Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2020 - Núm. 941

SHOSTAKOVICH: Conciertos para violín ns. 1 y 2.

Ivan Pochekin, violín. Russian National Orchestra / Valentin Uryupin.
Profil PH19073 (CD)

 



La crítica

Estas músicas están entre los conciertos más grabados del siglo XX, desde sus primeros años hasta hoy, con violinistas míticos como Oistrakh o Perlman, por citar dos vertientes muy opuestas, a recientes maestros como Vengerov, Znaider, Batiashvili o Kachatryan, entre muchos otros. Y si citamos a directores, desde Mravinsky a Rattle, pasando por Mehta, Rostropovich y todo otro largo etcétera. Pues bien, a pesar de tantas y tantas grabaciones (el mes pasado hablé en estas páginas de Skride con Nelsons para el Concierto n. 1), bienvenido sea este nuevo registro de dos maestros jóvenes pero sabios, que despliegan una cantidad de detalles sobre estas obras, que agradarán hasta a los más apegados a la gran tradición rusa, de hecho Ivan Pochekin y Uryupin proceden de ella, como nos relató el violinista en una entrevista reciente: “Uryupin y yo somos en cierto modo los nietos musicales de Shostakovich; nos criamos en el mismo ambiente musical en el que él había compuesto hace unas décadas”. 

Con la asombrosa Orquesta Nacional de Rusia, el Primero lo afrontan desde una óptica de filigrana sonora, creando pasajes donde la tensión acumulada se convierte en placer sonoro, especialmente en una profunda y hermética Passacaglia. Y en el Segundo, con el aire de solemnidad que lo rodea, consiguen una de las grandes grabaciones modernas, destacando el colorido (qué registro grave) de un violinista que recorre cada compás como si paseara por un gélido parque con Shostakovich de la mano.

Gonzalo Pérez Chamorro

243
Anterior GLASS: Concierto para violín y orquesta. STRAVINSKY: Concierto para violín.
Siguiente PURCELL: King Arthur.

Selector de temas