Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Pacho Flores al trote del trompeterío (Real Filharmonía de Galicia) - por Ramón G. Balado

Santiago de Compostela - 01/06/2021

Prueba de la excelente afinidad del trompetista venezolano Pacho Flores, formado en la Escuela de Abreu, en esta nueva visita en la que acapara la atención por el estreno en España del Concierto para trompeta del sueco Christian Linderg, y que se añade a las piezas que suelen ir parejas, las oberturas Otelo Op 93, Carnaval Op. 92 y En el reino de la naturaleza Op. 91.  

Fresca queda la memoria de su visita en la que nos dejó el Concierto de otoño para trompeta y orquesta, de A. Márquez o las Danzas latinas para trompeta y orquesta de Efraín Orcher o el registro con nuestra orquesta en el que incluía Cantos y Revueltas de su firma o el Invierno Porteño de Piazzolla, compositor del que nos dejó como bis la pieza Revirado, conmemorando su centenario.

El espacio contemporáneo está en su horizonte, con autores como  Roger Bautry, Giancarlo de Castro, Santiago Báez, J.C.Núñez o Sergio Bernal y reconocidos como Arturo Sandoval o Paquito D´Rivera. Su primera experiencia, había sido La trompeta venezolana y es firme su confianza con la firma valenciana de instrumentos STOMVI. Cantos y Revueltas, obra suya a nuestra disposición, merece una valoración del propio trompetista, los Cantos se refieren al canto de los cabestreros españoles  y las Revueltas, son una de las más de 300 manifestaciones que tiene el joropo- danza tradicional-, de una época colonial. En el  Concierto para trompeta (Akbank Bundka) llegará a usar hasta ocho instrumentos, para contribuir en mayor gama a los recursos tímbricos, una de sus señas de identidad en beneficio de las diferencias ostensibles entre las piezas elegidas. Precisamente, el apoyo técnico lo recibió de su casa de confianza, la valenciana STOMVI. Puro ejerció de versatilidad sonora para una obra en el formato clásico de tres tiempos y que manejan con prestancia un tratamiento muy actual y asequible.

Pacho, en lo referente a otra de las obras de Lindberg, un concierto mano a mano con Ximo Vicedo, traía a colación la manera en cómo  evolucionó el proyecto en beneficio de todos, gracias al envío de algunos embriones recibidos, núcleos de ideas apenas trazadas, de las que se tomarán y escogerán por votación las que mejores resultados ofrezcan. Efectivamente, un proyecto en complicidad entre las partes interesadas. También Linberg les hacía partícipes de bocetos que iban surgiendo, ya desde los inicios de la obra, apuntando ideas y detalles. A esas dificultades, habrán de añadirse las de la propia orquestación. Caballos mágicos resulta un despliegue sonoro a paso forzado y que resulta un paseo a buen trote a modo de fantasía ecuestre y mitológico que nos llevaba a lomos de arquetipos y razas: Pegasus, los ibéricos Andalusian y Lusitano, una estirpe salvaje como el Equus ferus, la raza americana Appaloosa y la árabe Shagya.

Quiso Paul Daniel despedir la temporada con esta insistencia de la importancia concedida a la naturaleza, el amor  y la vida, reflejadas precisamente en el tríptico del moravo. Antoni Dvorak, con la serie de las oberturas: En la naturaleza Op. 91, Carnaval Op. 92 y Otelo Op. 93- la primera escuchada y de pinceladas sombrías tal cual corresponde al drama shakespereano-, compuestas entre 1891/2, antes de ser estrenadas en Praga en la primavera de 1892, y aunque diferentes, son como un tríptico, con el aliciente pretendido de servir a la recreación sonora de la naturaleza, la vida y el amor. Carnaval, se llamó en un principio Carnaval de Bohemia. En la naturaleza, resulta una respuesta a la pieza de Smetana titulada Cerca de los bosques de Bohemia. En la naturaleza, idea de apacible serenidad  melódica en sus dominios eslavistas, contrapuesta al Carnaval Op. 92, dentro de un aire festivo en tres partes, en las que el Allegre vigoroso, cincelaba con gracia el imaginativo diálogo entre el corno, la flauta, los violines y el clarinete.  

Ramón García Balado

Pacho Flores. Real Filharmonía de Galicia / Paul Daniel

Obras de Christian Lindberg y Dvorak

Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela      

237
Anterior Crítica / La importancia de un buen director musical - por Juan Francisco Román Rodríguez
Siguiente Crítica / Al filo de la navaja (Orquesta Nacional de España) - por Luis Mazorra

Selector de temas