Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La misa imaginada de Antonio Vivaldi - por Simón Andueza

Madrid - 23/06/2023

La genialidad de la música instrumental de Antonio Vivaldi (1678-1741) es quizás uno de los fenómenos musicales más conocidos extraordinariamente por todo el planeta, comenzando por sus archiconocidas e interpretadas Cuatro Estaciones, que son, en realidad, los cuatro primeros conciertos para violín de la colección Il cimento dell’armonia e dell’inventione, obra que consta de un total de 12 conciertos, aunque debemos reconocer que los conocidos como las Cuatro Estaciones poseen ese ingenio tan único, original, detallista, inspirador, conmovedor y que posee unas melodías tan absolutamente contagiosas y arrebatadoras que las han hecho tan universales.

Además de estos conciertos para violín y orquesta, la música instrumental de Vivaldi posee unas melodías tan reconocibles, agradables, pegadizas y fáciles de escuchar por su armonía, que es universalmente interpretada y grabada exhaustivamente a lo largo y ancho del planeta, no sin razón.

Sin embargo, el concierto que hoy nos ocupa del genial compositor veneciano, está dedicado en exclusiva a su música sacra. Jerónimo Marín ha elaborado un original programa cohesionando tres piezas independientes, el Kyrie en Sol menor RV 587 a doble coro, el Gloria en Re mayor RV 589 y el Credo en Sol Mayor RV 592, fusionándolas, creando una misa imaginaria al estilo de otros autores que sí compusieron misas completas de un formato extenso, algo que no realizó Antonio Vivaldi. Ciertamente la fusión de estas tres obras funciona realmente bien, quizás sea por su característica armonía tan personal, pero a la vez tan agradable en su escucha e interpretación.

Los intérpretes de la velada fueron El Coro de la Fundación GSD (Cooperativa Gredos San Diego) y la Orquesta de la Universidad Carlos III (o UC3M). Es muy loable poder asistir a un concierto que muestra los preciosos valores que la música inspira a las personas, más aún si cabe cuando se trata de grupos no profesionales.

La Fundación GSD desarrolla actividades culturales, educativas, de ocio y de tiempo libre, y una de sus principales actividades fue la creación en 2012 del coro que lleva su nombre, dirigido desde su creación por Jerónimo Marín, y ha llegado a interpretar grandes obras sinfónico corales, como la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven, o el Carmina Burana de Carl Off, entre otras, además de ofrecer giras nacionales e internacionales. Además, mantienen una constante actividad pedagógica y de divulgación musical organizando encuentros corales. Es muy loable conocer que además el coro contribuye al compromiso social de llenar espacios de las personas que puedan sentirse desvalidas ante la soledad individual. Por todo ello, comprobar el entusiasmo, compromiso y dedicación en aprenderse a la perfección las piezas nada sencillas que Antonio Vivaldi ideara, es una muestra del tenaz y meritorio desarrollado parea tal evento. La ilusión y entusiasmo se sentían, además, por todos los rincones de una abarrotada iglesia de Santa Bárbara, seguramente ocupada de familiares y amistades de los intérpretes. La compleja textura a dos coros del Kyrie en Sol menor RV 587 fue acometida con total seguridad, mientras que el extenso y complejo Credo en Sol Mayor 592, con varias fugas, fue acometido con absoluta claridad. El afamado y siempre luminoso Gloria RV 589 fue el colofón a tan ilusionante velada.

La Orquesta UC3M forma parte de la actividad cultural que ensalza la música clásica desde la propia Universidad Carlos III, a través de un sistema de créditos que permite a los alumnos desarrollar parte de su actividad lectiva tocando en la orquesta. Este sistema ha permitido que decenas de alumnos que no se dedican en exclusiva a la música puedan participar de esta formación, a la vez que hay profesores y personas invitadas que pasan por sus filas.

Las dos solistas invitadas para la ocasión, la soprano Blanca Luca de Tena y la mezzosoprano Alejandra Acuña fueron muestras de un nivel musical excelente que ensalzó sus arias y duetos. Así, Blanca Luca de Tena, de emisión lírica y con un timbre fresco y luminoso destacó en el aria Domine Deus, mientras que la mezzo Alejandra Acuña demostró su gran profesionalidad, bello timbre y bonito fraseo en sus dos arias del Gloria, Domine Deus y Qui sedes ad dexteram patris.

La entusiasta ovación final de los asistentes dejó constancia de la conexión inmediata de esta bella música, acertadamente programada, ideada y dirigida por Jerónimo Marín.

Simón Andueza

 

Misa Imaginaria.

Blanca Luca de Tena, soprano, Alejandra Acuña, mezzosoprano.

Coro de la Fundación GSD, Orquestade la Universidad Carlos III.

Jerónimo Marín, director.

Obras de Antonio Vivaldi.

Iglesia de Santa Bárbara, Madrid. 18 de junio de 2023, 20:45 h.

206
Anterior Crítica / Frank Peter Zimmermann: un Elgar que recuerda a Kreisler - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / González-Monjas y Gerstein cerraron la temporada de la OSCyL - por José M. Morate Moyano