Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Moisés Marín

Una nueva referencia en el belcanto

Octubre 2022

Moisés Marín ha protagonizado este verano un doble debut en el Belcanto Opera Festival Rossini in Wildbad con dos exigentes roles: por una parte ha interpretado a Pirro en la ópera Ermione; por otra, ha sido Goffredo en otro drama rossiniano, Armida. Ambas óperas se han grabado en CD para la Rossini Complete Edition del sello Naxos. Moisés acaba de aventurarse además en otro rol de baritenor por antonomasia, Pollione, en la nueva Norma estrenada en septiembre en A Coruña. Después le espera una intensa temporada “transversal” en los principales teatros nacionales…

Recientemente ha hecho su debut en un repertorio que requiere unas características vocales muy raras de encontrar, el del llamado baritenore rossiniano. ¿Cómo ha sido la experiencia de debutar y encima grabar un rol tan icónico como Pirro y combinarlo en el mismo periodo con otro como Goffredo?

La experiencia de este verano en el Festival Rossini in Wildbad ha sido sin duda la más importante de mi carrera. El reto era gigantesco y sinceramente mis sensaciones y la respuesta del público y la crítica fueron fabulosas. Entrar en el mundo del Rossini serio ha sido un regalo de la vida, que ha llegado en el momento justo. Me sentía preparado y he trabajado muy duro durante un año. Combinarlos ambos para que queden plasmados en el disco es algo que me ha hecho además crecer como artista, puesto que es un incentivo mayor para ser meticuloso y escrupuloso con lo que la partitura indica.

Ha hablado de que ha estado un año preparando estos papeles. ¿Cómo se prepara los roles?

Para poder llevar al máximo mi prestación artística, tengo siempre la filosofía de lo que antiguamente se llamaba “meter en voz”. Mi cabeza evidentemente es capaz en pocos días de entender intelectualmente un rol, pero el cuerpo lleva otro ritmo. Ante una escritura de la exigencia de Pirro, lo ideal es que todo esté tan atado técnicamente que el cuerpo vaya solo y la parte consciente se dedique a hacer música y exprimir al máximo al personaje.

Comentábamos anteriormente que estos papeles requieren unas características vocales muy poco frecuentes. ¿Podría concretarlas en su caso? ¿Qué es un baritenore rossiniano?

Esta nomenclatura se refiere a una vocalidad utilizada por Rossini en sus óperas serias. Escritas para el tenor Andrea Nozzari, el cual tenía una tesitura amplísima y un registro central oscuro, casi baritonal. Era siempre el antagonista del otro tipo de tenor; el contraltino, de voz clara y con una mayor presencia del tercio agudo y la agilidad. En mi caso la agilidad siempre ha sido algo muy de natura, al igual que la sonoridad en la parte grave de la tesitura. Después de un intenso trabajo con uno de mis maestros conseguí igualar y equilibrar las tres octavas de tesitura, que más o menos se requieren para estos papeles.

Háblenos un poco de su formación ¿quiénes han sido sus maestros?

Mis grandes maestros han sido Renata Scotto, Carlos Chausson, Eric Halfvarson y recientemente Mariola Cantarero. Aunque inicié mis estudios en Granada con María del Coral Morales, que me ayudó mucho en los primeros pasos de este arte. Eric fue el que me abrió la puerta a estabilizar e igualar la tesitura.

¿Y sus referentes? ¿A quién tiene en sus playlists?

La respuesta le sorprenderá, principalmente tenores. Ahora escucho muchísimo a Wunderlich y a Bruce Ford, por los próximos proyectos que vendrán. Aunque son sempiternos en mi bagaje auditivo Domingo, Corelli, Carreras, Pavarotti, Chris Merritt, del Monaco, Giacomini, Jon Vickers y Lauritz Melchior.

Acaba de actuar en la temporada de ópera de A Coruña donde ha debutado como Pollione en Norma. ¿Qué similitudes y diferencias tiene con los baritenores?

De hecho, Bellini escribe el papel para Domenico Donzelli, que es exactamente lo que se entendía por baritenore. Entre sus roles más representados se encuentra Otello, de Rossini. Por tanto, mi enfoque es belcantista total y dentro de la estela del repertorio rossiniano.

En la temporada de A Coruña le hemos podido ver en dos roles muy diversos, de repertorios muy dispares como son Trabucco y Pollione. ¿Cómo es posible combinar un rol de carácter, comprimario con el tenor principal de Norma?

Lo que me ha llevado a estar presente en todas las temporadas españolas ha sido precisamente estos roles secundarios. Me gusta considerarme un artista, digamos, transversal y que interpreto personajes con mi voz, y la adapto al carácter de cada uno.

¿Entiendo pues que está ante un cambio de rumbo?

Estoy mostrando todas mis capacidades. La temporada que viene seré Spoletta, Pang, Melot, papeles que requieren una capacidad de carácter que vengo desarrollando y que no tengo la intención de abandonar. Esto combinará con el debut como Otello en el título homónimo de Rossini o el Requiem de Verdi. Me gusta aceptar retos siendo consciente de mis límites y virtudes, me gusta que sea la vida la que me lleve donde tenga que ir.

por Lucas Quirós

www.moisesmarintenor.com

Foto: “La experiencia de este verano en el Festival Rossini in Wildbad ha sido sin duda la más importante de mi carrera”, afirma el tenor Moisés Marín.
Crédito: © Kiko Lozano

196
Anterior Norberto Magín
Siguiente Daniel Gubelmann