Música clásica desde 1929

Editorial

Los derechos y sus precios
Septiembre 2017 - Núm. 910

Los derechos y sus precios

El pasado mes de abril nos felicitábamos por el reconocimiento internacional a nuestro país en la protección de los derechos de la propiedad intelectual, un reconocimiento que valoraba el trabajo realizado por las distintas sociedades privadas que los gestionan, así como el apoyo del Gobierno como regulador y garante de los mismos.

Como decíamos en el editorial de abril, la retribución a los autores y ejecutantes de las obras artísticas por los derechos sobre la audición pública y privada de sus obras, es justa y necesaria. Estos derechos son gestionados y administrados por las distintas sociedades privadas que operan en nuestro país. Para los autores: SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), VEGAP (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos) y DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales). Para los artistas: AIE (Sociedad de Artistas, Intérpretes o Ejecutantes) y AISGE (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión). Para los productores: AGEDI (Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales) y AGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales). Todas ellas, bajo el control y supervisión del Gobierno, marcan sus normas de participación y de acción, así como las tarifas que deben pagar los usuarios públicos y privados por la audición, copia y utilización de los productos artísticos protegidos.

Los usuarios y las entidades de gestión siempre han mantenido grandes conflictos por las tarifas y sistemas que se aplican para su identificación, control y cobro pero, en la actualidad, dichos conflictos están aflorando con mayor fuerza debido al incremento de dichas tarifas. Emisoras de radio y televisión, servicios de Internet, hoteles, bares, universidades, organizadores de eventos, teatros, auditorios… están viendo como se alzan sin mesura los precios de los derechos y el campo de aplicación de los mismos. Todos ellos apuntan a la SGAE con subidas de tarifas de más del 20% y a AGEDI-AIE entre el 60% y el 150% y con especial incidencia en los servicios digitales. La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que entró en vigor en enero de 2015, no ha servido para acercar posiciones entre las partes, aunque ésta parecía ofrecer un sistema objetivo para determinar las tarifas y con criterios de cálculo bastante claros.

Por la audición o emisión pública de la música las entidades de gestión cobran un porcentaje de los ingresos a las distintas cadenas, independientemente de la programación musical que mantengan y, en los conciertos, se tarifa con un porcentaje sobre la taquilla. Los usuarios anotan que, realmente, no existe una relación clara entre las obras y los ingresos por la recaudación de sus derechos. Aunque con el nuevo marco legal se esperaba una mayor racionalización de las tarifas, objetivándolas más hacia el uso real de las obras, parece ser que el efecto ha sido totalmente contrario. Por otro lado, la tecnología actual permite una exacta identificación de las obras y los tiempos de uso en los distintos medios, soportes y escenarios, pudiéndolas relacionar activamente con los ingresos que producen, evitando repartos de derechos aleatorios o sin la suficiente identificación.

En nuestro entorno europeo las aguas corren más calmadas, pues las tarifas son menores y los sistemas y conceptos para su aplicación más claros y efectivos. Por ejemplo, nos comentan que un concierto en Londres paga la mitad de derechos que uno en Madrid o Barcelona. Quizá habría que exigir ya una armonización efectiva de nuestra Ley de Propiedad Intelectual con las de nuestros socios europeos. Las gentes del sector manifiestan que en España el mercado de los derechos de autor no está liberalizado, por lo que trabajamos en un régimen monopolista, totalmente fuera de lugar en el actual mercado. Convendría que el Gobierno atendiera de manera más efectiva esta situación pues de su resolución depende la salud de la creación artística en nuestro país.

3179
Anterior Música descentralizada
Siguiente Discos sin fronteras

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Teatro Real, temporada 2024-25
Mayo 2024 - Núm. 983
ÁGORA, un punto de encuentro
Abril 2024 - Núm. 982
Retos legales de la IA y la música
Marzo 2024 - Núm. 981
La reforma de INAEM, una prioridad urgente
Febrero 2024 - Núm. 980
Música clásica e IA: socios creativos
Enero 2024 - Núm. 979
Recuperación, ma non troppo
Diciembre 2023 - Núm. 978
95 años de pasión musical
Noviembre 2023 - Núm. 977
Streaming domina y físico resiste
Octubre 2023 - Núm. 976
Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975
Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Julio-Agosto 2023 - Núm. 974
Música, cultura y educación
Junio 2023 - Núm. 973
Un domingo, un voto
Mayo 2023 - Núm. 972
RITMO servicios digitales
Abril 2023 - Núm. 971
El streaming, en plena forma
Marzo 2023 - Núm. 970
Avanza el Estatuto del Artista
Febrero 2023 - Núm. 969
Apoyo del INAEM a la recuperación
Enero 2023 - Núm. 968
Teléfono rojo
Diciembre 2022 - Núm. 967
Suma y sigue en el INAEM
Noviembre 2022 - Núm. 966
25 años de la Fundación SGAE
Octubre 2022 - Núm. 965
CNDM 22/23, un torrente de música
Septiembre 2022 - Núm. 964
Temporada 2022/23, in crescendo
Julio-Agosto 2022 - Núm. 963
Música y cultura: necesidad vital
Junio 2022 - Núm. 962
Daños colaterales
Mayo 2022 - Núm. 961
Un legado único
Abril 2022 - Núm. 960
123456