y documental; recibiendo estas empresas el apelativo de  “independientes”.

La incorporación de Internet ha permitido que surjan servicios e iniciativas para la comunidad nunca antes imaginados, pues cualquier persona puede volcar libremente información en la red y recibir la volcada por los demás. Esta situación ha revolucionado el mundo y, en nuestro caso, la gestión y promoción cultural a nivel internacional. La información ya no tiene fronteras, los servicios tampoco y las iniciativas empresariales, individuales y colectivas, “vuelan” a costes mínimos por las autopistas de Internet. Por otro lado, la revolución digital ha permitido que, con equipos de relativo bajo coste, se puedan realizar grabaciones fonográficas de cámara de muy alta calidad, grabaciones que no desmerecen, si los que las hacen saben lo que llevan entre manos, de las de los grandes estudios de antaño.

El mercado internacional del disco de música clásica cuenta actualmente con varios cientos de sellos discográficos independientes que, utilizando las herramientas de Internet y los actuales medios digitales de grabación y edición, nos ofrecen miles de producciones cada año, aportando nuevos artistas y nuevos repertorios.

España no está al margen de esta realidad, pues más de una veintena de sellos discográficos independientes operan actualmente en nuestro país de manera continua. Unos trabajan con proyectos desde sus estudios de grabación, y otros son realizados por los propios artistas en autoediciones. Estos registros digitales se suben a las principales plataformas de distribución musical en Internet (Amazon, Deezer, eClassical, EMusic, Google, iTunes, MusicNet, Napster, Pandora, Presto, Qobuz, Spotify, YouTube... hasta más de 60), lo que garantiza la difusión y distribución mundial a coste muy reducido y con ciertos derechos de cobro por descarga o streaming, derechos que actualmente producen mínimos ingresos, pues para obtener 10.000 euros (importe medio de coste de una grabación y edición completa de un CD) sería necesario que 2,5 millones de aficionados se hubiesen descargado o escuchado el disco en cuestión, situación imposible, salvo para los éxitos de la música popular de las grandes multinacionales. Hay que resaltar que la mayoría de los sellos independientes sigue editando sus discos también en formato físico (CD-DVD), que luego suelen utilizar los artistas como tarjeta de presentación, promoción y publicidad en la venta de sus conciertos.

Para financiar las ediciones independientes, ahora que la venta de discos físicos es prácticamente testimonial, y que los ingresos por descargas y streaming son insignificantes para la música clásica, los artistas deben poner dinero de su bolsillo para que las empresas independientes editen sus discos, o bien encontrar patrocinadores e instituciones que las apoyen, tarea muy complicada en estos tiempos.
Teniendo claro que la riqueza cultural que ofrecen la mayoría de las producciones discográficas independientes españolas está fuera de toda duda, pues para ello solo hay que echar un vistazo al catálogo que ofrecen, es una necesidad que las instituciones públicas destinen en sus presupuestos partidas para su desarrollo, como ya lo hacen algunas locales y autonómicas que, con éxito, han buscado en la música el reconocimiento a sus raíces y patrimonio cultural. Con seguridad, la prometida nueva Ley de Mecenazgo también abrirá nuevos horizontes que puedan ayudar a estos fines.

3525
Anterior Cifras positivas, pero no tanto
Siguiente Conciertos para el año nuevo

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
Apostando por el futuro
Febrero 2022 - Núm. 958
Queridos Reyes Magos por streaming…
Enero 2022 - Núm. 957
123456