Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Mística y magnética: del enjambre al laberinto - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 04/03/2023

El Errant Swarm (Enjambre errante, en una traducción literal de relativa aliteración) de Ariadna Alsina, estreno y encargo del CNDM para nueve instrumentos y electrónica en vivo, ofreció de inicio una textura, un "enjambre" como reza su titular, que, a fuerza de variar con planteamientos deterministas y aleatorios combinados, creó un manto, nube de eventos rica en técnicas instrumentales escogidas ad hoc. Una reflexión creativa a cuenta de la caracterización de estratos sonoros y su continuidad pedal.

Con arranque y final desde una electrónica incardinada en el conjunto, pareció proponer una narrativa inversa. Un artificio primordial, alfa y omega de donde surge y aboca todo aquel entramado móvil, todo aquel… enjambre errante.

Enjambre y exordio para un concierto propuesto y traducido puntualmente por el Plural Ensemble dirigido por Fabián Panisello, cuyos versados músicos se citan en el faldón.

Y Panisello, precisamente, con su Meister Eckhart: Mystical song para soprano y ensemble, fue el síguiente eslabón; un eslabón "místico" para este engranado programa.

La soprano Anna Davidson lució sobremanera su papel estelar en una obra que parece evocar, con magisterio, lógica y fluidez musicales impecables, la estética expresionista atonal vienesa.

Una estética a la que el propio idioma alemán y su singular fonética, le resultan consustanciales. Tensas interválicas, canto y voz hablados con interacciones transversales, en una trama bien trenzada y convincente.

Magnetar… Magnetische Episoden para clarinete y Ensemble, de David Moliner, también estreno y encargo del CNDM, partía de una rica paleta de multifónicos para un clarinete en principio, errante... Al menos en su presentación y entrada protagonista.

Nuevamente una obra para mayor gloria de su virtuoso solista, el clarinete Jörg Widmann que expresó tanto más a solo, sobre su instrumento, que en la obra que lo sostiene. Un magnetismo, pues, que siguió a la mística.

Llegamos, así, del propio Jörg Widmann, ya como autor, a su Labyrinth IV para soprano y ensemble en estreno en España. Una brillante síntesis de todo lo escuchado hoy en este sólido programa, a través de la convergencia simultánea de su director e integrantes del grupo, de la solista vocal y del propio compositor.

Ya desde una primera y contundente intervención, un alarde de recursos vocales puestos al día, con tesituras exigentes, por la solista Anna Davidson, verdadero eje medular y cúspide de esta obra de Widmann.

Un concierto con un planteamiento coherente y progresivo, y, generosidad y detalle en su oferta virtuosa in situ.

Luis Mazorra Incera

 

Anna Davidson, soprano, y Jörg Widmann, clarinete. David Moliner, percusión, y Ariadna Alsina, electrónica.

Plural Ensemble: Lope Morales, flauta; Carlos J. Casadó, clarinete; Alberto Sáez, fagot; José Chanza, trompa; Carlos Roda y Carlos Higón, trompetas; Fabián Llácer Giner, trombón; Ema Alexeeva y Pablo Kirchner, violines; Ana María Alonso, viola; Mikolaj Konopelski, violonchelo; Eduardo Anoz contrabajo; Eloy Lurueña, percusión; David Gordo, acordeón; y Duncan Gifford, piano. Fabián Panisello, director.

Obras de Alsina, Moliner, Panisello y Widmann.

CNDM-SERIES 20/21. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.

Foto © Rafa Martín

160
Anterior Crítica / God Save the Queen - por Gonzalo Pérez Chamorro
Siguiente Crítica / Sokolov y Purcell - por Juan Berberana