Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Naturaleza musical en la ciudad - por Luis Suárez

Barcelona - 16/11/2022

Desde primera vista tres obras números uno del panorama musical, asimismo de tres autores imprescindibles de todos los tiempos, todas ellas basadas en obras líricas de gran belleza y que emanan naturaleza de sus entrañas. La “Obertura Las Hébridas" de Mendelssohn, bajo una interpretación muy fina y colorida, tomado en un tempo bastante sosegada, y con un comportamiento sensato, sacando toda la belleza que su partitura contiene.

Compuesto entre 1761 y 1765 para Joseph Weigl, un talentoso violonchelista de la orquesta Esterházy de Haydn , este “Concierto nº1 para violonchelo” se supuso perdido hasta 1961, cuando apareció en el Museo Nacional de Praga entre documentos originarios del castillo de Radenin. Se exige un alto virtuosismo del violonchelista, como en las sinfonías Sexta, Séptima y Octava (en las que Haydn proporcionó solos especialmente para Weigl). Lo que Haydn no proporcionó son cadencias autenticadas para el primer y segundo movimiento; lo que Nadège Rochat supo aprovechar para sacar todo su talento, incluso emulando a un Glen Gould sacando el canto compaginado con las cuerdas de su violonchelo. El primer movimiento, marcado Moderato, comienza con un tema cortés y confiado con ritmos punteados; en cambio, el segundo tema es más suave y sinuoso, estableciendo un ambiente más lírico. La exposición orquestal levemente sincopada termina con ritmos lombardos al final de la introducción orquestal. Cuando el violonchelo entra y toma el mando de los temas, lanza el primer tema con un acorde de do mayor resonante, eventualmente presentando cada melodía de una manera cada vez más ornamentada. El desarrollo involucra al violonchelista en un intenso trabajo de pasaje derivado del tema principal, mientras que las reapariciones del segundo tema permiten al solista cantar más expansivamente. Haydn trabaja a través de los grupos temáticos en secuencia dos veces antes de llegar a la cadencia y una breve coda derivada de los compases iniciales del movimiento.

El Adagio prescinde de los oboes y trompas de la orquesta, dejando que el solista emerja del sonido de la orquesta de cuerdas con una nota larga y poderosamente expresiva. El primer tema noble, algo melancólico, requiere un tono especialmente fuerte del violonchelo, mientras que su tema de respuesta requiere dobles paradas. La sombría sección central del movimiento se deriva de un tema casi tan austero como el de una sonata de iglesia barroca, pero alienta al violonchelista a tocar con un tono cálido y expresivo. La tercera sección es una repetición abreviada de la primera. Por último, viene un final de Allegro molto que sigue bastante la forma de ritornello que se encuentra en muchos conciertos de Vivaldi. La orquesta establece un tema flotante que se repite, como en un rondó, a lo largo del resto del movimiento. Como en el movimiento lento, casi siempre que entra el violonchelo, sale de la orquesta con una sola nota larga; esta vez, sin embargo, la nota larga se metamorfosea en una escala de Do mayor rápidamente ascendente. Sin embargo, aunque se espera que ejecute intrincados pasajes de registro alto que incluyen escalas rápidas, la violonchelista también tiene la oportunidad de interpretar frases melódicas de un lirismo excepcional.

Dadas las impresionantes credenciales de Nadège Rochat, pese a su juventud, con una amplia experiencia en interpretación, su forma de tocar es decididamente entregada, generalmente fluida, dentro de lo que la rigidez del clasicismo impone, con falta de líneas fluidas, excelente conexión entre los cruces de cuerdas y la sensación de que cada nota conduce elegantemente a la siguiente. Los movimientos exteriores cobran vida. Los aspectos técnicos de la interpretación son amplios con la entonación sólida, la producción de sonido en general es enérgica, nada vacilante y llena de confianza.

La “Pastoral” de Beethoven fuera interpretada por la orquesta de una manera profundamente poética, hermosa y elegantemente encantadora, como sus características indican. El Allegro ma non troppo de apertura de es animado, pero no demasiado rápido, su Andante con mosso es relajado, pero no sonámbulo, y su Allegretto de cierre es un himno ambulante idealmente realizado a Dios y toda la creación. Una vez dentro de la programación de la orquesta y de nuevo con una interpretación entregada y agradecida por parte del público asistente.

Luis Suárez

 

Nadège Rochat, violonchelo.

Franz Schubert Filharmonia. Thomas Rösner, director.

Obras de Mendelssohn, Haydn y Beethoven.

Palau de la Música, Barcelona (13/11/2022)

100
Anterior Crítica / La viuda negra - por Javier Extremera
Siguiente Crítica / Steven Isserlis, o la sabiduría de la madurez - por Juan Francisco Román Rodríguez