Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Febrero 2022 - Núm. 958

THE FORGOTTEN RECORDINGS. GEORGE SZELL. CLEVELAND ORCHESTRA.

Obras de BACH, MOZART, SMETANA, R. STRAUSS, BRAHMS, SCHUMANN, STRAVINSKY.
Somm Recordings  Ariadne5011 (2 CD)



La crítica

SUMA EXCELENCIA DE UN DIRECTOR MÍTICO

La impresión que produce la escucha de este doble CD (grabaciones de 1954-55) es semejante a la experimentada ante la excelencia de un gran solista por la magistral sensación de univocidad sonora y el extraordinario sentido de autoridad que se percibe en la exposición que cada obra requiere. La voluntad musical del maestro George Szell queda reflejada de manera precisa y objetiva incluso en la Suite n. 3 BWV 1068 de Bach, compositor con el que no ha terminado de ser referenciado interpretativamente, dada su entrega absoluta a la música de los periodos clásicos y románticos fundamentalmente, y al advenimiento contemporáneo a él de los criterios historicistas aplicados a las composiciones barrocas por personalidades de la recreación musical como fueron, por poner algunos ejemplos, David Munrow, Raymond Leppard, Gustav Leonhardt o Nikolaus Harnoncourt a partir de la década de los años sesenta de la pasada centuria.

Es con la Sinfonía n. 39 KV 543 de Mozart cuando empieza a notarse la tensión vital de este director húngaro que llevó a The Cleveland Orchestra a integrarse en el exclusivo club de las cinco más relevantes (top five) formaciones orquestales de Estados Unidos, las principales de Boston, Chicago, Filadelfia y Nueva York, que todavía pueden situarse entre las diez mejores del mundo. La mejora sonora del estéreo permite apreciar la enorme transparencia de la orquesta en todas sus secciones, encuadrada en un equilibrio dinámico realmente asombroso, ejemplo y resultado del llamado en su día “sonido Cleveland” que la distinguía del resto y que aún se mantiene como referencia fonográfica después de la muerte de Szell el año 1970. Esta expresividad se reafirma en el Andante con una elegancia que adquiere ideal y absoluto sentido. En los dos últimos movimientos se puede apreciar ese virtuosismo que sólo puede darse cuando la técnica está al servicio de la música y ésta llega así a su plena justificación.

En cuanto a la lectura de la otras dos obras que completan el primer CD pertenecientes a Smetana, El Moldava, y el poema sinfónico de Richard Strauss, Till Eulenspiegel, hay que decir que se esmera en los detalles de articulación así como en los efectos tímbricos, como ocurre en el final de la primera, transmitiendo la impronta de su auctoritas indiscutible, en la que la veracidad está por encima de la originalidad y la transmisión más allá de la expresión artística, lo que le llevó a ser admirado por el mismísimo Karajan, que ya es decir.

Segundo CD

Una verdadera expansión romántica se produce en el segundo CD con el arte musical de Brahms y Schumann, así como un soberano ejercicio de recreación en la suite de El pájaro de fuego de Stravinsky con la que la emocionalidad magiar que destila Szell se convierte en todo un ejercicio de sentido y adecuación camerística, sabiendo extraer lo mejor, que era mucho, de cada sección instrumental y de cada profesor de la orquesta. Todos logran tal grado de precisa perfección que lleva al oyente irremediablemente al asombro. En este sentido, hay que destacar la Danza infernal de Kastchei, quedando reflejada la impulsividad de aquella incomparable máquina orquestal que su titular convirtió posiblemente en la mejor del mundo en la década de los sesenta, así como la admirable acústica del Masonic Auditorium de Cleveland, primera sede de la orquesta y  donde está realizada una magnífica toma de sonido para aquellos primeros tiempos de la estereofonía. Con una enorme tensión Szell conduce el Finale de la suite alcanzando un carácter dramático pocas veces disfrutado por un escuchante atento, que puede percibir cómo este director pone igual atención a todos los vectores estructurales de esta obra dando sentido a cada uno de ellos con relevancia ontológica que es como decir llegando a la música misma en toda su naturaleza y razón de ser. Documento fonográfico imprescindible.

José Antonio Cantón

459
Anterior JÚLIA VÁRADY. THE ORFEO RECORDINGS.
Siguiente HINDEMITH: Mathis der Maler.