Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Decir y mostrar

Madrid - 03/10/2018

Todo un reto atreverse a iniciar una nueva temporada musical en Madrid un 1 de septiembre, sábado, conociendo los desajustes que las idas y venidas vacacionales provocan aún en esas fechas. Tal vez el éxito, el optimismo y la gran energía con la que la asociación El Canto de Polifemo concluyó el pasado ciclo musical haya mantenido el impulso y el coraje de los buenos desafíos.

Y acertó de pleno su feliz organizador Francisco M Quirce, en una apuesta fuerte y hermosa: esta vez la convocatoria reunía a dos grandes expertos en la música barroca francesa e italiana del XVII y XVIII: Eva del Campo (clave) y Guillermo Turina (violonchelo). Intérpretes de lujo para un delicado e interesante repertorio franco-italiano: Antonio Vivaldi, Élisabeth Jacquet de la Guerre, Joseph Bodin de Boismortier, Domenico Gabrielli, Francesco Geminiani y Jean-Baptiste Barriére.

Una vez más -como suele ser ya marca de la casa en estos conciertos de la iglesia de las Góngoras de Chueca- la pura ejecución musical estuvo acompañada de una certera labor pedagógica: breves y clarificadores intercalados donde los músicos proporcionan atinados detalles relativos a las piezas, los autores y sus curiosas biografías, así como la evolución musical (el campo de juego) de toda una época. En este caso, Guillermo Turina (que, no en vano, combina su faceta de cotizado intérprete con la labor musicológica e investigadora) supo comunicar al público tanto la rivalidad entre la tradición francesa y la italiana como la admiración mutua que en el fondo se profesaban, un hecho que, finalmente, dio lugar a una fértil hibridación y enriquecimiento recíproco. Pero junto al “decir” llegó el “mostrar”, y ambos músicos -con una actuación tan técnica y precisa como apasionada donde se requería- lograron hacer ver, escuchar, disfrutar y sentir un repertorio único y excelente.

Ernesto Calabuig

Les Goûts Réunis
Sonatas francesas e italianas para violonchelo y bajo continuo
Guillermo Turina (violonchelo) y Eva del Campo (clave)
Iglesia de las Mercedarias de Góngora
Ciclo El canto de Polifemo


Foto: Guillermo Turina (violonchelo) y Eva del Campo (clave).

401
Anterior Crítica - Elemental, querida Watson
Siguiente Crítica - “Divolgación”