Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2019 - Núm. 931

ANDRIS NELSONS. MOZART: Sinfonía n. 40. TCHAIKOVSKY: Sinfonía n. 6 “Patética”.

Gewandhausorchester Leipzig / Andris Nelsons.
Accentus ACC20445  (DVD)



La crítica

Poco a poco el estilo de un talento puro como Nelsons se va haciendo presente y se reconocen sus gestos y su sello; por fuerza, cada obra que dirige (antes la ha ensayado minuciosamente) le remite a otra mayor, en este Mozart se atisban sinfonismos mayores, como en el propio Tchaikovsky de la Patética se funde la densidad de un Bruckner o Brahms. Este programa, grabado en marzo de 2018 en Leipzig, muestra que, a pesar del avance, a la Gewandhaus le queda un trecho por llegar al nivel de una Filarmónica de Berlín. En Mozart, el arte de la transición logra que el primer movimiento parezca un hermano pequeño (no menor) de la Quinta de Beethoven, con la siempre e inquietante presencia de su tema principal en Sol menor. Un Mozart de elegante trazo, diferente (el aire de “danza” del Andante) y que transpira claridad, transparencia y belleza a cada nota. 

El comienzo en Adagio de la Patética parece incómodo para la Gewandhaus, le cuesta entrar, en parte por la dirección de autor y repleta de detalles y estudio de la partitura de su chief conductor, pero una vez en ruta, la Sinfonía adquiere un peso gigante, especialmente si se compara con la reciente de Petrenko con la Filarmónica de Berlín, más directa y militar, menos inteligente y humana que la de Nelsons, que consigue el clímax más arrebatador que recuerde del primer movimiento. El Finale, quizá más cauteloso, genera una ola de emoción tras un largo silencio antes del aplauso final, una vez Nelsons baja exhausto sus brazos y cierra su partitura.

Gonzalo Pérez Chamorro

81
Anterior REGER: Concierto para piano. Piezas para piano.
Siguiente RAVEL: Valses nobles y sentimentales, La Valse, Daphnis y Chloé (Suites ns. 1 y 2), Bolero.