Música clásica desde 1929

Editorial

Apostando por el futuro
Febrero 2022 - Núm. 958

Apostando por el futuro

Si algo está claro en los actuales tiempos de turbulencias sanitarias y políticas, en los que el ciudadano de a pie está pendiente más que nunca de su futuro, es que la cultura sigue siendo un valor seguro, en donde la sociedad debe apoyarse sin titubeos para ayudar a superar sus crisis, manteniendo la esperanza de un mundo mejor, en donde las personas puedan seguir creciendo en libertad, seguridad y conocimiento.

En esta línea de trabajo parece ser que está Europa y cada uno de los Estados que la componen (bueno, unos más que otros). En el caso de nuestro país, las medidas que se han ido tomando sobre la marcha, en función de la rapidez de propagación de la nueva variante Ómicron de este virus que nos acompaña desde hace ya dos años, están yendo en una línea de convivencia con el mismo, proponiéndose las mínimas restricciones sociales posibles, lo que está permitiendo al mundo de la cultura mantener las programaciones y los aforos de nuestros teatros y salas y conciertos, minimizando con ello los efectos negativos de la pandemia sobre la oferta cultural.

Los organizadores de los distintos eventos musicales que se suceden en el país han estado y están muy atentos, cuando se pueda y el programa lo permita, de tener artistas y músicos de reemplazo para sustituciones de posibles contagiados en cartel, para los períodos de bajas laborales por el virus. Ello abre la puerta a otros artistas españoles, o con residencia en nuestro país, para cubrir temporalmente las bajas que se pudiesen producir, minimizando por ello las cancelaciones, mostrándose la fuerza y calidad de la oferta artística nacional.

Los programadores y gestores culturales, así como los artistas y agrupaciones musicales,  siguen demostrando una gran profesionalidad y confianza en el presente y el futuro pues, en lo que va de temporada, se han ido produciendo situaciones complicadas por la pandemia en las carteleras, que se están resolviendo casi siempre sin cancelaciones y con soluciones artísticas de alto nivel que, en todo caso, están permitiendo la continuidad y estabilidad de la temporada 2021/22. Nuestras más sinceras felicitaciones por ello.

Dentro de la puesta de futuro para nuestra cultura, queremos también reseñar las recientes nuevas ayudas convocadas por el INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música), dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte, que pretenden dar mayor agilidad de gestión y futuro a las distintas organizaciones encargadas de la vida artística y musical española, para proyectos de inversión en el ámbito de las artes escénicas y de la música.

El INAEM, con esta acción, ofrece su apoyo a las inversiones de los distintos proyectos que le sean presentados por gestores culturales de toda la geografía nacional, para la modernización, digitalización y transición ecológica en el ámbito de las artes escénicas y de la música de, al menos, 500 estructuras de gestión artística.

Esta nueva línea de ayudas del INAEM cuenta con un presupuesto de 32 millones de euros, distribuidos entre los años 2021 (17.930.000,00 €) y 2022 (14.000.000,00 €), inversión que procede del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española. A esta ayuda hay que sumar 22 millones de euros de una primera transferencia que este organismo realizó a las Comunidades Autónomas, con el fin de que estas convocasen antes de final de año unas líneas de ayudas, en régimen de concurrencia competitiva, para la transformación y renovación digital de las infraestructuras escénicas y musicales en todo el territorio del Estado, tal y como ya comentamos en el editorial dedicado a los Presupuestos Generales del pasado mes de noviembre.

Apuntamos nuevamente la decidida apuesta de futuro de la sociedad española por la música y la cultura, en estos momentos de incertidumbres.

1287
Anterior Queridos Reyes Magos por streaming…
Siguiente Competitividad, dinamización y digitalización

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

ÁGORA, un punto de encuentro
Abril 2024 - Núm. 982
Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
Competitividad, dinamización y digitalización
Marzo 2022 - Núm. 959
123456