Música clásica desde 1929

Editorial

Convenientes... y necesarios
Octubre 2011 - Núm. 845

Convenientes... y necesarios

En el mundo profesional se tiende habitualmente a establecer nexos de unión, puentes de colaboración y vías de comunicación fluida que permiten un desarrollo en armonía de sus actividades, proyectos e ilusiones. La mayoría de las profesiones liberales tienen sus colegios profesionales; y las distintas actividades comerciales e industriales, sus asociaciones. En general, es obvio que toda actividad pretende la unión de intereses comunes para su mejor desarrollo y protección. La música no está al margen de todo ello, y existe un gran número de asociaciones que pretenden aunar los esfuerzos de los profesionales y empresas del sector. En la música clásica el nivel de asociación quizá es menor que en otras músicas y, al ser más pequeño su entorno, las dificultades de asociación son mayores.

Durante el mes de septiembre se ha celebrado, dentro del marco del 27 Festival de Música de Alicante, un “Encuentro profesional de Música Contemporánea”. Con el mismo se pretendía que las principales entidades, asociaciones, fundaciones y empresas comerciales del entorno de la música y, en especial de la creación de vanguardia, pudiesen mostrar en una feria o exposición sus productos (editoriales, concertísticos, discográficos…) a los distintos aficionados y profesionales que asistían al Festival, tanto de España como de otros países.
 
La idea en principio era buena, pues la oferta de una muestra de este tipo en el marco de un Festival de música ya consolidado –repetimos: la 27 edición del mismo– es perfecta para la promoción comercial y cultural de las distintas actividades del sector. Otra cosa es que los expositores hayan recibido visitas profesionales en suficiente número, no solo de España sino también del resto del mundo, que hayan justificado la inversión realizada: hubo visitas de aficionados, compositores y programadores musicales que, de alguna forma, cubrieron unas mínimas expectativas para los organizadores, pero quizá sería necesario en sucesivas ediciones incrementar el esfuerzo de promoción nacional e internacional del Encuentro para conseguir una mayor audiencia y tratar de garantizar unos resultados tangibles más a corto plazo.
 
Nuestro deseo es que este Encuentro Profesional de Alicante haya servido para animar a las distintas fuerzas comerciales y culturales de nuestro país, para estrechar sus colaboraciones, unir sinergias y crear caminos comunes que permitan llegar al aficionado de a pie, tanto de nuestro país como del resto del mundo; y naturalmente, para conseguir un mejor conocimiento de la música y los músicos españoles. Pensamos que, para ello, nada mejor que acciones como esta de Alicante, pero con un mayor enfoque profesional. Sería preciso convocar jornadas de trabajo entre las empresas y entidades del sector para compartir no solo lo ya realizado, sino también los proyectos futuros. Se tendría que establecer mecanismos de colaboración para hacer llegar la música y a los músicos españoles a los distintos países de todo el mundo en donde nuestra cultura es muy demandada. Convendría empezar a estudiar una plataforma común en Internet, enlazada con las distintas redes sociales, que aglutinase una oferta editorial y de servicios como la de este Encuentro, de tal forma que su visión en la red e interactividad permitiese un mayor acercamiento del exterior a nuestra oferta musical.
 
El ministerio de Cultura, desde el INAEM, puede ser un magnífico catalizador o nexo de unión para la puesta en marcha de estos proyectos de promoción cultural, pues su ayuda financiera y su maquinaria de promoción nacional e internacional garantizan el éxito de la iniciativa. Por todo ello, felicitamos al INAEM por su compromiso con la música y los músicos españoles, y por sus esfuerzos en pro de la creación contemporánea, animándole a extender el mismo no solamente a la música contemporánea sino al todo el patrimonio musical “clásico” de nuestro país.
 
Animamos también a todas las empresas del sector a unir sus fuerzas para dar el gran salto internacional, que ya han hecho las de otros países de nuestro entorno, pues de la exportación de nuestra cultura musical dependerá en gran manera que podamos sortear las dificultades económicas y comerciales con las que nos está tocando vivir en estos momentos. Han sido, y deben seguir siendo, por consiguiente, unos Encuentros Profesionales convenientes… y necesarios.
2499
Anterior SGAE, siglo XXI
Siguiente Crisis de ventas y patrocinio discográfico

Selector de temas

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Música y números
Diciembre 2018 - Núm. 924
Happy Birthday!
Noviembre 2018 - Núm. 923
Profesionalización musical
Octubre 2018 - Núm. 922
Reformas en el INAEM
Septiembre 2018 - Núm. 921
Streaming para los clásicos
Julio-Agosto 2018 - Núm. 920
Presupuestos para la música en 2018
Junio 2018 - Núm. 919
Ferias musicales 2018
Mayo 2018 - Núm. 918
Teatro Nacional de la Ópera y de la Zarzuela
Abril 2018 - Núm. 917
Mujeres y Música
Marzo 2018 - Núm. 916
Realidades y proyectos
Febrero 2018 - Núm. 915
Conciertos para el año nuevo
Enero 2018 - Núm. 914
Independientes y de casa
Diciembre 2017 - Núm. 913
Cifras positivas, pero no tanto
Noviembre 2017 - Núm. 912
Discos sin fronteras
Octubre 2017 - Núm. 911
Los derechos y sus precios
Septiembre 2017 - Núm. 910
Música descentralizada
Julio-Agosto 2017 - Núm. 909
Ópera y globalización
Junio 2017 - Núm. 908
Educación musical
Mayo 2017 - Núm. 907
Propiedad intelectual
Abril 2017 - Núm. 906
Larga vida al Streaming
Marzo 2017 - Núm. 905
Buenas intenciones
Febrero 2017 - Núm. 904
Golpe de timón
Enero 2017 - Núm. 903
La cultura y su ministerio
Diciembre 2016 - Núm. 902
901
Noviembre 2016 - Núm. 901
12345