Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Un impactante Shostakovich

Las Palmas - 11/12/2019

La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria tiene una larga tradición en la interpretación de las sinfonías de Shostakovich, encabezada por las magistrales interpretaciones ofrecidas hace años de la Sinfonía nº 5 por Rostropovich y la nº 13 por Barshai, ambos conocedores de primera mano del gran autor soviético. Aunque hacía algunas temporadas que no aparecía en sus programas, la OFGC ha vuelto a Shostakovich con la monumental Sinfonía nº 8. Para la ocasión también retornó un viejo colaborador de nuestra orquesta, Carlos Kalmar, que siempre ha dado excelentes resultados con el conjunto grancanario, ratificados nuevamente en esta ocasión con una espléndida interpretación de una de las cumbres del sinfonismo del siglo XX.

El director uruguayo, supo dotar al primer movimiento de su carácter amenazante y premonitorio, ejemplar el desempeño de la cuerda grave, con sucesivos crescendos que incrementaban la tensión preparando el aterrador clímax, apaciguado en una coda escasamente complaciente, liderada por la extraordinaria corno inglés. Los dos scherzos sucesivos, cortantes y ácidos, nos mantuvieron en el filo de la navaja, propiciando el lucimiento de los solistas de madera y metal en sus numerosas intervenciones. Para el adagio, Kalmar reservó los acentos más dolientes, generando un clima obsesivo que parecía no tener fin con la incesante repetición del motivo principal en forma de Passacaglia en cellos y contrabajos, desembocando en el engañoso movimiento final, donde tras un inicio que parecía aportar algo de luz, volvimos a las tinieblas con nuevas intervenciones de los solistas incluyendo a la concertino, para concluir con una coda alucinada, en la que la batuta supo plasmar la disolución de una música hecha jirones, manteniendo la tensión hasta el acorde final.

La Obertura de El sueño de una noche de verano de Mendelssohn había iniciado la velada buscando el máximo contraste con Shostakovich, en una interpretación bien delineada que contó con una respuesta instrumental algo dubitativa.

Juan Francisco Román Rodríguez

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Carlos Kalmar.
Obras de Mendelssohn y Shostakovich.
Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

273
Anterior Crítica - Sánchez-Verdú: La chute de la maison Usher
Siguiente Crítica - FeMAUB: El Festival de Música Antigua del futuro

Selector de temas