Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El aniversario del maestro (Café Zimmermann) - por Abelardo Martín Ruiz

Madrid - 29/03/2021

Como consecuencia de las diferencias existentes entre los calendarios juliano, empleado en la Alemania de la época de Bach, y gregoriano, empleado en la actualidad en el mundo occidental, se han producido históricamente determinadas inconcreciones en relación a la fecha específica de nacimiento del compositor germano, comprendiendo la del día 21 de marzo en el calendario juliano y la del día 31 de marzo en el calendario gregoriano, pese a que tradicionalmente se ha asignado la primera de las mismas, estableciéndola en ambos calendarios, como la oficial para determinar su efeméride, una cita representativa debido a que en la misma, además de conmemorar este acontecimiento, se encuentra asignado el Día Europeo de la Música Antigua como reconocimiento a la figura de uno de los músicos más destacados de la historia de la música occidental, quien abordó prácticamente todos los géneros en el compendio de su producción mediante un lenguaje puramente personal que incrementó todos los parámetros característicos del estilo barroco hasta conformar el máximo exponente de su período.

El Centro Nacional de Difusión Musical, a través de su ciclo Universo Barroco, ha comprendido entre su programación de la presente temporada un concierto extraordinario celebrado el pasado domingo día 21 de marzo en el Auditorio Nacional de Música de Madrid en el que la formación Café Zimmermann, que adquiere su nombre del famoso establecimiento que el músico frecuentaba durante su permanencia en Leipzig, ha ofrecido un programa con la integral de sus seis conciertos de Brandeburgo como un particular homenaje, una colección de obras dedicadas al margrave o marqués Christian Ludwig de Brandeburgo en las que el autor muestra una inagotable variedad de recursos desde las diferentes instrumentaciones y desde los planteamientos tanto formales como estructurales, evitando cualquier atisbo de uniformidad en unos modelos italianos procedentes de los denominados concerti grossi, caracterizados por la distinción entre un ritornello, interpretado por un tutti de instrumentos, y diversos episodios idiomáticos, de exigentes demandas técnicas, destinados a un conjunto de solistas con disposiciones que cambian entre los mismos conciertos.

La propuesta de la agrupación comprendió una presentación de las partituras en un orden modificado respecto al de la propia numeración de las mismas, ubicando tanto a la mitad como en la conclusión los dos primeros conciertos, que se encuentran escritos para una combinación instrumental mucho más numerosa. La sonoridad se encontró perfectamente determinada en todo momento, con un correcto balance entre los grupos tanto de solistas como de acompañantes, alternando entre algunos miembros estas funciones, una precisa afinación, construida sólidamente desde los instrumentos destinados al bajo continuo, una adecuación consistente a la resonancia de la propia sala sinfónica y un abundante espectro de gamas, matices y colores que captaron afectivamente la capacidad sensorial de todos los asistentes al evento. Las intervenciones de los solistas se hallaron a un nivel realmente destacable, con magníficas aportaciones de ambos concertinos en el cuarto y en el quinto concierto, de las violas en el sexto concierto, de todo el conjunto instrumental de cuerda en el tercer concierto, posiblemente el que transmitió una energía considerablemente más impactante con motivo de la elección de unos tempi brillantes, con aportaciones realmente destacables por parte de todos los solistas, del traverso en el quinto concierto y tanto de los oboes como de la trompeta en el primer y en el segundo concierto respectivamente, unas ejecuciones formidables que pusieron el colofón a la culminación de una maravillosa tarde de hermosa música, cercana a una duración de dos horas sin interrupción, que fue generosamente reconocida por el abundante público presente.

Abelardo Martín Ruiz

CENTRO NACIONAL DE DIFUSIÓN MUSICAL

CAFÉ ZIMMERMANN

Domingo 21 de marzo de 2021

19:00 horas

Auditorio Nacional de Música de Madrid

JOHANN SEBASTIAN BACH (1685-1750)

Conciertos de Brandeburgo

Foto © Elvira Megías / CNDM

144
Anterior Crítica / Un ollo de vidro, en mirada sesgada hacia el serialismo - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / Andrè Schuen: el heredero - por Francisco Villalba

Selector de temas