Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2020 - Núm. 941

GLASS: Concierto para violín y orquesta. STRAVINSKY: Concierto para violín.

David Nebel, violín. London Symphony Orchestra, Baltic Sea Philharmonic / Kristjan Järvi.
Sony Classical 19075882982 (CD)



La crítica

Cuando Philipp Glass compuso en 1987 su Concierto para violín, pensaba en su padre y su gusto por los grandes conciertos para este instrumento. Falleció relativamente joven y no pudo ver a su hijo, quien aprendió a tocarlo a los seis años, escribir una obra de estas características en la que puso todos los medios al servicio de su idea de sonido.

Para las cuestiones estructurales contó con el criterio de su amigo el violinista Paul Zukofsky. Una página de gran variedad armónica, momentos de explosiva y exuberante sonoridad y con contrastantes cambios de atmósfera y de dinámica en los que el diálogo entre el violín y la orquesta permite a David Nebel (quien emplea un Stradivari de 1707 cedido por Florian Leonhard Fine Violins), y a la London Symphony demostrar el perfecto entendimiento estético y técnico que exige el concierto.

Con el Concierto para violín de Stravinsky unen en esta grabación a dos de los compositores más influyentes del siglo XX. Compuesto en 1931 en el marco de su denominado período Neoclásico, explora las formas y principios de la música barroca, especialmente del concerto grosso, la toccata y el capriccio.

De nuevo, tanto Nebel como en este caso la Baltic Sea Philarmonic y siempre bajo la dirección de Kristjan Järvi, consiguen emerger como referencia en una obra de la que el propio compositor decía de forma irónica “apesta a violín” y de grandes dificultades y exigencias técnicas que proyectan con frescura y espontaneidad.

María del Ser

149
Anterior MORALES: Super Lamentationes.
Siguiente SHOSTAKOVICH: Conciertos para violín ns. 1 y 2.

Selector de temas