Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - “Divolgación”

Madrid - 03/10/2018

Con desenfado -pero absoluto control de la situación- se presentó el espectáculo cómico-operístico de Yllana: The Opera Locos, en una sala rebosante del Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Eso sí, se hizo esperar unos minutos en su multitudinario arranque, antes de rematar así con contundencia y concisión lo que, sobre el programa, era el broche final y festivo -para todos los públicos y paladares- de su Festival de Verano de este año.

Una cascada musical y dramática perfectamente diseñada -sobre el papel- e interpretadas con solvencia -sobre las tablas-, de pequeñas escenas cómicas de apenas unos minutos, a vueltas con tres tenues hilos argumentales marcados siempre por la aparición ya sea como cita fugaz, caricatura o en versión más cercana al original de, al menos, alguna de las arias de ópera más célebres, mayormente de los repertorios italiano y francés (y algún coro…, como, sin ir más lejos, el de los esclavos de Nabucco con el que se rompía el hielo). Eso sí con alguna previsible incursión pop standard y sus crooners trufada por ahí.

El resultado a la postre, al margen de la evidente intención pedagógica o divulgativa -“divolgativa” se diría mejor aquí-, se vivió también desde la grada como un verdadero alarde actoral y canoro. En este sentido todos, los cinco “divos” sobre las tablas, rayaron a un nivel excepcional: ¡Chapeau! Cinco artistas con múltiples roles que, sin salirnos del orden con que los publicitara el propio teatro, fueron esta noche: María Rey Joly, Mayca Teba, Toni Comas, Enrique Sánchez Ramos y Jesús García Gallera.

Una apuesta escénica condensada en que la vis cómica, el mimo, la coreografía, el vestuario, el guion… en suma las facetas más dramáticas adquirieron pronto resuelto y feliz protagonismo. Un protagonismo al que, por otra parte, debiéramos estar ya más que acostumbrados por nuestra abundante y brillante tradición en este sentido. Aunque mejores tiempos se han vivido. Y en este contexto de constante parodia y esfuerzo por mantener la leve continuidad argumental, puede decirse incluso que aquellas arias que se interpretaron con mayor detenimiento, atención y observancia, que también las hubo y bien que se hicieron notar, no desmerecieron en absoluto de esta guisa delirante, sino que, incluso en alguno de los casos, emocionaron en su tragedia… ¿Sorpresa...? Relativa… Al menos hasta que -humor negro- le arrojaran al cantante desde un hombro del escenario…: ¡una soga!

Con tanta megafonía en ristre -al nivel “decibélico” con el que se trabajó no fue de extrañar que en algún momento fugaz llegaran a acoplarse micrófonos-, con tanta música instrumental pregrabada -nada más y nada menos que todas las intervenciones “de acompañamiento” o de orquesta (Verum)-, parecía lo más probable haberse alejado sin remedio de la turbación original de muchas de estas partituras aquí descontextualizadas. Pues no fue así.

Lo demás…, que ya a estas alturas pueden imaginárselo: la interactividad con el espectador -algo forzada por momentos pero eficaz para implicar a un público variopinto (y, por cierto, también relativamente afinado y dispuesto), la sobreabundancia de aplausos y demás demostraciones de satisfacción y afecto que premiaran todas y cada una de estas escenas, o el archi-consabido objetivo secular del enredo amoroso: “cada Juan con su Juana”…, no fueron obstáculo para disfrutar de un espectáculo, con dirección artística de David Ottone y Joe O’Courneen, intenso, concentrado e inteligente, que, ante todo, sirvió de pauta para hacer gala de una espléndida paleta de recursos de los citados cinco cantantes-actores (o viceversa). Y he de decir que, a tenor del éxito cosechado y de la propia apreciación, tras alrededor de hora y cuarto de representación frenética continuada, se podía perfectamente haber alargado algunos minutos más.

Luis Mazorra Incera

Reparto: María Rey Joly, Mayca Teba, Toni Comas, Enrique Sánchez Ramos y Jesús García Gallera. Creado y Dirigido por Yllana. Dirección Artística: David Ottone y Joe O’Courneen. Dirección Musical: Marc Alvarez y Manuel Coves. Idea Original: David Ottone (Yllana) y Rami Eldar. Coreografía: Carlos Chamorro. Escenografía: Tatiana de Sarabia, David Ottone y Yeray González. Iluminación: Pedro Pablo Melendo. Sonido: Luis López Segovia. Vestuario: Tatiana de Sarabia. Caracterización: Tatiana de Sarabia y ARTMAKERS. Música grabada por la Orquesta Sinfónica VERUM/ Manuel Coves. Coproducción de Yllana, Klemark Espectáculos Teatrales S.A y Rami Eldar.
The Opera Locos de Yllana.
Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Festival de Verano. Madrid.


Foto: The Opera Locos de Yllana.

 

558
Anterior Crítica - Decir y mostrar
Siguiente Crítica - Resolución y compromiso inaugurales