Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Junio 2021 - Núm. 951

LIEBENDE. Lieder de STRAUSS, MOZART y SCHUBERT.

Katharina Konradi, soprano. Daniel Heide, piano.
Avi-music 42600085531714 (CD)



La crítica

ENAMORADOS DE KATHARINA

Quienes hemos tenido ocasión de escuchar en un recital a la joven soprano Katharina Konradi hemos dicho o hemos oído decir al acabar: "enamora". La primera impresión suele ser esa; después se alaban su naturalidad, seguridad, claridad, técnica o versatilidad. Aunque una grabación difícilmente sustituye un concierto en vivo, este disco, Liebende, causará probablemente la misma impresión en el lector que escuche a la cantante por primera vez.

Podríamos traducir el título de manera aproximada por Amando y, efectivamente, los veintiún Lieder, repartidos de manera equilibrada entre los tres compositores (R. Strauss, Mozart y Schubert) giran en torno al amor. El disco empieza con Die erwachte Rose, una obra compuesta por Strauss a los dieciséis años, que ya nos pone la miel en los labios anunciando la clase y la calidad de la cantante. La mayoría de los Lieder del compositor son de temática amorosa, y en su selección, Konradi y Heide dejan de lado los más conocidos (excepto, quizá, Du meines Herzens Krönelein y Ich schwebe) para presentar otros muy poco interpretados; de este grupo straussiano destacaría el casi desconocido Leises Lied, tanto por su belleza como por la de la interpretación; soprano y pianista trasladan con sutileza la atmósfera etérea sugerida por el compositor y el poeta Richard Dehmel. Y, con esta mención, llega el momento de aclarar que el cuadernillo solo incluye los poemas en alemán, así que los lectores que necesiten una traducción tendrán que recurrir a las fuentes habituales.

Mozart compuso sólo unos treinta Lieder, y pocas sorpresas encontrará el aficionado entre los siete incluidos en el disco. El oyente menos familiarizado descubrirá algunas referencias musicales a La flauta mágica en Das Lied der Trennung y, sobre todo, en Warnung. Y todos, más o menos conocedores de los Lieder de Mozart, disfrutarán de una joya del repertorio, Abendempfindung; solo por esta interpretación de Konradi ya merece la pena escuchar el disco. La transición de Mozart a Schubert es un guiño poético a los oyentes: el poema de Klamer Smidt que inspiró a Mozart el bonito Das Lied der Trennung fue muy popular en su época, y Ludwig Kosegarten publicó poco después Luisens Antwort (convertido en Lied por Schubert), la respuesta de la Luisa a la que se alude en el primer poema. 

Si algo se puede reprochar al disco es que la mayoría de los Lieder de Strauss y Mozart se mueven en un terreno relativamente limitado por lo que respecta a su carácter; o bien responden a la inspiración popular, como Schlagende Herzen o Warnung, entre otros, o se instalan en una contenida plenitud amorosa, como la mayoría de los títulos mencionados hasta ahora; en parte, por el propio carácter musical de los compositores y su época, en parte por decisión de los artistas. Por suerte, ahí está Schubert con su variedad abrumadora tanto para aportar canciones tan encantadoras como las de sus predecesores en el disco (y que trabajo tan bonito hace, en este sentido, Daniel Heide en An die Nachtigall), como para ampliar horizontes amorosos. Ahí están las incertidumbres de Suleika (de las dos), la atormentada voz de Die junge Nonne o el misticismo de Verklärung. Y como me gusta especialmente llamar la atención del lector sobre obras menos conocidas, me permito recomendarles uno de los muchísimos tesoros ocultos de Schubert, Lied des Florios, una canción que pone a prueba a los cantantes, aparentemente sencilla si se canta tan bien como la canta Konradi.

Sílvia Pujalte Piñán

331
Anterior DE PROFUNDIS.
Siguiente WEINBERG: Concierto para violín. Sonata para dos violines.

Selector de temas