Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2019 - Núm. 931

CHOPIN: Nocturnos Op. 55, 3 Mazurkas Op. 56, Berceuse Op. 57, Sonata n. 3 Op. 58.

Maurizio Pollini, piano.
DG 028948364756 (CD)



La crítica

INMENSO PIANISTA

El proyecto discográfico que nos deja Pollini en estos dos últimos años se centra en las últimas composiciones de Chopin, incluyendo en esta grabación las Opp. 55 a 59, compuestos entre los años 1843 y 1845, obras que en su conjunto permiten apreciar que su afinidad con el autor polaco no es cuestionable y, además, sigue siendo un inmenso pianista. Ciertamente que el tiempo va mermando la facultades y los dedos no corren como antaño, transmitiendo la sensación en algunos momentos de cierta inestabilidad rítmica en la Sonata, y el pedaleo aparece con más frecuencia e intensidad como recurso expresivo, reduciendo algo la antigua claridad, pero su lectura de esta obra es poderosa, de escasa diferencias de tiempos a la grabada en 1984 y similar acercamiento conceptual. Profundiza en una línea donde no hay sorpresa en el tratamiento, ni sensiblería ni arrebatos o impulsos momentáneos estilo Argerich, sino puro rigor, continuidad y grandeza en un discurso donde no hay concesión alguna al sentimentalismo.

El movimiento de apertura, Allegro maestoso, comienza con tono resolutivo, afirmando  su fortaleza en sus octavas y acordes  para manejar posteriormente con autoridad y fluidez los dos temas centrales y convertir el desarrollo en una nueva y dramática balada. El Scherzo mantiene su sentido vital como elemento de transición hacia un Largo dicho con sencillez y solemnidad, tocado sin complacencia sonora y escaso rubato; son casi ocho minutos que, sin alcanzar los frecuentes extremos de adagio contemplativo bruckneriano que algunos le imprimen, se construye de manera hermosa, conservando su carácter nocturnal y excelente sentido cantábile, donde todo es tratado con sobriedad y flexibilidad, acercándose con mimo al contrapunto para llenar el movimiento de luz y serenidad. El despliegue de arpegios y escalas del Finale suenan con rabia y furia, destacando la proyección de líneas en los bajos, con lo que en definitiva viene a conformar una Sonata en la que la tensión acumulativa se alcanza brillantemente.

La perspectiva de su Berceuse se aleja del mundo de la infancia para trasladarnos al de unas variaciones abstractas, donde las frases se moldean maravillosamente en un tiempo bien mantenido sobre el bajo ostinato de correcta presencia, de impecables balance entre manos y rubatos exigentes, haciendo que el sucesivo incremento de las sutilezas y la elaboración de la melodía no traicione el espíritu de la obra por su perfecta construcción. Las tres Mazurkas Op. 56 son la única novedad en la discografía de Pollini, en la que obtiene resultados convincentes en la refinada n. 1, así como en la compleja y nostálgica n. 3, mientras que en la lectura de la n. 2 falta frescura y riqueza de matices expresivos para que las aceleraciones y desaceleraciones suenen con libertad. 

Pollini mantiene su personalidad haciendo en los Nocturnos una lectura directa, sin búsqueda de voluptuosidad sonora, para dar un relato bien enfocado del Primero, en el que salva con éxito la obsesiva repetición del tema con un ritmo constante que flexibiliza con mayor rubato que en su anterior grabación, y en el Op. 55/2, con una certera proyección de la línea melódica. Toma de sonido excepcional.

José Luis Arévalo

 

151
Anterior RAVEL: Valses nobles y sentimentales, La Valse, Daphnis y Chloé (Suites ns. 1 y 2), Bolero.
Siguiente BRAHMS: Sinfonías ns. 3 y 4.