Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Octubre 2023 - Núm. 976

MAESTRO ON RECORD. LEONARD BERNSTEIN

Solistas. New York Philharmonic / Leonard Bernstein.
(12 CD · Edición de lujo con libreto de 226 págs.)
Sony Classical 19658771072



La crítica

MAESTRO CINEMATOGRÁFICO

Demasiado ha tardado la historia del cine en convertir a Leonard Bernstein en un personaje de la gran pantalla; seguramente ha habido intentos previos (Martin Scorsese) anteriores a este de Bradley Cooper (el filme Maestro se estrenará en cines el próximo 22 noviembre), que no engrasarían por los requerimientos de los herederos de Lenny, atentos como el mejor censor a encubrir todas las debilidades (bastantes, la verdad) de una figura capital del siglo XX como fue Leonard Bernstein.

Ante su público, Lenny igual aparecería descamisado, con jeans azules ajustados, muy bronceado y con un pitillo a medio acabar sujetado entre unos labios resecos que humedecía con un vaso de whisky. O bien aparecía como un elegante judío de clase alta que se dirigía a millones de espectadores de la CBS en los programas Conciertos para jóvenes. “Mi hombre ideal, si tuviera que elegir entre los vivos, quizá sería Albert Schweitzer… o Leonard Bernstein”. Estas palabras de Audrey Hepburn como la soñadora Holly Golightly en el filme Breakfast at Tiffany's (Desayuno con diamantes), representan muy bien el impacto de Leonard Bernstein en la sociedad americana de los años sesenta y setenta, que en breve descubriremos en el esperado filme de Cooper, para lo que Sony Classical, la multinacional a la que Bernstein, desde 1956 (entonces Columbia Masterworks) hasta 1979, regaló una discografía que sigue publicándose en diferentes ediciones, ha estado al quite y ha publicado paralelamente a la película una edición de verdadero lujo, no casualmente llamada Maestro on record, con 12 CD y un libro de 226 páginas plagado de fotografías, muchas ellas inéditas, que el legendario fotógrafo Don Hunstein (incorporado a Columbia Records en esos tiempos), documentó con su cámara la historia cultural de la música americana de su época.

Estas preciosas fotos se encontraban en pleno Manhattan, en la Sony Music Photo Collection, uno de los archivos fotográficos más importantes del mundo, con más de 21.000 imágenes relacionadas con el propio Leonard Bernstein (no puedo dejar de citar una que me ha llamado la atención, a toda página: Salzburgo, 1959, Bernstein se dirige a un Herbert von Karajan que no le puede aguantar la mirada, mientras Dmitri Mitropoulos atiende la conversación pensativo, dando la espalda a la fotografía el distinguido porte de Eliette von Karajan, engalanada con un tocado de suprema elegancia).

Arthur Rubinstein consideraba a Bernstein como “el más grande pianista entre los directores, el más grande director entre los compositores y el más grande compositor entre los pianistas… un genio universal”. Y es precisamente lo que encontramos en esta selección musical de 12 CD que acompaña una monumental edición, parecida a esos gruesos libros de Taschen que siempre aparecen sobre las mesas en los reportajes de las casas de los famosos. Tenemos al Bernstein director (obvio), al Bernstein pianista (un pianista maravilloso, por cierto) y al Bernstein compositor (la faceta por la que cada vez se le reconoce más). Es muy probable que muchas de estas grabaciones ya las tengan (esa Sinfonía de Bizet que parece descarrilar de entusiasmo, o los Dvorak, Mahler -descomunal Tercera-, Mendelssohn, Sibelius, etc.), con esos suntuosos estéreos rebosantes de naturalidad, pero si algo tiene Bernstein, es eso de Lenny forever.

Gonzalo Pérez Chamorro

149
Anterior RICCARDO CHAILLY. LUCERNE FESTIVAL ORCHESTRA. THE FIRST YEARS
Siguiente THE MONTEVERDI TRILOGY