Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Octubre 2023 - Núm. 976

RICCARDO CHAILLY. LUCERNE FESTIVAL ORCHESTRA. THE FIRST YEARS

Obras de MAHLER, MENDELSSOHN, TCHAIKOVSKY, RAVEL, RACHMANINOV.
Denis Matsuev, piano. Orquesta del Festival de Lucerna. Coro de la Radio de Baviera.
Coro de la Radio de Lituania. Orfeón Donostiarra / Riccardo Chailly.
Accentus ACC70570 (4 DVD)



La crítica

EL PRIMER CHAILLY EN LUCERNA

Fantástico recopilatorio el que nos llega dentro del que es el último Festival de verano tradicionalmente, y uno de los más exquisitos, por otra parte. Cuatro conciertos dirigidos por el nuevo titular desde 2016, sucesor del querido Claudio Abbado, del que fuera su asistente, de la Orquesta del Festival de Lucerna, cuatro conciertos con programas muy diferentes entre sí que hablan a las claras de la enorme capacidad como director de Riccardo Chailly.

Pero, ¿no es la Orquesta del Festival de Lucerna una orquesta de aluvión, una orquesta sin personalidad porque no trabaja durante toda la temporada? Y la respuesta es clara: la orquesta, a pesar de que no tenga temporada estable, es una de las mejores orquestas europeas justamente por ir aquellos grandes instrumentistas de otras grandes orquestas que emplean parte de sus vacaciones en reunirse con sus colegas; créanme que hay un núcleo constante de ellos que son fieles al proyecto, y hacer música con esa complicidad que es precisa entre artistas para alcanzar grandes cotas. En este sentido, la única variación en este fluir de grandes músicos es la participación de miembros de la Orquesta de la Scala, de la que es titular el mismo Chailly.

Cuatro conciertos de las ediciones desde 2016 a 2019, de ahí el título de la caja, Los Primeros Años. En el concierto de 2016 tiene un detalle muy expresivo Chailly que habla a las claras de su calidad humana; como Abbado falleció antes de poder concluir el ciclo Mahler con esta orquesta, Chailly abandera la finalización de este ciclo con la espectacular Octava Sinfonía de Mahler, donde participa nuestro querido Orfeón Donostiarra. El plantel de solistas es de auténtico lujo, con Merberth, Banse, Mingardo, Fujimura, Schager, Youn y Mattei, el cual tiene la profesionalidad de cantar de memoria su aria en la segunda parte. El control de las dinámicas y el apasionado relato que ofrece Chailly es superlativo.

No a la zaga va el programa ofrecido en 2017, donde a una precisa y chispeante versión de El sueño de una noche de verano de Mendelssohn, donde a la Obertura se añade la Suite que culmina en la celebre Marcha Nupcial, sigue una dramática interpretación de esa gran desconocida que es la Sinfonía Manfred Op. 58 de Tchaikovsky, música atormentada donde las haya que simboliza el desgarro vital que padeció siempre el autor. El hecho de que Chailly proponga un gran contraste en los remansos líricos que ofrece la partitura, proporciona una muy buena versión donde se aprecia la dicotomía del carácter de Manfred.

El disco dedicado a Ravel, de 2018, es toda una apoteosis de la danza. Todas las piezas incluidas son de la producción de ballet de Ravel, con un acierto en su orden de programa, pues La Valse se encadena a los Valses nobles y sentimentales sin pausa, ya que, ¿no es sino una gran coda La Valse, en ese homenaje que Ravel realiza a Viena? El plantel de primeros solistas en la sección de viento madera es todo un lujo tímbrico, y pocas veces se puede disfrutar de aspecto tímbrico de Ravel, ese gran orquestador, si no es contando con solistas de este relieve. La segunda parte, con una refinada Daphnis y Chloé y la culminación con el Bolero, consigue del público asistente unos largos aplausos.

Por último, en 2019 cambia Chailly de tercio para centrarse en Rachmaninov, un compositor cada vez más valorado en esta faceta. Sobre Matsuev y su prodigiosa técnica y empatía con este autor ya hay mucha tinta derramada, pero comprobar visualmente su poderío y robustez en el sonido que obtiene del piano es una auténtica delicia, en esta obra endemoniada (Concierto n. 3) no solo para el solista, sino también para la orquesta. Frente a la más interpretada Sinfonía n. 2, Chailly se decanta por la tardía y madura Sinfonía n. 3, escrita tras un largo paréntesis alejado de la composición por haber estado dedicado a la interpretación desde el piano. Es una obra muy bien estructurada y planificada, y llena de aciertos temáticos, no en vano Rachmaninov es uno de los grandes melodistas de la historia. Chailly demuestra una vez más su versatilidad, y lo que es más importante, su complicidad con la orquesta. Viéndole dirigir, en sus ojos se nota la invitación y agradecimiento a cada músico de la orquesta por su participación.

Jerónimo Marín

76
Anterior L’ALTRA VENEZIA
Siguiente MAESTRO ON RECORD. LEONARD BERNSTEIN