Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Una L’incoronazione di Poppea sin relumbrón - por Francisco Villalba

Madrid - 23/03/2024

Existen dudas razonables sobre la autoría de L’incoronazione di Poppea y, aunque se atribuye tradicionalmente a ese grande de la música que es Claudio Monteverdi, algunos estudiosos hablan de otros compositores como Cavalli o Sacrati. Sin embargo, sobre el autor del magnífico libreto no hay dudas de que fue Gian Francesco Busenello, un noble veneciano abogado libretista y poeta.

Pero aparte de cualquier disquisición historicista lo que es indudable es que nos encontramos ante una obra maestra, lo más probable de Claudio Monteverdi, en la que música y libreto logran un equilibrio asombroso; la una y el otro se conjugan en una magna armonía que aún hoy en día asombra a algunos oyentes, entre los que me encuentro. Es difícil imaginar otro compositor capaz de escribir algo semejante al primer dúo de Nerón y Poppea, o la despedida de Roma de Ottavia, o la escena de Seneca con sus discípulos despidiéndose de la vida, o las descaradas divagaciones filosóficas de Arnalta Eso sí, el famosísimo y bellísimo dúo final de Poppea y Nerón “Pur ti miro, pur ti godo” se cree que fue compuesto por Benedetto Ferrari.

Harry Bicket, al frente del reducido, 12 miembros, English Concert y el Coro de la Comunidad de Madrid, nos ha ofrecido una interpretación correcta en su conjunto, pero un tanto plana; hay que decir que en la primera parte su dirección fue poco contrastada, pero en la segunda y tercera, dado que la partitura cuenta en ella con las escenas más conseguidas a nivel musical y teatral de la obra, Bicket nos brindó una lectura inspirada y emocionante cuando la partitura lo requería.

El reparto vocal fue correcto, sin más. Como Poppea, la soprano Jeanine De Bique, poseedora de una voz agradable pero poco personal, nos brindó una interpretación adecuada al personaje, a lo que contribuyó su tremendo atractivo físico.

Kangmin Justin Kim, como Nerón, estuvo estupendo en su interpretación a niveles vocales, con una voz incisiva que resolvió las dificultades de la partitura con solvencia y a niveles teatrales su encarnación del personaje como un niño caprichoso, desvergonzado y cruel fue más que notable.

Bien el bajo Federico Sacchi como Séneca. Mediocre la Arnalta y Nutrice de la contralto Frances Gregory.

Maite Beaumont fue una Ottavia cuya voz careció de los tonos oscuros que requiere el patetismo del personaje, pero cumplió en su maravilloso “Adiós a Roma”. El resto de los intérpretes correcto.

Francisco Villalba

 

Centro Nacional de Difusión Musical

Auditorio Nacional de Música, Madrid

L'incoronazione di Poppea, de Monteverdi

The English Concert / Harry Bicket

Coro de la ORCAM

 

Foto © Rafa Martín

195
Anterior Crítica / El Mesías, viaje a ninguna parte - por Juan Carlos Moreno
Siguiente Crítica / Una orquesta veterana de sonido joven - por Jerónimo Marín