Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Víctor Medem

Presidente de La Filarmónica

agosto 2013

ENTREVISTA

“Valery Gergiev dirigirá la Novena de Mahler en la próxima temporada”

Realizada esta entrevista tras el concierto que cerró brillantemente la pasada y primera temporada de La Filarmónica, con Daniele Gatti al frente de la Orquesta Nacional de Francia, su director, Víctor Medem, nos habla de esta sociedad de conciertos, que se dedica a organizar eventos musicales del más alto nivel en Madrid y otras ciudades españolas. Y nos aclara, tal como le dijo Gatti, que “Verdi orquestalmente sale perdiendo en la comparación directa con Wagner”, que fue precisamente el contenido de ese último concierto de la exitosa primera temporada en Madrid de La Filarmónica. 

¿Qué es, o quién es La Filarmónica?

La Filarmónica es la marca de una empresa que pertenece a Grupcamera, que es un grupo de empresas con más treinta años de experiencia en el mundo de la música clásica, tanto en España como en Europa. Básicamente, se nos conoce porque hacemos la temporada de Ibercamera en Barcelona, que este año cumple treinta años, pero hacemos muchísimas más cosas, actualmente tenemos una temporada en Gerona y otra en Vitoria, en el Teatro Principal. En estos momentos somos la empresa que más giras de orquestas organiza en España y damos vida a nuestra agencia de representación artística, que es del más alto nivel. Trabajamos principalmente en toda Europa desde hace treinta años, representando a nivel mundial a gente como Maria Joao Pires, en su día a Gianluca Cascioli o el managament en Europa para Pinchas Zukerman o el internacional para el Cuarteto Casals, entre otros. Este es nuestro trabajo, y hace años que pensábamos hacer algo en Madrid, cosa que iniciamos el pasado año. De alguna forma estábamos presentes en Madrid con las actuaciones de nuestros artistas, pero dependíamos de terceros. Por tanto, queríamos tener una programación propia y, de cara al aficionado madrileño, propusimos una propuesta diferente, con un formato más reducido en número de conciertos, y esto es lo que nos impulsó a intentarlo. Hemos creado la marca propia, como es La Filarmónica, hemos cuidado mucho la imagen y hemos cuidado al público, tomando muchas medidas para tratar de fidelizar al público, especialmente a través del abono. Tenemos un despacho en Madrid, siendo un proyecto clave y estratégico dentro de nuestro grupo de empresas. La verdad que el primer año ha ido muy bien, mejor de lo que esperábamos.

¿Qué balance hacen de este primer año, de esta primera temporada?

El año pasado presentamos la temporada en el mes de mayo, justo en el momento que surgió la noticia de Bankia. Diez días más tarde surgió la posibilidad del rescate a España y a la banca, días después ocurrió la subida del IVA, con la prima de riesgo en índices altísimos. Desde el punto de vista empresarial fue un momento horrible, la verdad. Pero, tras un trabajo muy a fondo, con unos criterios muy sólidos y una atención muy cuidada, la gente ha respondido muy bien. Además hemos realizado abonos durante la temporada, una modalidad de abono exprés, sumando de este modo 881 abonados, cosa que está muy bien para el primer año. El objetivo, de aquí a tres años, es llegar a 1300 abonados. A día de hoy, que ya estamos vendiendo los abonos del año que viene, la buena noticia es que tenemos más abonos vendidos que el año pasado. Por lo tanto, el objetivo de crecer va a ser posible, ya que los primeros conciertos no llegan hasta otoño. Esto nos hace estar muy ilusionados con el proyecto. Madrid es una ciudad que a nivel cultural y musical está en lo más alto, con la distinción de que la iniciativa privada promueve mucha de esta vida musical. No sé si las autoridades culturales públicas de este país son muy conscientes del valor que esto tiene. Realizamos una labor de ofrecer cultura al ciudadano y estamos pagando un alquiler muy alto del Auditorio Nacional. De una forma, estamos subvencionando nosotros al Ministerio. No obstante, en el Auditorio se programan ciclos que una institución privada no podría, como son los organizados por el CNDM que dirige Antonio Moral, dedicados muchos de ellos a la música contemporánea y a nuestro patrimonio musical. Esto, evidentemente, tiene sentido. Lo que no tiene sentido es poner obstáculos a las instituciones privadas, que de algún modo se encargan de dar vida cultural y musical de alto nivel, una función que bien podría hacer, como servicio público, las instituciones públicas. Las instituciones privadas han puesto a Madrid en primera fila de la vida musical europea, quizás solo París y Viena estén por delante, ya que ni Berlín ni Londres lo están de Madrid. Gracias a esta actividad musical de grandísimos artistas en Madrid, ha sido posible que La Filarmónica se integre mejor en este ecosistema musical. Invito a hacer una reflexión sobre la suma de artistas que vienen a Madrid gracias a las instituciones privadas… La música de tan alto nivel tiene un precio. Presentar a la Filarmónica de Viena por quince euros la entrada no lo hace muy sostenible.

¿El promotor privado se debe a un público concreto, o se dirige a todo el público posible?

Al menos nosotros, La Filarmónica, no sé si otros promotores privados, no es verdad que nos debamos a un público muy reducido, porque nosotros ponemos unos precios asequibles a todo el mundo. El otro día me comentaba una persona que ya no se compraba un periódico porque costaba un euro y medio, mientras gastan en cualquier cosa insignificante mucho más, sin tener en cuenta el valor de las cosas. Una caña cuesta más o menos lo mismo que un ejemplar de periódico, detrás del periódico hay un trabajo diario enorme, la caña, por muy placentera que sea, no puede compararse. Este es el valor del dinero, siempre relativo. Escuchar a la Orquesta Nacional de Francia con Gatti o a Gergiev por no más de veinte euros me parece muy cómodo, no entiendo cómo puede haber gente que diga que esto es caro.

¿Qué recibe el aficionado a cambio de hacerse socio de La Filarmónica?

En primer lugar realizamos un servicio personalizado para cada cliente. También les ofrecemos descuentos en el caso de los abonos, en el primer año hemos tenido descuentos especiales para los llamados abonados fundadores. Todo es muy cómodo, todas las gestiones pueden hacerse por teléfono y nosotros se le enviamos todo a casa. Gracias a convenios con otras empresas, el abonado recibirá mayores gratificaciones, es algo que conforme vayamos cerrando iremos dando a conocer. Nos gusta, como le dije antes, tratar muy bien al cliente, ayer, en el cierre con Gatti de la temporada, ofrecimos a la conclusión una copa de cava.

¿Qué nos puede decir de la próxima temporada?

Básicamente es repetir la fórmula de la temporada pasada, ofreciendo aproximadamente un concierto al mes, comenzando en noviembre y llegando hasta mayo. Es una oferta de seis conciertos, más uno que hacemos fuera de abono, que es un recital en la sala de cámara con obras de Bach a cargo de Alexei Volodin, que interpretará nada menos que las Variaciones Goldberg, y la excepcional violinista Viviane Hagner. Los demás conciertos ya son sinfónicos, con gente con la que nosotros ya hemos trabajado, pero que presentamos en Madrid por primera vez. Se trata de Maria Joao Pires con la Sinfónica de Viena y Adam Fischer, en un homenaje al clasicismo vienés. Un concierto que nos hace especial ilusión es el que tiene como director a Rafael Frühbeck de Burgos, con el que hemos trabajado varias veces. Nos llamó y le escuchamos con su nueva orquesta danesa, la Sinfónica de Dinamarca. El impacto fue tremendo, la orquesta es, sin duda, una de las mejores de Europa. Vamos a tener la oportunidad de hacerla girar, además, con un solista de la talla de Arcadi Volodos. Posteriormente vamos a traer de nuevo a Gergiev, ya que con Valery tenemos una relación muy estrecha y especial desde hace muchos años. Su orquesta, la del Mariinsky, es actualmente una de las mejores del mundo. Curiosamente, esta orquesta invierte en instrumentos musicales, a día de hoy su sección de cuerda es la que más Stradivarius tiene. Harán la Novena de Mahler, un reto para Gergiev, ya que le dijimos que las últimas escuchadas en Madrid fueron las extraordinarias de Abbado con Lucerna, a la que llamaría de histórica, o una de una colosal, en aquella actuación en concreto, Filarmónica de Viena con Gatti. De este modo le lanzamos a Gergiev la propuesta de la Novena y aceptó, le gustó el reto y la comparación… Luego traemos a una formación barroca que hemos llevado en varias ocasiones a Barcelona, como es Europa Galante con Fabio Biondi, un soplo de aire fresco tras el Mahler. Después traemos por primera vez una orquesta inglesa, la Royal Philharmonic con Pinchas Zukerman, que es su principal director invitado y que también hará de solista al violín. El recital que hizo la pasada temporada fue sensacional, Zukerman es un músico descomunal. Y finalmente presentamos a una orquesta que hace muchas giras por Europa, especialmente Alemania, pero que en España es poco conocida. Se trata de la Orquesta Sinfónica Tchaikovsky, antigua Orquesta de la Radio de Moscú, que dirige Vladimir Fedosseiev, y que contará con la actuación de la pianista Yulianna Avdeieva, reciente y flamante ganadora del “Chopin”.

Si tuviera que quedarse con un momento especial de la pasada temporada, ¿con cuál sería…?

Me quedaría con la respuesta del público, que ha sido emocionante e ilusionante. Invitamos a un buen número de personas al concierto inaugural, de estos, aproximadamente la mitad se abonaron al resto del ciclo. Estas son las cosas que en verdad se recuerdan, el calor del público ha sido muy valioso para emprender una nueva temporada. Y musicalmente, dentro de las muchas cosas buenas que han ocurrido en la primera temporada, me quedaría con la Quinta de Mahler de Jonathan Nott con la Sinfónica de Bamberg. Nott, para mí, va a ser uno de los grandes maestros de los próximos veinte o treinta años.

Muchas gracias. Ha sido un placer.

Gonzalo Pérez Chamorro 

Foto : Víctor Medem, presidente de La Filarmónica. 

 
1617
Anterior Ensemble Arteunita
Siguiente Sudáfrica en la escena mundial