Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El venturoso estreno de una destacada directora - por Juan F. Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 30/06/2021

El debut de la veterana y prestigiosa directora y escritora Jane Glover con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria no ha podido ser más venturoso.

La británica eligió un programa Haydn conformado por tres sinfonía primerizas: las nº 6, 7 y 8 subtituladas La mañana, El mediodía y La noche que forman un tríptico tanto por su contenido programático evocador del transcurso del día, como por su estructura a medio camino entre la sinfonía y el concerto grosso, con importantes pasajes a solo para el concertino y diferentes solistas: cello, contrabajo, flauta, fagot y viola, encaminados a resaltar las cualidades de los integrantes de la orquesta del príncipe Esterházy de la que Haydn acababa de hacerse cargo.

Partiendo de un contingente de cuerdas mediano 10/8/6/4/3 al que se añadían parejas de flautas, (en las sinfonía 6 y 8 una sola flauta) oboes, y trompas, junto al clave, fagot y timbales, la directora británica nos ofreció un Haydn extraordinario, tanto por lo pulido de su ejecución, de prístina limpieza incluso en los pasajes más veloces, sin sonidos arrastrados ni pasajes emborronados, obteniendo un sonido ágil pero con cuerpo, como por el definido carácter otorgado a cada movimiento.

Glover supo elegir unos tempi razonablemente contrastados sin excesos de velocidad o languideces inapropiadas, donde todo fluía con naturalidad y sin rigideces, de tal forma que a la energía y vitalidad de los allegros iniciales, precedidos por un adagio introductorio, les seguía un adagio líricamente cantado sin caídas de tensión, algo que no todos las batutas están en disposición de plasmar, donde concertino y cello solistas efectuaban amplios diálogos a semejanza de los virtuosos dúos operísticos de la época, continuando con minuetos marcadamente danzables cuyos tríos incluían solos para instrumentos inusuales como el contrabajo y puntualmente el fagot o la viola, para concluir con un allegro final cargado de energía que finalizada  adecuadamente la pieza.

 Destacar la espléndida respuesta instrumental de la Filarmónica de Gran Canaria y de todos sus solistas, que en esta complicad temporada están superándose programa a programa, especialmente la concertino invitada Vera Martínez, el cello solista Diego Val y el Contrabajo Christian Thiel. Esperamos nuestra orquesta vuelva a contar con Jane Glover en próximas temporadas.

Juan Francisco Román Rodríguez 

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Jane Glover.

Obras de Haydn.

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

319
Anterior Crítica / La Extraviada (Palau de la Música Catalana) - por Josep Fadó
Siguiente Crítica / El mejor Schubert en el Festival de Granada - por Gonzalo Roldán Herencia