Música clásica desde 1929

Editorial

Nunca es tarde
Septiembre 2023 - Núm. 975

Nunca es tarde

La publicación, al inicio del verano, de la segunda convocatoria de ayudas a las revistas culturales correspondientes a 2022-2023, complementaria a la publicada en noviembre de 2022 por parte del Ministerio de Cultura y Deporte, ha insuflado un golpe de aire fresco al sector. Hasta entonces, muchos pensábamos que esta ayuda, que se venía disfrutando anualmente, pasaría a ser bianual en el futuro.

El objetivo manifestado por el Ministerio de Cultura y Deporte para estas ayudas a las revistas culturales consiste en garantizar la edición de aquellas publicaciones que, a pesar de tener una relevancia cultural sobresaliente y de constituirse como expresión del pensamiento y la sensibilidad de la sociedad, tienen un alcance comercial reducido. La crisis económica que ha atravesado el país, sumada al cambio de paradigma causado por la aparición de las nuevas tecnologías, representa un importante desafío para muchas revistas. Por lo tanto, resulta más necesario que nunca un estímulo público que, sin lugar a dudas, redunde en beneficio no solo de los lectores, sino también de toda la sociedad.

Estas ayudas están destinadas a las revistas culturales españolas de proyección nacional y alcance comercial reducido que contribuyan al enriquecimiento del patrimonio bibliográfico español. Dichas revistas deben estar escritas en cualquiera de las lenguas oficiales españolas y abarcar alguna de las siguientes materias, independientemente del soporte en el que se editen: literatura y lingüística, artes plásticas, artes escénicas, música, diseño, fotografía, creación audiovisual, cinematografía, historia, geografía, arquitectura, filosofía, ciencias sociales, jurídicas, políticas y crítica de la cultura. Revistas que bien pueden ser editadas por empresas mercantiles o entidades sin ánimo de lucro.

En los últimos años, alrededor de 150 revistas han recibido estas ayudas anualmente, en cuantías que en muchos casos no llegan a cubrir ni el 5% de los gastos de edición. La partida presupuestaria destinada a estas ayudas por parte del Ministerio es de un millón de euros, un importe que ha permanecido constante en sucesivas convocatorias, a pesar de que desde el año 2021 los gastos de edición de las revistas se han disparado debido a la subida del papel en más del 50%, así como del incremento de los costos de energía y transporte. Aunque las publicaciones no han aumentado los precios debido a la crisis del mercado editorial y a los desarrollos en el sector con las nuevas tecnologías e Internet, que marcan también nuevas tendencias en el consumo de los lectores.

Sean bien recibidas las ayudas a las revistas culturales por parte del Ministerio de Cultura y Deporte, como no puede ser de otra manera. Sin embargo, para muchas de ellas, el apoyo es más bien testimonial, aunque confirma la sensibilidad del Estado hacia la labor que venimos desarrollando para enriquecer la sociedad con nuestra información, análisis, crítica y documentación que cada mes plasmamos en las distintas publicaciones.

En todo caso, nos gustaría volver a insistir en que la mejor ayuda para las revistas culturales, por parte del Estado, sería la colaboración en una mayor difusión y distribución de nuestras ediciones en la red nacional de bibliotecas públicas, ya sea de forma directa o mediante acuerdos con las distintas comunidades autónomas, incluyendo tanto los soportes en papel como las versiones digitales. Hace ya muchos años, el entonces Ministerio de Cultura proveía a la red de bibliotecas con ejemplares de las revistas culturales mediante suscripciones. Aquella iniciativa fue un éxito y recibió el aplauso de bibliotecas y lectores, pero lamentablemente, se canceló debido a la supuesta interferencia del Ministerio en las competencias de las distintas comunidades autónomas. Es una lástima que no se haya encontrado una vía de colaboración entre el Gobierno central y las administraciones autonómicas para mantener estas suscripciones que funcionaron tan bien durante años.

En conclusión, nunca es tarde para brindar un apoyo renovado y bienvenido con la segunda convocatoria de ayudas a las revistas culturales correspondientes a 2022-2023. Esperemos que se haga efectiva antes de que finalice el presente año, certificando su continuidad para 2024.

219
Anterior Festivales de verano: matrimonio de conveniencia
Siguiente Streaming domina y físico resiste

Editoriales anteriores (hasta mayo 2011 - resto desde 1929 en "Ritmo Histórico")

Turbulencias
Julio-Agosto 2015 - Núm. 887
Ópera, ¿por qué?
Junio 2015 - Núm. 886
140 caracteres
Mayo 2015 - Núm. 885
Educación musical
Abril 2015 - Núm. 884
Espejismos
Marzo 2015 - Núm. 883
¿Un Oscar para la música?
Febrero 2015 - Núm. 882
Foros clásicos 2014-15
Enero 2015 - Núm. 881
Rebelión cultural
Diciembre 2014 - Núm. 880
Vamos a por el 86
Noviembre 2014 - Núm. 879
Paella mixta
Octubre 2014 - Núm. 878
Streaming gana; el disco pierde
Septiembre 2014 - Núm. 877
Con la que está cayendo
Julio-Agosto 2014 - Núm. 876
Viena 2014: positiva evolución
Junio 2014 - Núm. 875
El clásico
Mayo 2014 - Núm. 874
Ferias para el optimismo
Abril 2014 - Núm. 873
Primavera sound
Marzo 2014 - Núm. 872
Lea y escuche
Febrero 2014 - Núm. 871
Y II – Internet y la información musical
Enero 2014 - Núm. 870
I - Internet y discos de Clásica
Diciembre 2013 - Núm. 869
85 AÑOS: QUIÉNES SOMOS
Noviembre 2013 - Núm. 868
Adiós a una época del disco
Octubre 2013 - Núm. 867
Música y democracia
Septiembre 2013 - Núm. 866
Marca España
Julio-Agosto 2013 - Núm. 865
Y ahora, Verdi
Junio 2013 - Núm. 864
123456