Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La SMADE y Raquel Andueza resplandecen en Estella - por Félix Soto

Estella-Lizarra - 12/09/2023

El viernes 1 de septiembre me trasladé a la preciosa ciudad navarra de Estella para dar buena cuenta de los extraordinarios hechos que allí estaban apunto de acontecer en torno al universo de la música antigua, y no debo dejar de mencionar la tremenda tormenta que me dio la bienvenida, quizás la más espectacular que he presenciado jamás, con un aparato eléctrico descomunal que atemorizaba los ánimos de todas y cada una de las resguardadas personas allí presentes, que daban una apariencia irreal y desolada de la jovial localidad navarra, a la vez que presagiaban un desolador discurrir de las inminentes IV Feria Internacional de Música Antigua y de la 54 edición de la Semana de Música Antigua de Estella.

Pues bien, la poderosa luz que irradia Raquel Andueza, actual directora de la Semana de Música Antigua de Estella (SMADE), asimismo presidenta de la Asociación Española de Grupos de Música Antigua (GEMA) y vicepresidenta de la Red Europea de Música Antigua (REMA), además de ser uno de los puntales de la interpretación historicista de nuestro país, como afamada soprano de música antigua y responsable y codirectora de su grupo La Galanía, se encargó de erradicar firmemente estas amenazas climatológicas minimizando sus consecuencias que atenazaban con deslucir los acontecimientos, demostrando un férreo control sobre los  numerosos eventos con unas sabias y exitosas tomas de decisión que han logrado un feliz discurrir de estos intensos diez días dedicados a la música antigua. Debemos mencionar asimismo al eficaz y profesional equipo del que Raquel Andueza ha sabido rodearse, nombrando especialmente a Fabiana Sans Arcílagos y a Román Prim, asistente de dirección artística y jefe técnico de la SMADE respectivamente, como parte esencial de este éxito.

La IV Feria de Música Antigua (FEIMA), organizada por la Asociación Española de Grupos de Música Antigua (GEMA), asociación conformada por más de 60 agrupaciones del floreciente y activo panorama de la música antigua español, desarrolló tres intensas jornadas en las que participó, además la flor y nata del panorama europeo de la música antigua, a través de la presencia de un nutrido grupo de profesionales europeos reunidos en torno a la Réseau Européen de Musique Ancienne (REMA) y a su fabulosa presidenta, Veerle Declerck, que enmarcó a la Feria Internacional de Música Antigua entre sus múltiples proyectos y actividades, lo que permitió la asistencia y participación de programadores, promotores, trabajadores y directores de festivales europeos de países como Francia, Bélgica, Suecia o Polonia.

FEIMA alojó en el Hotel EXE de Zizur Mayor a las decenas de participantes, tanto españoles como europeos, de sus jornadas, y un eficaz servicio de autobuses los trasladó entre Zizur y Estella. La inauguración de la feria internacional tuvo lugar el viernes 1 de septiembre en el Salón de Actos de la Escuela Municipal de Música “Julián Romano”, a cargo de Raquel Andueza, Adèle Fourcade y Agathe Créac’h, coordinadoras de REMA, a la que sobrevino el primer Grupo de Trabajo de las jornadas, denominado Estrategias de comunicación I, que permitió a los músicos y trabajadores del sector profundizar en uno de los aspectos más importantes y a veces descuidados aspectos que acompañan al hecho musical, la prensa, sus publicaciones y sus repercusiones, diálogo en el que intervinieron muy locuazmente los periodistas del sector Gonzalo Pérez Chamorro, editor de RITMO, María del Ser, profesional de Radio Clásica y Susana Castro, directora de la revista Melómano.

Tras una breve pausa para el café, se abordó un segundo Grupo de Trabajo titulado Estrategias de comunicación II, perfecta continuación del anterior, en la que Marcos Blanco, creador y director de MBH Comunicación, empresa líder y una de las más prestigiosas actualmente que desarrolla planes de comunicación en el ámbito cultural a través de estrategias diferenciadoras y contenidos audiovisuales únicos para su difusión en los medos de comunicación y canales corporativos, aspectos fundamentales a tener en cuenta por los artistas a día de hoy, en un mundo en el que las redes sociales y los canales de comunicación son aspectos ya factores fundamentales de cualquier hecho artístico actual.

La primera jornada de FEIMA debió de concluir con una Jam Session al aire libre en la Plaza de San Martín a cargo de los músicos miembros de GEMA, innovadora e ilusionante actividad que tuvo que ser suspendida por las tremendas inclemencias climatológicas del momento, algo que incluso el deslumbrante poder de Raquel Andueza y de su equipo no pudieron evitar.

Tras este aleccionador y dinámico día, el autobús trasladó a los participantes a su hotel de Zizur Mayor, mientras que los demás concurrentes pudieron disfrutar de la variada oferta gastronómica y de ocio de la Ciudad del Ega para después alojarse en sus acogedores alojamientos.

El segundo día de estos encuentros, de mismo número que día del mes, 2 de septiembre, comenzó temprano, a las 8:15 h. de la mañana con el traslado de las ilusionadas personas a Estella desde Cizur en donde comenzaron junto a los demás implicados en un divertido y aleccionador Taller de danza barroca en la Casa de Cultura “Fray Diego” a las 9:00 h.,  impartido por el bailarín Jaime Puente, especialista en Danza Tradicional y bailarín de danza española, también profesor de folklore, quien a través de un ameno e interesante taller despertó y movilizó los cuerpos de los asistentes, obligándoles a bailar danzas como la pavana, bailes tan importantes y tan ligados a la música antigua, tanto en contexto histórico como en contenido y trascendencia intrínsecos del propio hecho artístico que interrelaciona dos materias hermanas, la música y la danza de época, tan inseparables como deliciosas.

La Escuela de Música “Julián Romano” acogió de un modo providencial y desinteresado al resto de las actividades del día, incluida la comida, debido una vez más a la lluviosa climatología incesante.

La primera mesa redonda de la jornada, bajo el título España a la vanguardia de la digitalización, inteligencia artificial y recuperación del patrimonio, reunió a dos personas altamente implicadas en el mundo de la digitalización del hecho artístico, de sus recursos y de su memoria, a Enrique Valverde, máximo responsable de la empresa Repertorium (Researching and Encouraging the Promulgation of European Repertory through Technologies Operating on Records Interrelated Utilizing Machines) que opera en España y Francia, y a Teresa Delgado, Jefa de Servicio de Partituras en la Biblioteca Nacional de España, en el Departamento de Música y Audiovisuales. A través de una detallada presentación de sus proyectos respectivos, los ponentes deslumbraron y aleccionaron a los asistentes sobre la trascendencia y el providencial futuro que las nuevas tecnologías están desarrollando en una materia tan aparentemente tradicional como la música antigua.

A continuación, se exhibió la primera muestra de las presentaciones en vídeo que muchos de los grupos de música antigua asociados a GEMA realizaron para la ocasión, pudiendo así mostrar ante el nutrido y experto grupo de personas asistentes a FEIMA su interesante y prolífico trabajo, algo que fue alabado desde todas las secciones asistentes de los múltiples lugares, tanto nacionales como europeos.

La comida para toda la concurrencia se organizó en las amplias y modernas instalaciones de la histórica sede de la Escuela de Música “Julián Romano” gracias a la generosa aportación económica de REMA y consistió en un delicioso arroz, al que siguieron unos tradicionales y artesanos dulces navarros.

Con los estómagos contentos los asistentes reanudaron las constantes actividades con la primera de las mesas redondas de la tarde, denominada España en Europa, la cual contó con la docta intervención de cuatro personalidades que trabajan tanto en los países de la Unión Europea como en España realizando un inestimable trabajo en y por Europa. Estas personas fueron nada más y nada menos que Veerle Declerck, presidenta de REMA; Raquel Andueza, presidenta de GEMA y vicepresidenta de REMA, Pablo Eulate, coordinador de Música de Acción Cultural Española y Daniel Tarrida, miembro de FestClásica y director del Festival Bachcelona, todos ellos moderados por la periodista de Radio Clásica María del Ser. Todos ellos charlaron en una docta mesa redonda de inagotable contenido que contuvo temas tan interesantes y fundamentales para cualquier persona relacionada con la cultura como son la situación actual de España como miembro de la Unión Europea en el ámbito cultural o sus relaciones laborales a través de las distintas visiones de los estados a través de las estrategias culturales que se dictan desde Bruselas.

La última de las mesas redondas de la tarde consistió en una aproximación más técnica al ámbito laboral artístico bajo el título de Estatuto del artista en España y la intermitencia en otros países. ¿Cómo viven los músicos? Moderados por Joan Bosch, miembro de la junta de GEMA, flautista y director de Acadèmia 1750, la práctica e interesante ponencia fue desarrollada por Guillem Arnedo, presidente de Unión de Músicos, asociación profesional y sindical de músicos, y por María José Cardona, abogada especializada en gestión musical y máxima responsable de la Asociación MusicArts. Desarrollaron y explicaron el estado de la redacción actual del Estatuto del Artista, norma en constante desarrollo pero que todavía en una precaria situación, y en la que se han depositado vitales esperanzas para la homologación de la situación laboral de los profesionales españoles del mundo artístico con el resto de Europa.

El acto central de la FEIMA concluyó con una segunda muestra de los vídeos, también denominados showcases, desarrollados por los grupos asociados a GEMA para su difusión entre los diversos asistentes.

Este día se solapó con el comienzo de la 54ª Semana de Música Antigua de Estella. A su primer concierto, a cargo del grupo Artefactum, pudieron asistir todos y cada uno de los asistentes a FEIMA, además de contar con la asistencia del público habitual del festival. Del festival en sí hablaremos un poco más adelante. Vayamos con orden y concierto, que los acontecimientos han sido muchos, variados y formidables.

La jornada de clausura de la Feria Internacional de Música Antigua trasladó de nuevo matutinamente a los asistentes a Estella para comenzar con otro Taller de danza barroca en el que Jaime Puente volvió a hacer las delicias de todos los feriantes, que se hicieron partícipes de lo importante que es realizar ejercicio o actividad física e incorporarla a nuestros hábitos diarios, y si es a través de algo tan artístico, lúdico y precioso como lo es la danza barroca, pues mejor que mejor.

Mientras se desarrollaba este segundo taller de danza, los miembros de GEMA pudieron tener encuentro con los diversos programadores que se encontraban en Estella, a través del Café-encuentro con programadores organizado para la ocasión en la Escuela de Música “Julián Romano”. Así, responsables de algunos de los festivales e instituciones más prestigiosos de España y Europa pudieron charlar y conocer en persona a los responsables de algunos de los grupos de música antigua que conforman GEMA, alabados unánimemente por su calidad artística y por la fuerza y originalidad de sus programas y propuestas artísticas.

Pero el domingo no había hecho más que comenzar, y tras este café-encuentro comenzó la primera mesa redonda programada, la titulada Cultura y turismo: programación en entornos poco comunes que ponen en valor el patrimonio natural e histórico de la España vaciada. La intervención de tres infatigables luchadores de por y para la cultura en situaciones y entornos a priori muy desfavorables fue toda una enseñanza formidable para un público entusiasmado con los ponentes. Estos, coordinados por Paula Brieba del Rincón, tiorbista y miembro de Dolce Rima, fueron Concha Hernández, directora del Festival Lo Sagrado (Cerro de la Mesa de Navarrevisca, Ávila) y Ellas Crean, Josep Barcons, director del Festival Espurnes Barroques (Cataluña central) y Marisol Boullosa, directora del Festival Música Barroca de la Ribera Alta (Ribera Alta de Navarra).

La segunda de las mesas redondas programadas tuvo como moderador a Juan Portilla, vicepresidente de GEMA, flautista y director artístico de Delirivm Musica, bajo la denominación de Programación: contenido, valor y puesta en escena, dio la palabra a programadores de ciclos de conciertos y directores de festivales que dieron respuesta a lo que percibe y diseña un responsable artístico de un festival, ciclo o institución, acercándonos a su visión, a sus valores y a sus necesidades, pero también a su problemática y a sus dificultades. Para ello FEIMA contó con la inestimable presencia de Miguel Ángel Marín, director del programa de música de la Fundación Juan March, Andoni Sierra, director de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, miembro de FestClásica y Juan Manuel García Calvo, director de la Semana de Música Antigua de Logroño.

FEIMA no pudo ni quiso concluir sus aleccionadoras mesas redondas sin poner sobre la mesa la infatigable lucha que las mujeres llevan protagonizando en este y en todos los ámbitos de la vida para poder llegar a una situación de total igualdad con sus compañeros hombres. Pero para demostrar que esto está todavía muy lejos de alcanzarse, pudimos comprobarlo con el interesante y reivindicativo diálogo impartido por Pilar Rius Fortea, presidenta de la Asociación Mujeres en la Música y por Cándida Martínez, directora del Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez Blanco. Estuvieron moderadas por Lucía Martín-Maestro Verbo, musicóloga y directora de Egeria y el encuentro estuvo enmarcado bajo el título Mujeres en la música: presencia femenina ¿cuota o realidad? Los asistentes, como en el resto de mesas redondas, pudieron usar el turno de palabra y entablar un interesante y fructífero diálogo con las ponentes, que llamaron la atención, una vez más, sobre la falta de igualdad existente en el mundo de la música antigua, en todos sus ámbitos, tanto a nivel interpretativo como en su estructura y organización.

La Feria Internacional de Música Antigua concluyó con un aperitivo/comida informal en las instalaciones de la Escuela Municipal de Música “Julián Romano”, poniendo de manifiesto el cordial diálogo existente entre todos sus participantes y el fabuloso ambiente creado en estos tres días de frenéticas e interesantísimas jornadas.

54 Semana de Música Antigua de Estella

La 54 Semana de Música Antigua de Estella tuvo en su edición de 2023 un hilo conductor, marca de la casa creada por su directora, Raquel Andueza, y que tantas alegrías ha dado al fiel público que disfruta de sus conciertos de primera calidad internacional. Para esta ocasión, el leit motiv unificador del ciclo fueron Los Siete Pecados Capitales, bajo el título Los Siete, Gula, Lujuria, Avaricia, Ira, Soberbia, Pereza, Envidia. Cada concierto estuvo dedicado a un pecado capital concreto, y demostró que el mundo de la música antigua sigue siendo tan rico, poderoso y sugerente como un programador desee, y que sus límites están lejos de alcanzarse. El público pudo disfrutar de nueve conciertos en su formato tradicional en las sedes de la Iglesia de San Miguel y del Convento de Santa Clara, de un concierto matutino para los residentes de la Residencia San Jerónimo, más los tres conciertos que ofreció la denominada Generación SMADE, sección de formidables grupos jóvenes del festival que compiten para obtener los premios del festival. Además de todos estos eventos, la ya tradicional inauguración del Festival corrió a cargo de los Campaneros de la Catedral de Pamplona, con su espectacular tañido/concierto de las campanas entre todas las iglesias que pueblan la espectacular ciudad de Estella/Lizarra.

Los conciertos estuvieron a cargo de los conjuntos, músicos y artistas Artefactum, Qvinta Essencia, Producciones Maestras, Ludovice Ensemble, Michel Godard & Ursula S. Yeo, Ayres Extemporae, I Gemelli, El León de Oro y los extraordinarios conjuntos seleccionados provenientes de toda Europa que participaron en Generación SMADE.

RITMO no pudo asistir a la totalidad del festival, y por falta de espacio y por la salud mental del lector hará un resumen de los tres primeros conciertos a los que sí pudo asistir.

El primero de estos tres conciertos corrió a cargo del grupo Artefactum el sábado 2 de septiembre de 2023, en la fantástica Iglesia de San Miguel Arcángel, edificada entre los siglos XII y XVI. Su extraordinaria acústica y apabullante belleza relegaron al Convento de Santa Clara como sede principal del Festival. No obstante, este convento ha sabido mantener al menos un concierto en cada edición, puesto que, aunque se trata de un edificio con mucho menor aforo, su acústica también es de una calidad formidable para acoger conciertos de música antigua o de cualquier otro tipo de música.

Artefactum regresó a Estella por tercer año consecutivo por solicitud expresa del público estellés e inaugurando el festival. Todo hacía presagiar un concierto memorable y así lo fue. El tema encargado por la directora del festival al grupo -con lo que está consiguiendo confeccionar un festival único, delicatessen o de autor, como quieran ustedes denominarlo- no podía ser de mejor gusto para un conjunto que se dedica a la música de la Edad Media: La Gula. Este pecado capital hedonista al máximo es de sobra bien sabido que multitud de músicas y poemas están dedicados a su disfrute en esta época. El placer mismo de comer y de beber ocupan cientos de manuscritos medievales que fueron formidablemente llevados a la práctica por Artefactum en un programa conformado mayormente por Cantigas de Santa María del rey Alfonso X el Sabio, pero en el que también tuvieron cabida la música de los hoy afamados manuscritos denominados Carmina Burana, más conocidos por el gran público por la puesta en música de algunos sus textos por Carl Orff como parte de su cantata de 1936. El programa incluyó, asimismo, alguna danza de un manuscrito londinense, el afamado Tourdion francés que ensalza las consecuencias de la embriaguez o algunos contrafacta adaptados por el propio grupo sobre poemas de Epicuro o pegadizas melodías de Alfonso X con textos explícitamente profanos exaltando al dios Baco.

Todo este ramillete de singulares y bien avenidas ideas fueron sabiamente conjuntadas por Artefactum, quienes demostraron porqué llevan más de 30 años subidos a un escenario dedicándose a la música medieval. Como si de un legendario grupo argentino de humor en su gira de despedida por los escenarios se tratara, el conjunto sevillano supo meterse en el bolsillo al público que abarrotaba la iglesia estellesa mediante el sabio uso de una rica instrumentación -organetto, zanfoña, rota, cornamusa, viola, flautas, chirimía, gaita y múltiples percusiones- en una suerte de cinco miembros que además de multi-instrumentistas son a su vez cantantes. Debemos reseñar que la técnica de canto empleada no es escolástica o culta, busca más bien un acercamiento al canto tradicional o popular.
La impronta que estos 30 años ha dejado en estos 5 carismáticos músicos ha conformado un grupo que bien pudiera llenar noches seguidas teatros con su último espectáculo. Así, con una dosis de humor superlativa y con una afinación exquisita, imprescindible al tratarse de un grupo cuya base es la monodía (aunque se enriquezca monumentalmente con el empleo de estos instrumentos antes señalados) bien debemos reseñar algo de cada miembro de Artefactum. José Manuel Vaquero actúa como desternillante maestro de ceremonias con una vis teatral y cómica difícil de encontrar en un escenario de música antigua, mientras canta o toca de un modo absolutamente orgánico la zanfoña o el organetto. Alberto Barea es quizás la voz más educada del conjunto, y quien además de destacar con su registro de tenor con una dicción del texto impecable, es poseedor de una expresividad superlativa, que hacen amenas, divertidas y hasta cortas las largas estrofas de las arcaicas músicas interpretadas. Su técnica instrumental de la rota y sobre todo de la cornamusa le permiten disfrutar y hacer disfrutar de las melodías al público. César Carazo es un músico al que conocemos desde hace muchos años en los escenarios y quien ha dejado su impronta en múltiples grupos de música medieval. Su facilidad con la que se desempeña en su querida viola es de sobra conocida, y su expresividad, buen gusto y buena dicción de sus afinadas melodías rivalizan con la gran voz de Barea en las estrofas, permitiendo que sean ambos los que se alternen. como solistas en las estrofas de las largas piezas. Ignacio Gil destaca en su fulgurante pulsación y dominio técnico en las flautas e imprime un conmovedora e imponente fuerza sonora en el desempeño de la gaita. Por último, pero no menos importante, el alma mater del conjunto recae en Álvaro Garrido en la percusión, quien actúa como verdadero motor rítmico e impone un rotundo y seguro tactus a cada una de las obras.

Cada pieza fue magistralmente explicada al público con anterioridad a su interpretación, algo muy de agradecer para la comprensión de sus textos, algo tan importante en este repertorio y particularmente en las Cantigas, sobremanera cuando en el concierto el festival no ha puesto a disposición de la audiencia los textos de las obras. Como curiosidad, debemos reseñar que en la propina actuó junto Artefactum la soprano y directora del festival, Raquel Andueza, junto a la familia Carmona, encargada del espectáculo de campanas que previamente abrió la Semana.

El concierto del día siguiente, el del domingo 3 de septiembre, estuvo dedicado a la Lujuria, y para ello contó con la presencia de uno de los conjuntos vocales de cámara de más calidad de nuestro país, Qvinta Essencia, formación estable formada por Èlia Casanova, soprano, Hugo Bolívar, alto, Albert Riera, tenor y Pablo Acosta, bajo. Este cuarteto vocal fue incrementado en un miembro, por exigencias del programa, y pudimos disfrutar del conjunto en calidad de quinteto, con la incursión en sus filas de la soprano Olalla Alemán. Para la ocasión nos deleitamos con uno de los músicos más sublimes de la historia de la música y concretamente de uno de los géneros que con más sabiduría y genialidad cultivo, los madrigales profanos, concretamente de la producción que contiene algunos de sus textos más explícitamente amorosos de un modo terrenal, que han sido denominados por ello por la musicología moderna como madrigales eróticos.

Estas gemas de la literatura poética de exquisitos textos de autores como Torquato Tasso, Girolamo Casoni, Giovanni Battista Guarini, Ottavio Rinuccini, Ridolfo Arlotti o Maurizio Moro, que posteriormente fueron puestos en música por Claudio Monteverdi, pertenecientes en este concierto a sus libros de madrigales Primo, Secondo, Terzo y Quarto deben su esencia a la palabra, por lo que consideramos un error considerable por parte del festival o de sus organizadores la no inclusión de sus textos en ninguna parte, tanto en los programas de mano (que fueron a lo largo de todo el festival exclusivamente virtuales u on line) como en la no implementación de un sistema de sobretítulos o de la explicación por parte de alguna persona, perteneciente o no al grupo vocal que actuó esa noche, de los textos. Un madrigal es la poesía puesta en música por definición, y debemos señalar esta carencia.

En el estricto plano musical y de expresión de los textos Qvinta Essencia demostró un nivel muy alto que hace unas décadas era impensable para un grupo vocal de cámara español, máxime cuando estamos reseñando un festival por el que han actuado en sus más de cincuenta ediciones las máximas leyendas de este tipo de formaciones y músicas. La soprano titular del conjunto, Èlia Casanova posee esa luz tan especial que solo algunas personas poseen y que inundan cada frase que interpreta, en demasía cuando está concentrada al máximo. Su cristalino timbre y perfecta afinación no fueron en ningún momento preeminentes en un tipo de música que busca siempre el diálogo con las demás voces y que está al servicio del texto y de la música en conjunto o de cámara. En este aspecto, Qvinta Essencia dio toda una lección de esta búsqueda y de hacer música de cámara en mayúsculas.

El diálogo entre sus miembros y el respeto por lo planos sonoros y la búsqueda de una articulación idéntica por cada uno de sus miembros fue una máxima a lo largo de todo el concierto. Olalla Alemán fue el perfecto tándem de Casanova como soprano segunda dado el timbre más oscuro de su voz, aunque ello no fue obstáculo para que demostrara en toda la velada una facilidad en el agudo, mostrando un volumen algo generoso en ocasiones. Hugo Bolívar cumplió con el difícil rol de ser esa voz intermedia de este repertorio que tiene un registro muy difícil para la mayoría de voces, puesto que en ocasiones se asemeja al de sus colegas féminas, en los fragmentos a tres voces superiores, pero que debe mantener todo el cuerpo de una voz de alto con plenos graves que en ocasiones requiere la partitura, sobremanera en los pasajes que comparte con las voces de tenor y bajo. Sus interpretaciones son siempre una dicha de frescura, implicación y vitalidad. El tenor Albert Riera demostró en todo el concierto su gran solvencia como músico de conjunto, atesorada por su trabajo con grandes conjuntos europeos de un modo constante y numeroso, lo que confiere al conjunto español una figura de gran experiencia en su especifica labor. Su gran facilidad en el agudo y templanza escénica fueron asimismo reseñables. Pablo Acosta dotó a Qvinta Essencia de la pasión necesaria por el repertorio actuando como director en un repertorio que debe prescindir de esta figura, sobremanera al tratarse de este repertorio que tanta libertad debe asumir cada miembro, pero que dotó al conjunto de la claridad y precisión que muchas veces echamos en falta en los grupos sin director, por muy afamados y experimentados que sean. Así, las cadencias y los acordes finales fueron una absoluta delicia en cuanto a conjunción, tempo, equilibrio sonoro y claridad funcional. Además, la voz de Acosta aportó un precioso timbre aterciopelado y unos graves muy sólidos especialmente cuando escuchamos grados conjuntos descendente hacia el grave. Las palabras de Acosta al finalizar el concierto fueron toda una declaración de amor por la música y por el compositor de la velada, Claudio Monteverdi antes de interpretar esa fabulosa obra de arte que es Sfogava con le stelle, algo que agradecemos de corazón en estos tiempos de grandes egos y de suprema exaltación de las supuestas vidas perfectas unipersonales en redes sociales.

El último de los eventos a los que pudo asistir RITMO en esta edición de la Semana de Música Antigua de Estella fue el programado para el lunes 4 de septiembre y dedicado a La Avaricia. En esta ocasión utilizamos expresamente el vocablo evento, al no tratarse de un concierto de música al uso, sino de una función teatral en la que la música antigua ocupó un papel protagonista. La compañía de teatro Producciones Maestras que dirige la actriz Ana Maestrojuán fue la encargada de dar vida a la productiva imaginación de la directora del festival, al tratarse de una adaptación de la afamada comedia teatral de nuestro teatro del siglo de oro de Pedro Calderón de la Barca La codicia rompe el saco. Empleando instrumentos propios de la época y músicas de la misma, combinados con una adaptación en español actual del texto original, Producciones Maestras ofreció un espectáculo que acerca el teatro del siglo de oro al público de un modo amable, divertido e ingenioso. Muchas veces el alejado vocabulario de nuestro siglo de oro dificulta la comprensión de cualquier obra de esta época para el actual público.

Esta barrera desapareció completamente, y el público congregado en una iglesia convertida en corral de comedias disfrutó de lo lindo con unos intérpretes que de manera automática y natural conectaron con una audiencia acostumbrada a los conciertos de música antigua, pero que fue todo un éxito al comprobar cómo puede programarse con inteligencia este repertorio teatral enmarcado en un prestigioso ciclo de conciertos internacional de música antigua. Los intérpretes seleccionados para la ocasión por Maestrojuán fueron reputados músicos de gran solvencia que llevaron a buen puerto la interpretación de las obras inteligentemente seleccionadas por el tiorbista Jesús Fernández Baena para la velada. Se escucharon a modo de música incidental composiciones de Andrea Falconieri, Lucas Ruiz de Ribayaz, Franceso Radesca di Foggia, Juan Hidalgo y Anónimos. Piezas como La suave melodía y su corrente, Con esperanzas espero, Si vos pretendéis quererme, Tanta copia de hermosura, Vuestra belleza, señora, me tiene confuso el mirar, Solo es querer o Il spiritillo brando, fueron la banda sonora perfecta para enmarcar históricamente los renovados textos de una obra de Calderón de la Barca que demostró su actualidad, el amor por interés en desprecio del amor verdadero.

Al actor Iker Bengoetxea le correspondió cargar con la mayor parte de la responsabilidad escénica, puesto que el resto del elenco estaba conformado por músicos profesionales. Este compromiso actoral no fue ningún obstáculo para Bengoetxea, ya que pudimos comprobar que se trataba de un excelente artista poseedor de grandes dotes de comunicación y expresividad, de una gran naturalidad y con buena dicción del texto, algo fundamental que muchos de nuestros “grandes” actores olvidan con demasiada frecuencia. La acertada utilización de la microfonía a un volumen muy adecuado ayudó sobremanera a la comprensión de un texto en las reverberantes naves del templo estellés, perfecto para la realización de conciertos, pero no ideado para la representación de obras teatrales.

La puesta en escena estuvo desprovista de casi cualquier elemento escenográfico y con unos escasos pero muy acertados componentes escénicos, y a través de su empleo ingenioso por parte de Maestrojuán, se logró la perfecta comprensión de la trama de enredo que Calderón imagina, mediante unas amenas y necesarias explicaciones de Iker Bengoetxea, convertido en narrador y en intérprete de muchos roles, de la práctica totalidad de los personajes de la novela, apoyado en sutiles elementos simbólicos asignados a cada rol. Debemos decir, no obstante, que Bengoetxea no estuvo solo como actor principal de la comedia, sino que el gran músico Iñigo Casalí, instrumenta y cantante, demostró su gran dote actoral personificando a muchos de los roles femeninos de la obra con su enorme vis cómica que cautivó de inmediato e hizo las delicias del público.

En el plano estrictamente musical, la velada fue espléndida, con el ya mencionado Íñigo en su faceta de excelente tenor de voz natural y de precioso timbre, además de demostrar su absoluto dominio técnico y virtuosismo en las flautas de pico. Manuel Vilas y Jesús Fernández Baena fueron un bajo continuo de absoluto lujo que puso un preciosista color armónico a las gráciles melodías que Casalí desempeñaba, tanto en lo instrumental como en lo vocal.

EL público salió del espectáculo con una gran sonrisa, y la actual directora puede anotarse el tanto de volver a acertar de nuevo con otra innovación más que aúna espectáculo y disfrute a una de las citas decanas e imprescindibles de nuestro panorama musical español.

El resto de los conciertos que se programaron en la presente edición de la Semana de Música Antigua de Estella me consta que fueron de un nivel absolutamente fantástico y que contaron con el beneplácito absoluto de su fiel público.

Por todo esto, estamos deseando que llegue la edición de 2024. Seguro que la actual directora nos sorprenderá con el mismo nivel de calidad mostrado hasta la fecha.

por Félix Soto

 

IV Feria Internacional de Música Antigua (FEIMA) de la Asociación Española de Grupos de Música Antigua (GEMA), del 1 al de septiembre de 2023, Estella (Navarra).

Sedes: Escuela Municipal de Música “Julián Romano”, Plaza de San Martín, Casa de Cultura “Fray Diego”.

54ª Semana de Música Antigua de Estella, del 2 al 10 de septiembre de 2023, Estella (Navarra).

Sedes: Iglesia de San Miguel, Residencia de San Jerónimo, Casa de Cultura “Fray Diego” y Convento de Santa Clara.

 

Foto: Raquel Andueza, directora de la Semana de Música Antigua de Estella (SMADE), presidenta de la Asociación Española de Grupos de Música Antigua (GEMA) y vicepresidenta de la Red Europea de Música Antigua (REMA) / © Txisti Flin

437
Anterior Crítica / Libertades personales y efectismo - por Enrique Bert
Siguiente Crítica / El sueño de Poliphilo por Huelgas Ensemble de Paul van Nevel - por Ramón G. Balado