Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Todos somos mestizos - por Genma Sánchez Mugarra

Bilbao - 19/10/2022

Fandangos da comienzo a nuestro concierto de hoy de la Sinfónica de Bilbao. Roberto Sierra, compositor nacido en 1953 en Puerto Rico, construyó esta pieza a partir de una obra para piano de Antonio Soler. La orquesta, con ampliación en su sección de metales y percusión, resultó un poco estridente en algunos momentos.

En alguna ocasión se ha criticado a este músico por su carácter excesivamente puertorriqueño, como si esto fuera un demérito para cualquier creación. Este compositor, alumno de Ligeti, utiliza el fandango para esta obra pero recordemos que es un baile no solo europeo (maldito y recurrente eurocentrismo) sino también caribeño e incluso un típico baile vasco. ¿Qué opinarían estos simplones críticos de Mozart que lo incluyó en sus Bodas de Fígaro? Mestizaje cultural.

De Isaac Albéniz, que nació en Gerona en 1860, hemos disfrutado su Suite española. Desde muy joven recorrió América y se empapó de sus melodías y ritmos y con ellos y los de diferentes comunidades españolas escribió esta pieza para piano orquestada por R. Fruhbeck. Creación de gran dificultad que la BOS ha interpretado con gran sutileza culminando con una habanera cubana. No olvidemos que en aquella época Cuba era una provincia más de España.

Evencio Castellanos nos ha ofrecido su obra Santa Cruz de Pacairigua. Autor nacido en 1915 en Venezuela, fue alumno de Abreu  (creador del Sistema de orquestas venezolano) y creó la pieza para la construcción de una pequeña iglesia. Se aprecian, en la orquesta, con brillantez,  los instrumentos de viento y, sobre todo, la percusión. Comienza con  la trompeta y mucho ritmo, luego un momento de calma lleno de misticismo, para culminar con una gran fiesta final.

Violinista y director mexicano, Prieto, nacido en 1965, ha llevado la orquesta con gran empatía. La labor del maestro no se debe limitar a dar información lógica a sus músicos sino, también, contagiar su emoción a  la orquesta y al público y Carlos Miguel Prieto lo ha conseguido: haciendo mención al divino mestizaje y, sobre todo, al regalarnos una preciosa música de su país. Pura fiesta.

El artista invitado era Yamandú (Precursor de las aguas) Costa virtuoso  de la guitarra de siete cuerdas: violao. Brasileño, nacido en 1980, nos ha ofrecido, primero, su Concerto de Fronteira , orquestado por su compañera Elodie Bouny (compositora venezolana nacida en 1982, guitarrista clásica y arreglista), al no conocer él la técnica de la escritura musical.

El primer movimiento es un himno al encuentro de culturas. El segundo movimiento es más lento y nostálgico y el tercero recrea la vida de los contrabandistas, escena viva dedicada a  su padre.

Yamandú posee una forma peculiar de tocar: da la sensación de que la guitarra y la orquesta están tocando dos melodías distintas, que al instrumentista le cuesta formar parte del grupo, que reivindica su libertad. Disfrutó en la pieza que nos ofreció después previa mención al gran músico brasileño Tom Jovim al que considera su maestro.

Este compositor, arreglista, y  uno de los padres de la Bossa Nova, comentaba que “Los hombres levantan las fronteras pero los pájaros vuelan por encima de ellas”. Las aves y la música.

Genma Sánchez Mugarra

 

Orquesta Sinfónica de Bilbao

Carlos Miguel Prieto, director

Yamandú Costa, violao

Música de R.Sierra, Y.Costa/E.Boundy, I. Albéniz/R.Fruhbeck y E. Castellanos

Palacio Euskalduna de Bilbao

272
Anterior Crítica / Bartok y el placer del dolor - por Juan Gómez Espinosa
Siguiente Crítica / La JONDE mantiene su calidad y aporta un estreno absoluto - por José M. Morate Moyano