Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El sueño de Poliphilo por Huelgas Ensemble de Paul van Nevel - por Ramón G. Balado

Brión (A Coruña) - 13/09/2023

Inicio de Espazos Sonoros con el Huelgas Ensemble de Paul van Nevel, con un programa de resabios mitológicos y evocaciones ancestrales El sueño de Poliphilo. De tal historia se nos cuenta que el relato podrá tener aspectos en común con el Liszt de Après une lecture du Dante; Fantasía quasi sonata-Años de peregrinación-, y que remite al Hypnerotomachia Poliphili, atribuido al fraile dominico Francesco Colonna (1432/1527), truculenta historia en la que el protagonista vive sometido por una pasión arrebatada, a la búsqueda de su amada-pura de devoción platónica- y que encuentra acomodo en el programa que se nos reservaba. Paul Van Nevel, procede en sus fundamentos de la Schola Cantorum Basiliensis y pronto mostró preferencias por el género de las polifonías flanco-flamencas, a partir de sus profundos estudios de los recursos que aportaban los documentos de archivos y bibliotecas, en período de recuperación. De su docencia, tendrán noticia en el Swelinck Conservatory (Amsterdam), la Musikhochchlule (Hannover) o el Nederlands Kamerhoor.

Destacan trabajos como el dedicado a Johannes Ciconia, Nicholas Gombert  y las gloriosas transcripciones de músicas renacentistas, para la editora Bärenreiter o su libro de investigación The Landscape of the polyphonist: the world of the Franco-Flemish School 1400-1600, por el que recibió el Luc Verbekeprijs (2019), al que se añade el honorífico de la Ac. Charles Cros, el Choc de l´année y el Cannes Clasical Award y el Diapason d´Or, por Les trésors de Claude Lejeune, ampliables al Wolfgang Rihm: ET LUX; The mirror of Claudio Monteverdi; el Francesca Caccini: La liberazione di Ruggiero dall´isola d´Alcina o En Albion, con un Opus Klassik, del año pasado.

The Huelgas Ensemble, su hijo natural, grupo que conocemos por otras ilustrativas visitas, goza de un reconocimiento universal, en este espacio de los medievos y renacimientos, basados en profundos estudios, sin que les impida acercarse a temáticas contemporáneas- Wolfgang Rhim o James McMillan-, y que les llevó a sentar cátedra por los certámenes de absolutas exigencias: Lincoln Center; Fundaçao Calouste Gulbenkian; Berliner Philharmonie; Proms londinenses o en lugares de curioso arraigo como el pintoresco Talant (Borgoña); La Cité de la Musique (París), repartiendo muy a su gusto, por monasterios o iglesias, que ayudan a la recreación de ambientes propicios para sus polifonías. Constancia queda por los compositores elegidos: De Rore, Ferrabosco, Palestrina, Dufay, Lassus, Ashwell y maestros del polifonismo de época, con refrendo en firmas discográficas especializadas.

Huelgas Ensemble, estuvo integrado por  Hannah Ely y Malwine Nicolaus (sopranos), Helen Cassano (mezzo), los tenores Achim Schulz, Terry Wey y Ozan Karagöz; los bajos Sebastiaan Ammerlan y Andrés Soler Castaño, bajo la dirección de Paul Van Nevel, para un programa estimulante desde la primera pieza  en líneas generales por las atenciones al cuidado de las bellezas sonoras, producto y consecuencia de los lugares cuidadosamente elegidos, para otorgar la necesaria dimensión que reclaman los autores de aquellos tiempos. Cumplía a perfección esta igrexa de Sta María dos Ánxeles: estilo barroco de planta de una sola nave en cruz latina y bóveda de cañón.  Época de Petrarca, entre otros, en cuanto al Medievo tardío; el Ars subtilior, en su embriagadora tentación subyugante, que nos trasladará a la corte Papal de Aviñón; un Renacimiento en su ostentoso magisterio, propio de aquellas cortes que lo fomentaron, repartidas por el ámbito europeo, desde Italia a Francia, España, Inglaterra o los pequeños estados germánicos, precisamente representadas por músicos como Cipirano de Rore, Philippe de Monte, Luca Marenzio y una lista inagotable, que con fortuna fueron recuperándose a partir de los años sesenta. El madrigal como devoción imperecedera, al que serán fieles la mayoría de ellos; la evolución de un concepto de lo sensible, como resalta Marenzio- Solo e pensoso-, soneto sobre Petrarca, dotado de gran inventiva; un Laudi spirituali, del florentino Animuccia, estilo de pieza destinada a los oratorios privados;  otro Ave Maria- de Nicolas Craen (motteti veneciano), de la escuela de Ottaviano Petrucci o una chanson  de Guillaume Costeley: Noblesse gist au coeur du vertueux, un organista parisino en la corte de Carlos IX. Un salto de siglos, hasta llegar a Max Reger, obsesionado con el espíritu y talante de los polifonismos y contrapunto, receptivos en el tardorromanticismo, por el uso de las armonías ampliadas propias de Wagner y herederos. Valía como ejemplo de Max Reger, Der Mensch lebt und bestehet nur eine kleine Zeit (8 geistliche Gesäng , Op 138 (1914). Cerrando tan prolífico círculo, y de nuestro tiempo, Willem Ceuleers (1962), un holandés, dentro de esta tendencia renovadora de polifonismos con Io non so ben.

Programa que resumieron  anónimos como Alma che scarca- Libro primo delle laudi spirituali, Venecia, 1563- o Je sui trestout d´amour raimpli (anónimo chipriota de la Biblioteca Nazionale (Turin), c. 1380. Giovanni Animuccia (c. 1520/71), tuvo S´io mori´n croce per te (Il primo libro delle laudi, Roma (1563) y  Donec gratus eram tibi, del histórico Cipriano de Rore (1515/65), sobre la poética de Horacio, añadía detalles madrigalísticos en esta pieza procedente de  la München Bayerische Staatsbibliothek. Otro anónimo también  del Codex Chantilly (Museo Condé), D´ ardent desir/ Se fus d´amer/Nigra est sed fermosa.  Philippe de Monte (1521/1603) maestro flamenco de las últimas generaciones  con Fui preso, fui ferito, de Il decimosettimo libro degli madrigali a cinque voci (Venecia, 1595) y Ludwig Senfl (c. 1486/1543), la poética de Horacio repetía  en Mollis inertia (del Varia carminum genera- Nuremberg), de 1534.

Ramón García Balado

 

Espazos Sonoros

Huelgas Ensemble / Paul van Nevel

Obras de N.Craen, C. de Rore, L. Senfl, P. de Monte, G. Costeley, L. Marenzio, G. Animuccia, W. Ceuleers, M. Reger y anónimos

Igrexa de Santa María dos Ánxeles, Brión (A Coruña)

103
Anterior Crítica / La SMADE y Raquel Andueza resplandecen en Estella - por Félix Soto
Siguiente Crítica / Aida entre su séquito de aduladores - por Ramón García Balado