Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Tubes & Sticks

Madrid - 05/11/2018

Los conciertos de cámara que auspicia los Orquesta y Coro Nacionales de España bajo el epígrafe general de Satélites, con asidua participación de sus propios profesores, comenzaron su andadura esta temporada. Y lo hicieron, como corresponde a un ciclo que trata de sorprender con propuestas entrelazadas, con un programa dinámico y variopinto donde percusión y trombones, trombones y percusión en amor y compaña, fueron absolutos protagonistas.

Si en las tres páginas intermedias, a su aire, lucíanse con independencia los unos de los otros, del solo al dúo, trombones y percusión, en las dos obras que abrían y cerraban velada, demostraron un inspirador potencial conjunto, en cierto modo previsible dada la plasticidad de sus instrumentos protagonistas.

Entre las conjuntas: para empezar, Ich selbst (Yo mismo), de Francisco Coll, hizo confluir ambas familias en un tríptico conciso de breves piezas, formales y contrapuestas; simétricamente, para concluir, un nuevo tríptico, esta vez más en punta, de Paul Sarcich: Music for Tubes and Sticks, con títulos bien explícitos de sus resueltas pretensiones (Meditación / Confrontación / Celebración). Una estimulante paleta tímbrica, bien aparejada, dispuesta y cumplida con un realce y vistosidad que se correspondiera, además, con su privilegiada posición como colofón de programa.

Entre tanto, obras con las citadas tímbricas emancipadas y relativamente homogéneas: una inquieta y sorpresiva Basta para trombón tenor, de Folke Rabe, en un lenguaje atrevido sí, pero inteligible; el jazzístico Duo concertante para los dos trombones, en un lucido y espinoso envite rítmico y, ya para los dos percusionistas, L'Aube Enchantée (El alba encantada), basada en el raga Myan-Ki-Todi de un Ravi Shankar distintivo, modal y atmosférico en eficaz adaptación de Joan Castelló para marimba y vibráfono.

Una ocasión, pues, excepcional de escuchar las ricas posibilidades expresivas del trombón a solo y dúo, resueltas aquí en amor y compaña, con una siempre sugerente, llamativa y multiforme percusión.

Luis Mazorra Incera

BRASSDRUM: Juan Carlos Matamoros -trombón tenor-, Francisco Guillén -trombón bajo-, Joan Castelló y Rafael Gálvez -percusión- y José Francisco Martínez -didgeridoo-.
Obras de Coll, Rabe, Sarcich, Schnyder y Shankar.
OCNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

331
Anterior Crítica - Los satélites… de «Schubertiada»
Siguiente Crítica - Beethoven… ¡Emperador!

Selector de temas