Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Todo -o casi todo- tiene arreglo

Madrid - 26/06/2018

Un vistoso y lucido concierto coral con abundante material orquestal arreglado para hasta cuatro pianos y un rico despliegue percusivo, tuvo por protagonistas en programa: del lado compositivo, a Stravinsky y Prokofiev, y del interpretativo, al Coro Nacional de España junto a los pianistas Sebastián Mariné, Andrey Yaroshinsky, Sergio Espejo y Jesús Campo, hasta ocho percusionistas y las voces de Elena de la Merced, María Luisa Corbacho, Gustavo Peña, Josep Miquel Ramón y Pedro Llanera, todos dirigidos, en las obras corales, por Miguel Ángel García Cañamero.

Los dos primeros pianistas citados dieron vida a un completo y cabal arreglo para dúo de pianos de la Suite orquestal de 1919 de El pájaro de fuego. Un generoso y comprometido preludio instrumental que preparaba, con el ardor, candidez y resolución que le son propios -y se mantuvieron en esta versión-, el primer plato fuerte coral de la tarde en ésta su “primera-parte-Stravinsky”. Un primer plato coral ofrecido esta vez con todas las de la ley, en una de las instrumentaciones originales -la definitiva- del propio Igor Stravinsky: Las bodas. Pieza deliberadamente cruda, aún hoy, por su destemplanza y automatismo rítmico, insistente y penetrante tesitura y tono de recitación, acentuado por una contundente interpretación de invariable pulso tético. Impulso que se transmitiera, en su “segunda-parte-Prokofiev”, al arreglo de la celebrada cantata de ascendencia “fílmica” de Serguei Prokofiev: Alexander Nevsky. Obra de intenso dinamismo que subiera al estrado tras el descanso, con parejo y destacado elenco coral y, sobre todo, instrumental. Conmovedor, una vez más, solo de mezzosoprano en la profunda voz María Luisa Corbacho en un papel ciertamente agradecido para quien lo encarna con solvencia por su contenido dramático y, sobre todo, por su impactante, aún hoy también, resolución canora.

Luis Mazorra Incera

Solistas vocales: Elena de la Merced, María Luisa Corbacho, Gustavo Peña, Josep Miquel Ramón y Pedro Llanera. Piano: Sebastián Mariné, Andrey Yaroshinsky, Sergio Espejo y Jesús Campo. Percusión: Juanjo Guillem, Rafael Gálvez, Eloy Lurueña, Néstor Pamblanco, Alejandro Tur de Carlos, Quique Peña, Jordi Sanz y Guillermo Masiá. Coro Nacional de España / Miguel Ángel García CañameroObras de Prokofiev y Stravinsky.
OCNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid. 

Foto: Elena de la Merced.

373
Anterior Crítica - Virtuosismo e improvisación hindúes
Siguiente Crítica - Carmen vuelve de nuevo

Selector de temas