Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Diciembre 2023 - Núm. 978

WAGNER: Parsifal

Martha Mödl, Ramón Vinay, Ludwig Weber, Dietrich Fischer-Dieskau, Gustav Neidlinger, Hermann Uhde.
Orquesta del Festival de Bayreuth (1955) / Hans Knappertsbusch.
Profil · PH23002 (4 CD)



La crítica

Los cristianos poseen la Biblia. Los judíos el Talmud. Los musulmanes el Corán. Y los wagnerianos tenemos el Parsifal del canónigo Knappertsbush. Este de 1955 (atravesado por el legendario “disco” de Wieland Wagner) incomprensiblemente estaba fuera de circulación, aun siendo uno de los más bellos, líricos, mejor cantados y más concluyentes de toda su carrera.

Un hipnótico y trascendental Kna de 67 años haciendo magia con los tempi, las atmósferas y la densidad armónica, volvía a legarnos una experiencia sonora casi espiritual, junto a un reparto inconmensurable donde reluce la mejor Kundry de la historia, Martha Mödl, cual mantis religiosa (portentosa en el Segundo Acto), con su atómica explosión de fisicidad, tenebrosidad y erotismo jamás superada. Junto a la diosa, el Parsifal viril y torrencial de un volcánico Vinay, el derroche vocal de Neidlinger (eterno Klingsor) y Weber (curtido Gurnemanz), el único Titurel de Uhde en Bayreuth y el angustiado Amfortas (roto por dentro y por fuera) de un Fischer-Dieskau de apenas treinta añitos que es capaz de enternecer a las piedras, junto a ese Coro que parece de otro mundo bruñido por el hechicero Pitz.

Correcta remasterización (THS-Studio) para este nuevo y resucitado códice wagneriano bendecido desde el sacrosanto altar de la Verde Colina, al que uno solo puede volver a hincarse de rodillas sobre el reclinatorio.

Javier Extremera

104
Anterior PURCELL: Dido & Aeneas
Siguiente AMOROSI ACCENTI. Cantatas de D. SCARLATTI.