Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Diciembre 2023 - Núm. 978

BRUCKNER: 11 Sinfonías

Wiener Philharmoniker / Christian Thielemann.
Sony Classical 19658760172 (11 CD)



La crítica

PROFUNDO CONOCIMIENTO

 

Por lo general, se considera "duro" escuchar la Segunda Escuela de Viena, a Berio, a Xenakis... Pero tal vez resulte más difícil la audición de Anton Bruckner (1824-1896). No es atonal, vale, ni vanguardista, pero justo por eso el conflicto con un público medio es más conflictivo. En Bruckner no existe nada previsible. Sus desarrollos motívicos son metamorfosis que devoran hasta el centro de la célula. La estructura puede enriquecerse hasta alcanzar una duración titánica. Y los colores... Aquello que parte de un tono luminoso se tiñe de oscuridad en una fracción de segundo, y sin que el oído sufra una bofetada repentina. Al revés, todo sucede con fluidez y, a la vez, con detenimiento. Quizá porque Bruckner era un tipo de enorme fe y, para él, se debe aceptar la luz y la oscuridad de la realidad (al fin y al cabo, forman parte de la "Creación"). A los ateos está actitud nos choca cuando asistimos a un funeral religioso y vemos a los más piadosos asumir la pérdida con tanta pena como alegría. Para escuchar a Bruckner hay que haber escuchado antes mucha música. Y para interpretarlo hay que haber realizado un esfuerzo que va más allá de lo técnico, porque la identidad del compositor requiere de ese karma que a muy pocos les depara la madurez.

Christian Thielemann se ha lanzado a grabar durante años la primera integral de las sinfonías brucknerianas que realiza la Filarmónica de Viena. Y no sólo las nueve del catálogo oficial, sino también las denominadas "De estudio" y "Cero". El resultado es un éxito abrumador, pese a la dura competencia que existe en el campo (empezando por Celibidache, claro). La lectura de Thielemann y los vieneses es clara, tan inteligible que permite escuchar cada línea engendrada por aquel monstruo de la polifonía (contrapuntística u homofónica, da igual), pero jamás cae en la asepsia ni el tedio. Existe la limpieza justa para que las cuerdas brillen sin apabullar, los vientos se alcen sin chirriar y la percusión lata con esa inquietud del que se asoma al infinito desde el barro. Del profundísimo conocimiento del lenguaje (del ser) bruckneriano que hay tras esta grabación da buena cuenta el fabuloso libreto del estuche. Ahí se mencionan todas las dificultades extras de Bruckner: el simbolismo religioso tras cada sonoridad, las diversas revisiones a las que fueron sometidas estás obras (demasiada gente se vio con el privilegio de corregir a Antón), la tentación de ver a un siervo de Wagner, la dificultad de escuchar a un creador que exige tiempo y espacio en una sociedad que carece de ambas cosas... Todas estas dificultades añadidas las supera Thielemann. En todo este corpus monumental, ni siquiera las Sinfonías "desechadas" son tratadas con menos cuidado, demostrando cuánto del "gran Bruckner" existe incluso en las piezas que él mismo arrinconó. Por el mismo y conocimiento con que Thielemann sirve estás lecturas, merecen ser denominadas "de referencia".

Juan Gómez Espinosa

156
Anterior IVES: Complete Sets for Chamber Orchestra
Siguiente CORELLI: Concerti Grossi Op. 6