Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Tsinandali Festival 2019

Un festival en el corazón de la Ruta de la Seda

Noviembre 2019

Los melómanos viajeros estamos de enhorabuena. Disfrutar de una experiencia inolvidable en un destino musical de ensueño ya es posible en “Tsinandali Festival”. Georgia, el pequeño país del Cáucaso situado en el límite entre Europa y Asia; el mítico reino de la Cólquide al que viajaron Jasón y los argonautas en busca del Vellocino de oro; la tierra que acogió las antiguas caravanas de viajeros de la legendaria Ruta de la Seda y fascinó a escritores de la talla de Tolstoi, Pushkin, Steinbeck o Alejandro Dumas, inauguró el pasado 8 de septiembre un nuevo festival de música clásica en el entorno único del histórico Tsinandali Estate.

Un buen pretexto para viajar al corazón de la región vinícola georgiana y disfrutar de una nueva experiencia musical: 15 días de celebración de música clásica (del 8 al 22 de septiembre), rodeados de un paisaje de extraordinaria belleza en la restaurada finca Tsinandali, antigua residencia del príncipe poeta Alexander Chavchavadze, que hace doscientos años fue destino obligado de músicos, poetas y escritores que visitaban Georgia. Rehabilitación que ha sido posible gracias al apoyo filantrópico de George Ramishvili, fundador y presidente de Silk Road Group e impulsor del Tsinandali Festival. Fue Ramishvili quien viajó a Verbier para hablar del proyecto con los fundadores del festival suizo y directores artísticos del Tsinandali Festival, Avi Shoshani y Martin Engstroem. “Fui a ver el lugar y le dije que necesitaba una gran sala de conciertos, un gran hotel y otro más pequeño, y él dijo: ok, los construiré, y ¡lo hizo!”, cuenta Engstroem. “La ubicación era ideal. Un lugar de verdadera belleza, al lado de las montañas y rodeado de una impresionante naturaleza”, recuerda Shoshani.

Inauguración con Mahler

Lleno absoluto en el recién construido anfiteatro sobre las antiguas bodegas, semiabierto y con excelente acústica, que contó con la presencia de altas autoridades del país, incluida la presidenta de Georgia, Salomé Zurabishvili para el concierto inaugural del 8 de septiembre con la Sinfonía Resurrección de Mahler. Concierto que contó con las voces de la soprano china Ying Fang y la mezzo georgiana Ketevan Kemoklidze y estuvo a cargo de la recién formada Pan Caucasian Youth Orchestra (PCYO) bajo la batuta de Gianandrea Noseda: “Estoy particularmente entusiasmado con la creación de la PCYO.

Esto es lo que realmente me convenció de que el Tsinandali Festival será algo especial, porque a través de la música podemos tratar de desarrollar una nueva sociedad basada en la amistad y en el respeto, a pesar de las diferencias en política o religión”, dijo Noseda, director musical de la National Symphony Orchestra en Washington D.C. y la Ópera de Zúrich y ahora, de un festival que tiene como objetivo reunir a los mejores talentos de Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Turquía y Ucrania como símbolo de unidad transnacional en el Cáucaso, una región dividida y con graves tensiones políticas. 

Grandes directores

El director Jukka-Pekka Saraste y los israelíes Lahav Shani y Gabor Takács-Nagy fueron otras de las batutas presentes en el festival. La Verbier Festival Chamber Orchestra (VFCO), que compartió experiencias y ensayos con los jóvenes músicos de la PCYO, es otro de los pilares del Tsinandali Festival, incluyendo cinco actuaciones en esta primera edición. Su primer concierto, contó con la actuación estelar de Sir András Schiff y estuvo íntegramente dedicado a Beethoven, bajo la entusiasta dirección de su carismático director musical Gábor Takács-Nagy, que desde el pódium leyó una carta de Beethoven escrita mientras trabajaba en la Sinfonía n. 2.

En otra de las sedes del festival, el elegante Chamber Music Hall, se celebró el recital del joven y extraordinario pianista George Li, dedicado a Haydn, Beethoven, Chopin y Liszt: un alarde de virtuosismo, asombrosa destreza técnica y expresividad. El festival también incluyó actuaciones de otros famosos solistas de reconocido prestigio internacional, como los violinistas Pinchas Zukerman (que compartió pódium con Nagy al frente de la Verbier Festival Chamber Orchestra), Lisa Batiashvili y Renaud Capuçon; los pianistas Nicholas Angelich, Sergei Babayan, Itamar Golan, Nino Gvetadze, Denis Kozhukhin, Jan Lisiecki, Fazil Say y Yuja Wang; los violonchelistas Gautier Capuçon y Mischa Maisky; el clarinetista Martin Fröst; el barítono Thomas Hampson o el primer solista de mandolina en ser nominado para un Grammy clásico, Avi Avital.

Treinta eventos diarios, nocturnos y matinales de alto nivel musical, durante quince días, con un impresionante paisaje como telón de fondo, convierten al Tsinandali Festival en una auténtica joya musical en la región del Cáucaso y en una buena razón para viajar a este joven país euroasiático de pasado legendario.

por Lorena Jiménez

http://tsinandalifestival.ge/

Foto: Gianandrea Noseda dirigió a la Pan Caucasian Youth Orchestra el concierto inaugural con la Sinfonía Resurrección de Mahler.
Crédito: © Sopo Melikidze

405
Anterior Gustavo Díaz-Jerez
Siguiente VII Ciclo Internacional de Órgano