Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Elena Margolina

Schubert in tempore belli

Mayo 2022

La reconocida maestra ucraniana, que ejerce su cátedra en la Hochschule für Musik de Detmold, acaba de publicar su grabación en el sello Ars Produktion de dos de las Sonatas más hermosas y conflictivas de la producción de Franz Schubert, las D 850 y D 958, con las que también quiere hablar al mundo respecto a la triste situación por la que está pasando su país natal. “Las dos Sonatas D 850 y D 958 fueron mis primeros encuentros con Schubert, en mi personal viaje de descubrimiento de su mundo”, afirma la pianista, que igualmente opina que “las personas que nunca han vivido bajo una dictadura tienen dificultades para comprender lo frágil que es nuestro mundo libre y que también debe defenderse activamente. En mi opinión, el pacifismo puro es una supresión de la realidad”.

En tiempos como estos, una música como la Sonata D 958 de Schubert refleja muy bien la situación actual en Ucrania, a la que usted, como ucraniana, le está afectando de manera muy profunda…

El drama y la tragedia de las intenciones de Schubert en su Sonata D 958 van mucho más allá de los confines de un solo evento, incluso si se trata de un evento tan terrible como la guerra en Ucrania. Las atrocidades de las guerras sacuden continuamente a los países y a las personas; pero duele especialmente cuando la tragedia se desarrolla repentinamente al alcance de la mano. Y adquiere una dimensión completamente diferente cuando la escena de la tragedia es mi ciudad natal y numerosos amigos y colegas están en peligro inminente.

Porque hablamos de una grabación con dos Sonatas de Schubert, las D 850 y D 958, su último disco. ¿Por qué estas Sonatas?

Las dos Sonatas D 850 y D 958 fueron mis primeros encuentros con Schubert, en mi personal viaje de descubrimiento de su mundo. Aquí se encuentran todas las facetas posibles que caracterizan la música de Schubert de una manera muy especial, es decir, lo que constituye esencialmente el universo de Schubert. Una obra sinfónica generosamente pintada con paisajes naturales y sonidos alpinos, canciones íntimas, profundamente melancólicas y sombrías, arrebatos dramáticos desgarradores, belleza divina y tonos celestiales transfigurados; todos estos tesoros de la percepción humana distinguen a Schubert como un gran humanista.

La enorme profundidad de Schubert es difícil de explicar a sus jóvenes y dotados alumnos en Alemania, en Detmold, dónde usted desarrolla parte de su actividad docente en la Hochschule…

Es uno de mis mayores desafíos pedagógicos, el acercar los contenidos y las características especiales del mundo de Schubert a los jóvenes. "Una música maravillosamente conjunta con muchos rincones", me dijo uno de mis estudiantes acerca de la música de Schubert. Un examen intenso de los contrastes entre el mundo interior sombrío, con un pie en un abismo, la melancolía y la desesperación por un lado, y la ligereza y la alegría del lado soleado de la vida por el otro. Para comprender esta profundidad, se requiere un enorme desarrollo artístico, una gran madurez mental y emocional, combinada con una sensibilidad musical especial. Sí, puede convertirse en un compromiso de por vida.

¿Cuál cree que puede ser la solución para el conflicto en Ucrania?

Los acontecimientos actuales en Ucrania me han dejado profundamente conmocionada y atónita. Después de una fase de choque e inercia, la acción por parte de muchas personas, entre las que me encuentro, llegó, ya sea ayudando a organizar el transporte de productos médicos o la toma de refugiados, conciertos benéficos o el cuidado de los jóvenes músicos de las zonas de guerra. Esta es mi humilde contribución a la paz y a la preservación de la cultura ucraniana.

¿Y cuál cree que han sido las causas hasta llegar a la situación actual?

Las personas que nunca han vivido bajo una dictadura tienen dificultades para comprender lo frágil que es nuestro mundo libre y que también debe defenderse activamente. En mi opinión, el pacifismo puro es una supresión de la realidad.

¿Más Schubert y menos guerras?

Si la música de Schubert tuviera el poder de salvar al mundo de la guerra, de la muerte de gente inocente, sería un verdadero milagro. No obstante, aprecio la idea de que los valores humanísticos intemporales, expresados en una palabra del poeta, una pincelada del pintor, o los sonidos del músico, pueden silenciar las armas. La gente anhela la belleza porque toca el alma, fascina e inspira. Así que unámonos a Dostoyevsky en la creencia de que la belleza (incluyendo la de la música de Schubert) salvará el mundo.

por Blanca Gallego

Video
Elena Margolina
Franz Schubert - Sonatas D 850, D 958

www.youtube.com/watch?v=8JPwBtF9X00

www.margolina.de

Foto: “Las atrocidades de las guerras duelen especialmente cuando la tragedia se desarrolla repentinamente al alcance de la mano. Y adquiere una dimensión completamente diferente cuando la escena de la tragedia es mi ciudad natal y numerosos amigos y colegas están en peligro inminente”, afirma la pianista ucraniana, que con este Schubert discográfico se plantea la necesidad de la belleza y el arte para huir del conflicto.
Crédito: © stylearts

232
Anterior Masterclass de Daniel Levy
Siguiente Stefano Trespidi