Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Un ollo de vidro, en mirada sesgada hacia el serialismo - por Ramón García Balado

Santiago de Compostela - 29/03/2021

Un ollo de vidro, obra de Antón Alcalde, composición que toma el título del relato homónimo de  Castelao, donde cada personaje del relato describe un miembro de cada categoría social de la época, filtrado desde una perspectiva crítica y satírica. Amalgama de motivos, desde los primeros sonidos de la parte de violín solo en el segundo movimiento de la Cuarta sinfonía, de G.Mahler, al himno Medieval latino Dies Irae, del siglo XIII; los  tres primeros sonidos del primer tema de la Danse Macabre de C. Saint Saëns o la perenne pregunta sobre la existencia en Unanswered Question, de C.Ives, junto a la melodía extraída de Die Trauer Gondel, de F.Liszt o los cuatro primeros sonidos en Die Toteninsel, de S.Rajmaninov.

Son materiales con fragmentos atomizados, en los que  tienen cabida dos autores de absoluta vigencia, György Ligeti y Thomas Adès. Ligeti, por El Gran Macabro y  Thomas Adès, con Totentanz quien también destacó por su ópera presentada en el Festival de Salzburgo, The Exterminating Ángel, en una versión del filme de Buñuel El Ángel exterminador. Obra a la medida de Paul Daniel, y que algo habrá tenido en su óptica y tratamiento.

Das Lied von der Erde (La Canción de la Tierra), de Gustav Mahler, en orquestación de Ian Farrington, es decir, las deudas con la Verein für Musikilsche Privattauffhrunggen por su plantilla orquestal a tenor de las posibilidades y urgencias, en beneficio de los solistas la mezzo Marina Pardo, quien realizó este ciclo mahleriano según el tratamiento de Schönberg/Richn, voz de amplio centro y de proyección robusta, para este género que abarca dentro de una cuidada atención de la prosodia y Andeka Gorrotxategi, al que expertos dan en calificar como el Franco Corelli actual por su calidad de lírico-spinto y su voz broncínea, consolidado en repertorio verdiano y que cumplió con los cambio de humorismo que reclamaban los tres lieder del ciclo.

Das Lied von der Erde, el resultado del obsequio de su amigo Theobald Pollack, por una colección de poesías chinas traducidas al alemán, por Hans Betge, textos concisos y refinados muy a tono con el estado de ánimo del músico, que apostaría por este género sinfónico, al que daría cuerpo en un tiempo increíblemente corto. En resumen insiste en el destino humano y su condición, esos sentimientos que habían marcado su propia situación. Hans Bethge (1876-1946), no conocía esa  lengua, por lo que hubo de recurrir a traducciones francesas y alemanas, para su adaptación. Entre los poetas, nos encontramos con Li-Tai-Po. Funcionario de la corte imperial den siglo VIII y su coetáneo Wang-Wei, con que Mahler hallaría más afinidad, y que tendrá mayor atención en el denso tiempo final Der Abschied.

Turno para los solistas partiendo el solista con Das Trinkied von Jammer der  Erde  (Canción báquica por la miseria de la tierra)-Li- Tao-Po-, en la que se entrega para celebrar la comunión entre la ebriedad y el vino, como resolución para superar las miserias que agobian al humano, en la que el pasaje Dunkel ist das Leben, ist der Tod, imprime esa necesaria impresión obsesiva.  Der Einsame im Herbst (El solitario en otoño)-Tchang-Tsi-, trasluce la mezzo una profunda ensoñación melancólica y de una aparente sencillez que podrá recordar el ánimo de los Kindertotenlieder, a fin de cuentas, su situación personal, estaba marcada por una serie de condicionantes que le acompañarán hasta sus últimos días.

Von del Jugend (De la juventud)- Li-Tao- Po-, para el barítono, con su aire chinesco en su descripción ambiental, ante un pequeño estanque, un pabellón verde y blanco, un puente de jade y jóvenes despreocupadas que comparten sus tazas de té. Von der Schönheit (De la belleza)-Li-Tao-Po-, también la mezzo ante un grupo de lozanas mozas que recogen lotos amorosamente, ante el paso de un grupo de jinetes al paso de fanfarrias.  Der Trunkene im Frühling (El borracho en primavera)-Li- Tao- Po-, Andeka en  otra  ligereza con pizcas caricaturescas, auspiciadas por el vino que ayuda a olvidar el presente poco apacible. Der Abschied (La despedida)- Mong-Kao Yen/ Wang Wei-, movimiento que condensa la amplitud de los precedentes, cometido para Marina y que lograba  mantener el alma en vilo hasta ese sobrecogedor final: Aufs neue! Allüberall und ewig blauen licht die Fernen! Ewig…Ewig… Obligado silencio claudicante.

Ramón García Balado      

Marina Pardo. Andeka Gorrotxategi. Real Filharmonia de Galicia / Paul Daniel

Obras de Antón Alcalde y G. Mahler

Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela

Foto © Xaime Cortizo

142
Anterior Crítica / Daniel del Pino: excepcional pianismo - por María Márquez Torres
Siguiente Crítica / El aniversario del maestro (Café Zimmermann) - por Abelardo Martín Ruiz

Selector de temas