Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Descubrimiento de José Arriola

Santiago de Compostela - 05/11/2018

Arriola, personaje de relato por su truculenta biografía: niño prodigio, entorno familiar cargado de situaciones complejas y trayectoria profesional para reunir un apetitoso compendio que algún día tendrá su relator. Eran algunas de sus canciones el aliciente de la sesión, en la voz de un barítono, Ricardo Franco, de recursos fiables en este espacio lírico. Tres de las Seis sobre textos de A. Machado: El cadalso. La aurora asomaba, La primavera besaba y Epílogo, una recuperación a modo de primicia y formalmente trabajadas dentro de un estilo romántico sin alardes ni exigencias, con una orquestación que en ningún momento, pretende sobreponer sus argumentos sonoros. Siempre a la atención de su texto, en un grupo del que se perdieron algunas de ellas. Un mal que pesará sobre el conjunto de su legado, entre traslados y pérdidas de originales, como fue el caso de un concierto para piano, desaparecido en Berlín tras un bombardeo de la ciudad.  Tres textos cervantinos, y de ellos, Marinero soy de amor, ligeras variantes, si cabe, ya que la orquesta observaba mayor densidad de conjunto, pero firme en su criterio de austeridad, por mor de las exigencias de esas poéticas, en las que el más beneficiado, fue el barítono, pero también el más exigido.  

Una aventura de Don Quijote, de Jesús Guridi, siempre atento a divulgar la música de su tierra, en especial en el ámbito coral, o en las zarzuelas de gran arraigo como El caserío, La meiga. Pudo conocer el poema sinfónico de Strauss sirviéndole pues de argumento, pero en su caso, las armonías y la aproximación al folklore fueron decisivos, contribuyendo a una composición que sabrá dar cuerpo a los capítulos VII y IX, en los que transita el combate de nuestro Hidalgo y el valeroso vizcaíno Don Sancho de Azpeitia. La interpretación ayudó a apreciar las pretensiones del compositor vasco. Strauss, abría y cerraba sesión. El Preludio del Acto I, de Guntram, en sus partes sobre motivos temáticos y la oculta cita procedente de Tod und Verklärung, que nos ayudaba a entender cómo se las traía el autor o los Cuatro interludios sinfónicos de Intermezzo  Op. 72, que musicalmente a manera de equívocos, se nos fue relatando: Reisenfiber und Walzerscene; Träumerai am Kamine; Am Spieltisch y Fröhliche Beschluss. El vals y sus derivados en largos entrecruzamientos, son por ley y voluntad, el hilo conductor en una lectura del autor de Der Rosenkavalier.   

Ramón García Balado

Javier Franco. Real Filharmonía de Galicia / Maximino Zumalave. Obras de J. Arriola, R. Strauss y J.Guridi.
Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela (Ferrol y Vigo).

Foto: Maximino Zumalave, en los ensayos del concierto de Ferrol con la Real Filharmonía de Galicia.

435
Anterior Crítica - Singladura sin reposo
Siguiente Crítica - Tchaikovsky-125

Selector de temas