Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Uta Weyand

1892, el año pianístico

Septiembre 2020

Gracias al Steinway descubierto por Uta Weyand y fabricado en 1892, “su sonido y su historia me inspiraron a tocar obras de su propio año y grabarlo”, como afirma la pianista, este disco es un homenaje a un año fundamental en la historia de la música europea.

1892 es el año del Falstaff de Verdi, pero usted lo resume en un grupo de obras que mantienen el nexo de su nacimiento, ¿pero hay alguno más?

Sumergirse en un único año y descubrir sus acontecimientos, pensamientos y espíritus es algo fascinante. Mi intención era emprender un viaje por una Europa que en 1892 no era la misma Europa de hoy. Las obras compuestas o publicadas en 1892 nos enseñan un caleidoscopio de lo simultáneo y, a la vez, la diversidad de composiciones que nacen en diferentes países y en muy diferentes situaciones vitales de sus creadores.

El mundo de las Piezas Líricas de Grieg y el último piano de Brahms, como la Op. 116, tienen muchos puntos en común…

Ambos mundos, en 1892, se encuentran en un extremo nivel de intimidad. Grieg, 10 años menor que Brahms, crea en su Op. 57 un cuaderno muy nostálgico, navegando entre un pasado inalterable y una visión despreocupante del futuro. Brahms escribe con su Op. 116 páginas sobre su vida, igual más mirando hacia atrás que hacia delante. Lo que une a las dos obras es una cierta ternura por la eternidad de los tiempos.

La grabación está dedicada al recientemente fallecido Erling Sandmo, que firma las notas al programa del booklet…

Cuando empecé a reflexionar sobre 1892, ¡me sorprendió el hecho que el gran piano de Grieg era también del año 1892! Erling Sandmo hizo una inolvidable introducción a mi recital en Noruega. Compartíamos la pasión de no sólo hablar de música, sino atravesar la historia general de un año de una forma más global. Sus notas no sólo completan esta grabación, la enriquecen. Desgraciadamente falleció inesperadamente y demasiado temprano.

Su profunda afinidad con España le ha hecho incluir tres piezas de los Cantos de España Op. 232 de Albéniz…

N
aturalmente España no podía faltar en mi recorrido musical de 1892. Escuchar la música de los extremos del norte y del sur de Europa cierra el círculo de este viaje. Si por ejemplo en Ella danza, una de las Piezas Líricas de Grieg, se escucha el baile de una única muchacha, ¡en Seguidillas festeja un pueblo entero! Estos contrapuntos son fascinantes.

Ha grabado el disco en el gran piano del Schloss Fasanerie (Palacio del Faisán)…

Ese Steinway B de 1892 es el verdadero protagonista de mi grabación. Su sonido y su historia me inspiraron a tocar obras de su propio año y grabarlo.

Cómo fue la elección de obras de 1892, porque habrá bastantes más, y de importancia…

1892 es también el año de Cascanueces o de la Octava Sinfonía de Bruckner… Y las obras de piano llenarían otro disco. Con esta selección quería reunir obras inolvidables con obras menos famosas, pero sobre todo elegí música para poder reflexionar sobre un año emocionante en general.

Si tuviera que elegir otro año, u otro periodo de la historia del piano, ¿cuál elegiría?

“1892” me enseñó qué cada época, cada año, tiene muchísimo que decir. El Steinway de 1892 era mi fuente de inspiración. Me daría más alas encontrar otro instrumento de otro año y dejarme llevar por su historia que simplemente elegir un año al azar.

¿Cómo ha vivido Uta Weyand estos meses tan complejos?

¡En silencio creativo!

por Blanca Gallego

www.utaweyand.de/es

Foto: “Con esta selección quería reunir obras inolvidables con obras menos famosas, pero sobre todo elegí música para poder reflexionar sobre un año emocionante en general”, afirma la pianista Uta Weyand.
Crédito: © André Druschel

181
Anterior Plaerdemavida Ensemble
Siguiente Ottavio Dantone

Selector de temas