Música clásica desde 1929

Discos criticados "online"

En esta sección solo encontrará críticas de los discos CD-DVD-BR que exclusivamente se publican en la página web de RITMO y no en la edición de papel o PDF. Acceda a la ficha de cada uno, con su crítica "online", haciendo “clic” sobre el mismo. Puede comprarlo desde el enlace "Comprar en Música Directa", si este figura  en la ficha del disco, cuando está disponible en nuestra tienda, o acceder a otros vendedores haciendo “clic”, desde aquí mismo, en el enlace Los-vendedores.

Comentado en web: Mayo 2021

Crítica Discos / EXODUS (KORNGOLD – ZEISL)

KORNGOLD: Sonata para violín y piano Op. 6. Margit de los Vier kleine fröhliche Walzer. Schneeglöckchen de 6 Einfacher Lieder Op. 9. ZEISL: Sonata para violín y piano ‘Brandeis’. Johannes Fleischmann, violín. Magda Amara, piano. Günter Haumer, barítono.
Odradek ODRCD410 (CD)



La crítica

Con el subtítulo “Los hombres que dieron forma a Hollywood”, el vienés Johannes Fleischmann construye un disco siempre necesario en la lucha insistente contra el olvido: hubo muchas vidas en el ámbito de la música clásica destrozadas por los nazis, y no solamente con la exterminación física, sino también con el desarraigo, como son los dos autores del disco. Korngold, el wunderking vienés, es más conocido, aunque siempre sorprende su precodidad: con solo 16 años publica su única Sonata para violín y piano, una cumbre de 38’ con una exigencia técnica y artística impropias para esa edad, y que estrenan dos de los músicos más famosos en su día, el violinista Carl Flesch y Arthur Schnabel. La música, con un lenguaje armónico y melódico personal ya consolidado a esa edad, utiliza material melódico ya existente del propio Korngold, y esta grabación nos lo brinda también, de manera que las variaciones del Finale de la Sonata sobre la canción Schneeglöckchen deberíamos escucharlas tras atender primero a la canción.

El caso de Eric Zeisl, exiliado en Los Angeles desde 1941, es algo similar, y se tuvo que dedicar hasta su muerte en 1957 casi en exclusiva a la industria de las bandas sonoras, con escasas excepciones como esta Sonata Brandeis, sobrenombre que le viene del taller veraniego para jóvenes donde enseñó música algunos veranos a finales de los 50. Con una clara influencia de la música hebraica, acentuada con este exilio, tiene algo de “íntima conversación con Dios”. Las versiones de Fleischmann y Amara son notables, pero falta, sobre todo en la parte pianística, una mayor clarificación de elementos principales y secundarios, y de definición en la densa escritura del piano.

Jerónimo Marín

546
Anterior Crítica Discos / TANEYEV: Suite de concierto Op. 28. RIMSKY-KORSAKOV: Fantasía Op. 33
Siguiente Crítica Discos / FLAUTO E VOCE