Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Mikhail Pochekin

Una grabación de Bach para toda la vida

Enero 2019

Las Sonatas y Partitas para violín solo de Bach tienen carácter definitivo, de música que trasciende la comprensión humana. El violinista Mikhail Pochekin se ha adentrado en este universo y lo ha hecho realizando una extraordinaria grabación para Solo Musica, sello que ha editado con mimo este producto, sin duda ya una de las imprescindibles interpretaciones de estos seis mundos en los que Mikhail Pochekin lleva toda una vida habitando.

La pregunta es evidente, ¿ha llegado al Everest?

Para cualquier violinista, la integral de las seis Sonatas y Partitas de Johann Sebastian Bach, por supuesto, es una de las más difíciles y significativas. Pero no creo que haya llegado al Everest, porque llegar al Everest es no poder subir más y no ampliar mi actividad... Al contrario, creo que solamente he dado, aunque grande, el primer paso en mi interpretación de la música de Bach. Su música es una de las más profundas, es como un pozo sin fondo en el que el límite para el desarrollo nunca llega, y nuestra comprensión de ella crece junto con nosotros. Por lo tanto, continuaré estudiándola durante toda mi vida. Y con este disco solo quiero transmitir al público mi interpretación actual de esta integral.

Este es el trabajo de toda una vida para un violinista, por encima de cualquier otra cosa, qué le diría a Bach si pudiera encontrárselo…

En primer lugar, ¡le agradecería la genial herencia musical que nos ha dejado! Pero en general, a menudo me pregunto cómo reaccionarían los compositores de esa época, incluido Bach, si vieran y escucharan violines y arcos modernos o las cuerdas de metal. ¿Qué dirían y cuánto cambiaría su percepción de la música si escucharan una gran orquesta sinfónica y vieran las salas de conciertos construidas en nuestros días? Sería interesante hablar de este tema, entre otros muchos, con Bach.

Cuál es el aspecto fundamental que domina su interpretación, ¿quizá el sonido o la estructura? ¿El ritmo o el melodismo? ¿Verticalidad u horizontalidad?

Creo que todos los aspectos que menciona son importantes. Generalmente, cuando interpreto música (y en esto no solamente se trata de Bach), el objetivo principal para mí es entender de la manera más profunda la idea del compositor y tratar de trasmitirla lo más claramente posible al público. En cuanto a esta integral de las seis Sonatas y Partitas de Bach, está llena de tristeza y pena, porque Bach lloró a su esposa Maria Barbara, que murió repentinamente. Y solo en la última Partita, escrita en Mi mayor (la tonalidad más luminosa en las composiciones de Bach) llega el alivio espiritual. También es muy importante para mí que la integral contenga elementos de música religiosa y secular que, como suele ocurrir en la música de Bach, son inseparables. Así, por ejemplo, incluso en el carácter profundamente religioso de la Chacona de la Partita n. 2, en muchas variaciones hay danzas o elementos de danzas característicos de la música secular. Y si hablamos sobre la interpretación de las Sonatas y Partitas en un concierto, este es un tema muy especial. Aquí, por supuesto, presto especial atención a la integridad de la forma de toda la integral. Estoy convencido de que hay una relación entre las obras desde punto de vista del desarrollo y el dramatismo. Son una unidad.

Esta integral forma ya parte de la élite de las integrales del violín solo de Bach, ¿se da usted cuenta de esto?

Sobre este tema le aseguro que no he pensado. En mi opinión, Bach no solo  es uno de los compositores más esenciales de la Historia de la Música, que es muy evidente, sino que, en general, es una de las figuras mas geniales de todas las épocas que jamás haya vivido en la Tierra. En primer lugar, el intérprete debe respetarlo y pensar en cómo entender y transmitir su música al público. Si esta integral forma parte de la élite o no, y generalmente evaluarla de alguna manera, esta ya es una pregunta para el público, y no para el interprete. O para la crítica, pero no para mí.

La naturalidad con la que suena su interpretación es fruto de un estudio muy profundo…

En la infancia me enamoré de las Sonatas y Partitas y soñaba con tocarlas y grabarlas cuando creciera. Este es uno de los trabajos principales y favoritos de mi vida y, por supuesto, estudié y sigo estudiando esta música muy profundamente. En mi camino, tuve mucha suerte con los maestros, muchos de ellos son grandes intérpretes de la música de Bach. ¡Estoy muy agradecido a todos ellos!

Emplea un violín, el Gobetti de 1720, construido el mismo año en que se fechan estas Sonatas y Partitas, ¿casualidad o intención?

Lo del año 1720 resultó, por supuesto, muy interesante y curioso, pero es solo una casualidad. Elegí este violín para esta grabación porque su sonido es ideal para la música de Bach. Me da gran variedad de sonido, puedo controlar de manera muy flexible los colores y la dinámica.

www.mikhailpochekin.com

por Gonzalo Pérez Chamorro

Foto: El violinista Mikhail Pochekin, que ha grabado las seis Sonatas y Partitas de Bach.
Crédito: Evgeny Evtyukhov

 

412
Anterior Varduhi Abrahamyan
Siguiente Elmira Darvarova