Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Mayo 2020 - Núm. 940

SHOSTAKOVICH: Concierto para violín n. 1. TCHAIKOVSKY: Sinf. n. 5.

Baiba Skride, violín. Gewandhausorchester Leipzig / Andris Nelsons.
Accentus ACC20478 (DVD)



La crítica

Con la habitual calidad audiovisual de Accentus, este DVD está formado por dos conciertos que tuvieron lugar los días 17 y 18 de mayo de 2019 en la Gewandhaus de Leipzig, donde los mismos intérpretes ofrecieron programas distintos y donde se ha preferido el Concierto para violín n. 1 de Shostakovich que Aether de Sebastian Currier, también para violín y orquesta. Y no es que Baiba Skride no se sienta cómoda con Shostakovich, es más bien la orquesta alemana la que no secunda esta música con la misma soltura que lo hace Andris Nelsons con la otra orquesta de la que es titular, la Boston Symphony, que por sus directores (Bernstein entre otros) siempre ha tenido al ruso como compositor frecuente en sus programas. La introspección del director letón y Skride reluce en los dos movimientos “lentos”, el Nocturne inicial y la Passacaglia, en la cual Bach toma más cuerpo de lo habitual. 

Pero si hay algo extraordinario es la Quinta de Tchaikovsky, que por suerte pudimos escuchar en Madrid a los mismos intérpretes en el ciclo de Ibermúsica. Nelsons la ofrece como un fresco sonoro de proporciones brucknerianas, con unas transiciones de enorme hondura y sin trámite (en Tchaikovsky es habitual escucharlas como una “zona de paso” sin más), tensión, belleza sonora inigualable, poderoso pulso rítmico y un desarrollo de la estructura muy potente (típico de este maestro). Si se compara esta Quinta con la de Kirill Petrenko con la Filarmónica de Berlín, ésta parece la carga de la caballería ligera frente a la magia de quien sabe descifrar estas músicas como pocos: Andris Nelsons.

Gonzalo Pérez Chamorro

34
Anterior BEETHOVEN: Sinfonía 5.
Siguiente THE FILIPO DALLA CASA COLLECTION

Theme picker