Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Javier Negrín y Odradek Records

El tándem perfecto

enero 2013


Renovar o morir. En tiempos como los actuales en que el mercado discográfico tradicional ha tocado fondo y agoniza lentamente, son necesarios proyectos originales e imaginativos que permitan a los músicos seguir creciendo artísticamente y a los aficionados disfrutar de su talento fuera de los circuitos tradicionales. Y fue así como hace unos meses nacía en Estados Unidos Odradek Records, que más que un sello discográfico es toda una comprometida declaración de intenciones, “poco menos que utópica...casi parece demasiado buena para ser verdad”, señala Norman Lebrecht. 

El pasado 21 de noviembre desembarcaba oficialmente Madrid, en la Casa de Canarias, para presentar su  quinto lanzamiento discográfico, el último CD del pianista Javier Negrín, “Preludios de viaje”, que incluye los preludios Opp.11, 13, 15, 16 y 17, de Scriabin. Para Javier Negrín se cerraba felizmente el círculo, tras dos años de duro trabajo analizando cada nota de estas difíciles partituras y ver cómo la crisis malograba sus planes de grabación con una conocida multinacional. Fue entonces cuando internet, y el azar, pusieron en contacto al artista tinerfeño con John Anderson, un inteligente e innovador empresario, también pianista, que es alma mater de Odradek. Que Anderson sea músico es un factor muy importante ya que, en su proyecto, el artista y la calidad de su repertorio están por encima de las leyes del mercado discográfico convencional. “Odradek quiere devolverle a la música su rol verdadero, el de una obra de arte, y restituir a la interpretación su verdadera función, la única que mira hacia el futuro: la de ser un campo de investigación”. Y es que cuando el talento y la imaginación se unen en un único fin, la difusión de la buena música,  el éxito está asegurado.

Después de dos años de duro trabajo, el pasado 1 de mayo John Anderson puso en marcha, en la ciudad norteamericana de Lawrence, el nuevo sello discográfido Odradek Records. Se trata de la primera fase de un proyecto más amplio, con alcance global, cuyo objetivo es producir y disfrutar de la música clásica. Su idea era crear una compañía que ofreciera facilidades de grabación a aquellos músicos que quisieran permanecer al margen de las grandes multinacionales. “Estamos convencidos de que hay muchos artistas que no están satisfechos con las alternativas que les ofrece el mercado discográfico actual, ahora en crisis. A los músicos les falta una vía independiente y accesible desde el punto de vista financiero, que les permita difundir su talento”. Odradek quiere convertirse en la voz de aquellos artistas que compartan su modelo, alejado de los grandes nombres, de las afamadas salas de concierto y de los repertorios más populares; quiere ser su medio de comunicación no sólo con el público de siempre, sino también con el nuevo que está esperando a ser descubierto”.

El sello pone a su disposición toda su plataforma de negocio con un fin muy concreto: “cubrir los gastos de producción, empleando nuevas herramientas legales como las licencias ‘Creative Commons’, una novedosa forma de regular los derechos de propiedad intelectual, a través de las cuales el autor permite el uso de su obra bajo unas condiciones distintas a las del tradicional ‘copyright’. Odradek es una empresa sin ánimo de lucro. Sabemos que en un sentido estricto esto es utópico, pero es precisamente esa tensión hacia una utopía inalcanzable la que guía nuestro proyecto”.

Para unirse al sello no es necesario cumplir ningún tipo de requisito, “no valoramos la procedencia del artista, ni su curriculum o status financiero, sino su talento y el interés del repertorio propuesto”. Colaboran pianistas de todo el mundo, como el Duo Miho y Masumi Hio, la joven malaya Mei Yi Foo, el italiano Domenico Codispoti y el español Javier Negrín. “Lo único que nos importa es si tocan su instrumento a un altísimo nivel profesional. Se puede grabar Chopin, pero también Berio, Scelsi, Copland, Carter y muchos otros”.

Ya dispone de cinco discos en el mercado, el primero con la grabación de obra completa para piano de Schoenberg, a cargo de la italiana Pina Napolitano; y ha recibido los derechos para grabar los estudios de la surcoreana Unsuk Chin. Todas sus grabaciones se pueden adquirir a través de Amazon, iTunes, así como en su página web. 

La música en vivo también forma parte de sus actividades. “Organizamos festivales itinerantes porque estamos convencidos de que la música se disfruta mejor en vivo. Al final de los conciertos, nuestros artistas dialogan con público e intercambian impresiones”. Que el público sea activo es un factor muy importante para Anderson, pues “sólo así se puede conseguir que el proyecto esté vivo. Para ello ofrecemos nuestra página web www.odradek-records.com como lugar de encuentro”.

Un emotivo homenaje a Scriabin 

El pianista Javier Negrín es el primer artista español que graba con Odradek Records. Músicos, críticos, familiares, amigos y discípulos del artista se reunieron en el ‘hogar canario’ de Madrid para festejar el lanzamiento de su último CD “Preludios de viaje”, dedicado a uno de sus músicos de cabecera Scriabin. Fue un acto sencillo, alejado de los grandes fastos de antaño, en el que la música fue el principal protagonista. Recordó con cariño sus primeros contactos con Anderson: “Buceando en internet, a través del blog de Norman Lebrecht, encontré un artículo muy interesante sobre Odradek. A partir de ahí todo fue sobre ruedas; les envié la demo y superé el proceso de selección por unanimidad. Trabajar con ellos ha sido una auténtica inyección de vida”.    

El disco “se grabó en el recién restaurado Teatro Leal de La Laguna,  con una acústica muy cálida y especial. Desde un primer momento quise hacer un disco de tomas limpias, prácticamente sin edición, para reproducir lo más fielmente posible la sensación de una escucha en directo,  y creo que el CD capta esa continuidad y fluidez. El maestro de sonido Antonio Miranda ha hecho un trabajo excelente y ha contribuido inmejorablemente a crear ese mundo sonoro tan idiosincrático que buscábamos desde un principio”.

Para Javier Negrín, la música de Scriabin “está en plena ebullición. Son años decisivos en la formación vital y asentamiento del espíritu de este autor, con sus viajes al extranjero, sus cuadernos de notas haciendo referencia a experiencias vitales muy intensas… Se presagia en cierta medida la evolución tan personal que experimentaría años después”. Para este disco ha elegido, además del conocido Op.11, ciclos completos de otros preludios menos tocados. “Scriabin contrajo el compromiso con su mecenas y editor Belaieff de escribir dos cuadernos de 24 Preludios, siguiendo el ciclo de quintas, en poco menos de dos años. Al final compuso 47, los reagrupó de manera diferente, en números de Opus y en Partes (en el caso de los Op. 11). Sólo el Op. 11 conserva el plan original. De tal manera, los preludios de este disco -llamados “Preludios de Viaje” por el biógrafo de Scriabin Fabion Bowers- tienen una unidad cronológica y simbólica que me atrajo desde un principio”.

El proceso de interiorización de estas partituras fue “maravilloso. He disfrutado muchísimo y ha supuesto un reto magnífico. Los preludios son un mosaico de diferentes actitudes pianísticas y expresivas, rozando la genialidad en muchos de ellos. Técnicamente algunos son equiparables en dificultad a los famosos Estudios Op. 8, también de esta misma época”. 

La interpretación en vivo del Op.11 de Scriabin sirvió para clausurar este emotivo acto. No son pocos los especialistas que opinan que ‘es como si Scriabin hubiera escrito estas partituras para Javier Negín’ y así lo apreciaron los presentes. “Me alegra mucho ese comentario porque no hay mayor halago para un intérprete que ése. Cuando las interpretaciones son acertadas, cuando plantean al menos una solución posible a los interrogantes de una partitura, se tiene una sensación de inevitabilidad, o como me dijo una vez Josep Colom al escuchar un concierto de Mozart por Barenboim en el Auditorio Nacional: ‘es que hoy sólo podía ser así”. 

Ahora solo queda mirar al futuro. “Estoy trabajando en el Proyecto de Festival Itinerante Odradek para el año que viene, donde no se descarta hacer una presentación oficial en España, y en muchos proyectos ilusionantes, tanto en España como en el extranjero, con recitales y como solista con orquesta”. www.javiernegrin.com

FOTO: Javier Negrín firmando su disco en la presentación.

 

 

988
Anterior Iamus
Siguiente Josep Pons, nuevo director musical del Gran Teatre del Liceu

Selector de temas