Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Pablo Puga

“Enfrentarme a mi primera titularidad es un reto emocionante”

Enero 2023

El joven director de orquesta Pablo Puga debuta como director titular de la Xove Orquestra Sinfónica de Pontevedra. A sus 24 años afronta este reto con gran ilusión, frescura y juventud.

La primera pregunta es casi obligada, pues ha sido nombrado recientemente como director titular de la Xove Orquestra Sinfónica de Pontevedra, ¿cómo se enfrenta un director tan joven a esta titularidad?

Con muchísima ilusión y con unas ganas inmensas de aprender, no podía ser de otra manera. Es cierto que me tengo que enfrentar a todo por primera vez: una titularidad es más que dirigir una orquesta, tienes que hacer que el proyecto tenga una visión de futuro, a la vez que intentas que los músicos tengan confianza en él. Hay mucho más trabajo del que se ve a simple vista: la punta del iceberg es dirigir la orquesta, pero sin la base subacuática no se llega a ningún lado. Ahora mismo estoy en el proceso de descubrimiento de esa base, ese trabajo invisible que requiere la misma dedicación que subirse a un podio; esa labor que conlleva la planificación de ensayos, programación y pruebas de acceso, es una parte que no había podido analizar hasta ahora, y resulta gratificante observar como esa labor transforma a la orquesta.

Ha trabajado como director asistente con maestros como Roberto González-Monjas, Dima Slobodeniouk, Leonard Slatkin o Juanjo Mena, entre otros, ¿qué destacaría de su relación con los mismos?

Trabajar de asistente puede parecerse a una lotería: el maestro puede ser muy receptivo contigo y estar dispuesto a que le eches una mano en el balance o impresiones personales de la obra. Sin embargo, existen otros factores por los cuales el director no está predispuesto y todo el trabajo que has hecho queda guardado en una libreta y no ve la luz. En mi caso he tenido mucha suerte y la inmensa mayoría me han abierto las puertas de par en par, incluso, en mi querida OJSG, me atreví a pedirle al Maestro dirigir a mis compañeros, recibiendo el feedback posterior, imprescindible para mejorar.

¿Considera que la figura de director asistente es suficientemente valorada?

Si eres asistente no puedes esperar la valoración de nadie, excepto la del director; es la única persona con la que trabajas directamente y es su opinión la que prevalece en último lugar. Es un trabajo en la sombra, pero sinceramente, sentir que el maestro valora el trabajo que realizas es muy gratificante. Tras mi semana con Leonard Slatkin y la Segunda Sinfonía de Mahler con la BOS, se despidió de mí diciendo: “Muchas de las cosas bonitas que han pasado en el concierto han sido gracias a ti”. Para mí eso es lo mejor que te puede pasar como asistente.

Ejercer como director titular de una formación le brindará una mayor autonomía a la hora de trabajar con la misma, ¿cómo afronta este reto?

Como dije anteriormente, con gran ilusión. Hemos empezado nuestra relación hace escasos meses, aún nos estamos conociendo, pero creo que el grupo que hemos formado es muy interesante para poder llevar a la Xove Orquestra Sinfónica de Pontevedra al reconocimiento que merece. En cuanto a la autonomía que comenta, sí, es muy interesante trabajar teniendo en cuenta todos los entresijos que conlleva una titularidad, pero repito que estoy en proceso de descubrimiento.

¿Tiene ya previstas acciones a realizar en el plano artístico?

Dentro del ámbito artístico, mi propósito principal es crear una plantilla que pueda llevar a cabo programas de cierta envergadura, con obras que en general no se trabajan en orquestas jóvenes. Desde un punto de vista pedagógico, mi objetivo es que desarrollen las habilidades sociales necesarias para crear unidad en la orquesta, aplicables a otros ámbitos; pero no sólo afecta a los músicos: esta oportunidad me permite desarrollarme profesionalmente y aprender a liderar un equipo humano, y qué mejor que con un grupo de jóvenes tan ilusionados en hacer música juntos.

Su presentación oficial como director de la Xove Orquestra Sinfónica de Pontevedra tendrá lugar con varios conciertos a lo largo del curso, ¿qué espera de los mismos?

Mi objetivo principal es ver una evolución de la orquesta durante esta primera temporada, incluyéndome a mí, obviamente. Todas las nuevas etapas requieren de cierto tiempo para asentarse y en este trabajo tan grupal, esa primera etapa necesita que pasemos de ser entes individuales, a ser uno solo. Sé que es una meta muy ambiciosa que implica muchísimo trabajo por parte de todos, pero mi labor como director y docente será transmitir esa pasión que siento por el mundo sinfónico. Mi meta a largo plazo es que la orquesta sea una referencia dentro de las agrupaciones juveniles, y para ello se necesita una buena planificación, mucho cariño y sobre todo paciencia. No podemos esperar ser algo relevante en el primer concierto.

Al margen de estas primeras citas, ¿cuáles son sus próximos proyectos?

Ahora mismo tengo varios proyectos en mente, algunos de posible proyección internacional que me hacen mucha ilusión, pero que no puedo desvelar. A nivel nacional, en los próximos meses realizaré varias asistencias y he presentado mi candidatura para la nueva modalidad de Dirección de Juventudes Musicales; sin embargo, aparte de la orquesta, estoy en la búsqueda de proyectos sinfónicos interdisciplinares, como con el mago Xulio Merino, proyecto que espero podamos presentar en 2023, y que une dos de mis grandes pasiones.

por Pablo Nicolás Alonso

https://pablopugaconductor.com

Crédito foto: Héctor Varela & Vania Collazo

209
Anterior Ottavio Dantone
Siguiente Rastrelli Cello Quartet