Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Nuria Núñez Hierro

Por Caminos inacabados

Marzo 2022

La compositora Nuria Núñez Hierro transita por Caminos inacabados, unos Unvollendete Wege transformados en la obra homónima, estreno absoluto y obra de encargo de la Orquesta y Coro Nacionales de España, que estrena la propia formación nacional este mes de marzo en su ciclo sinfónico. “Unvollendete Wege, en alemán, Caminos inacabados, es una pieza inspirada por el comportamiento de los enjambres en la naturaleza”, afirma Nuria Núñez Hierro, también compositora en residencia para el programa educativo de la Orquesta de la Radio de Berlín (Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin), para la que en junio estrena igualmente otra obra.

¿En qué momento de su vida artística y creativa se encuentra la compositora Nuria Núñez Hierro?

En un punto de equilibrio en lo personal y en lo creativo que me ha sido muy difícil alcanzar. Durante más de trece años he estado en movimiento, viviendo y trabajando en ciudades como Berlín, Los Ángeles o Roma. Creo que vivía y producía demasiado rápido y llegó un punto en el que el cuerpo y la cabeza empezaron a enviarme señales. A pesar de esto, si no llega a aparecer la pandemia, hubiera mantenido el ritmo porque el miedo a parar y a que no llegue más trabajo es algo que los compositores tenemos siempre muy presente. En los últimos años, el virus ha cambiado las reglas del juego para todos y, en mi caso, me ha obligado a un reposicionamiento que llevo mucho tiempo retrasando.

¿Para usted, qué es la composición?

Para mí componer es esencialmente realizar un viaje, dibujar un mapa de un territorio desconocido, describir sus rutas, anotar puntos de referencia y fijar sus fronteras. Me gusta entender todo el proceso creativo como el trazado de una cartografía de lo imaginario, un mapa que contiene el espacio donde habitan los sonidos abiertos en cada instante a lo posible, símbolos de las posibilidades infinitas. Wittgenstein hablaba que imaginar un lenguaje significa imaginar una forma de vida. Entiendo la composición de forma similar: los sonidos en movimiento dibujan geometrías vivas en el tiempo, organismos vivos que proporcionan coordenadas a nuestro oído, posibilitando la creación de una red de conexiones formales que moldean la memoria de cada oyente. 

Hablemos de lo más inmediato, este 18 de marzo estrena una obra de encargo de la Orquesta y Coros Nacionales de España, Unvollendete Wege

Unvollendete Wege, en alemán, Caminos inacabados, es una pieza inspirada por el comportamiento de los enjambres en la naturaleza. El tratamiento orquestal en el que conviven instrumentos, preparaciones, objetos sonoros como megáfonos y cajas de música y los propios intérpretes empleando su propia voz, tanto natural como modificada por los kazoos describe, al modo de las murmuraciones de abejas o de estorninos, texturas y colores donde los eventos individuales emergentes descubren su riqueza y diversidad. La pieza fue un encargo en plena pandemia y, ante la incertidumbre de su evolución, se me pidió adaptar la formación a las circunstancias que en ese momento imperaban. Por esto la cuerda está más reducida, lo que me ha permitido un tratamiento orquestal mucho más detallado y camerístico.

Como una actualización…

En los últimos años he vuelto a retomar intereses que estaban muy presentes al principio de mi carrera, cuando comenzaba a componer y compaginaba mis estudios de música con los de la carrera Veterinaria. Entonces nosotros estudiábamos a Maeterlink y La vida de las abejas (1901), que se ha convertido en un clásico y todavía hoy sirve de referencia en el campo de la apicultura. Siempre he pensado que todos en nuestra individualidad formamos parte de lo que Donna Haraway llama hoy redes ecológicas. Como cualquier sistema animal integrado por entes individuales establecemos relaciones de cooperación para sobrevivir en la naturaleza, del mismo modo que las abejas o los estorninos. Para algunos, estos mundos son insignificantes, pero nuestra vida depende de ellos y, además, nuestras sociedades reproducen sus comportamientos a mayor escala: migraciones, ejercicios de poder, mejoras de la especie, cadenas de recolecciones... El estudio de estos sistemas me resulta tremendamente inspirador y extrapolable en su magnificencia, por ejemplo, a las relaciones entre los timbres de la orquesta. Como el superorganismo del enjambre en movimiento, estos también son capaces de trazar una cartografía de geometrías audibles vivas en el tiempo descubriendo espacios sensoriales que el oído puede transitar y contemplar. Al fin y al cabo, creo que la música debe proyectar una mirada hacia el interior, hacia la propia naturaleza del sonido, para poder mirar después hacia fuera con mayor perspectiva y comprender un poco mejor el mundo que nos rodea.

Es compositora en residencia para el programa educativo de la Orquesta de la Radio de Berlín (Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin), para la que en junio estrena igualmente otra obra…

En esta temporada 2021-2022 soy compositora en residencia del programa educativo para público desde 3 años Rapauke macht Musik de la RSB Berlín. Durante esta residencia, que no sería posible sin el apoyo de la Embajada de España en Alemania, escribiré cuatro pequeñas piezas de cámara y una obra orquestal que verá la luz el próximo 19 de junio en la Haus des Rundfunk de Berlín, dentro de un programa muy especial. Mi obra Suite für einen Sommernachstraum consiste en cinco pequeñas piezas articuladas dentro de un contexto dramático muy concreto, donde hay una historia y la música traza un juego de espejos con fragmentos de El sueño de una noche de verano de Félix Mendelssohn.

Y entramos en terreno operístico, ya que su reciente ópera La Isla de 2020, que recibió el premio a Mejor Ópera y Premio del Público en los Young Audience Music Awards (YAM Awards), también está vinculada a jóvenes y a proyectos educativos…

Como compositora siento que tengo un compromiso no solo con la creación de nuevos públicos, sino también con la creación de nuevo repertorio para el público actual. Por esto llevo ya algunos años dedicando una parte de mi producción a intentar construir puentes que acerquen el lenguaje contemporáneo de la música a nuevos públicos. Así surgió la ópera de cámara Kleines Stück Himmel (Pequeño trozo de cielo) para público de dos a cuatro años, por encargo de Deutsche Oper Berlin que ha sido estrenada en 2016 y repuesta en 2019 y en la próxima temporada 2022-2023 en la Opernhaus de Wuppertal; el Musiktheater Bestiarium o la ópera de cámara con teatro de sombras El Sueño del Señor Rodari, producida durante mi estancia en la Real Academia de España en Roma.

Retrocedamos…

En 2016 tuve una idea para escribir una ópera sobre la emigración y el exilio que fue premiada por la Fundación BBVA con una de sus becas Leonardo para Creadores Culturales. Esto permitió que el concepto se convirtiera en proyecto y que un equipo de personas pudiera desarrollarlo y darle forma a través del texto, la escena, las videocreaciones y, por supuesto, la interpretación. De esta forma surgió La Isla, como una video-ópera de cámara para público desde once años que tuvimos la suerte de mostrar en escena en la edición de 2019 del Festival ENSEMS de Valencia. Al año siguiente la presentamos a los YAM Awards, los premios otorgados por Jeunesses Musicales International y RESEO (European Network for Opera, Music & Dance Education) a producciones musicales de vanguardia para jóvenes. No teníamos muchas esperanzas porque, al ser una producción independiente y no contar con el apoyo de ninguna casa de ópera, nuestros medios eran muy limitados. Además, competíamos con más de 70 producciones de 32 países diferentes. Sin embargo, parece que logramos convencer al jurado y al público que nos votó.

¿Cree que la música contemporánea se abre con mayor facilidad a oídos que no están tan acostumbrados a la historia de la música y sus clasicismos y romanticismos?

Sí, absolutamente. La audiencia joven no tiene todavía prejuicios en sus hábitos de escucha que puedan constreñir su percepción musical. Creo, por tanto, que no hay que mostrarles solo una parte de nuestra cultura musical, ya que son los más capaces de apreciar la gran diversidad de los lenguajes sonoros actuales. Ellos comprenden perfectamente que la música de una ópera escrita en 1791 no puede sonar igual que otra compuesta en 2019. Son los adultos los que reducen la paleta de experiencias estéticas indicando al niño lo que es ópera “de verdad” y lo que no. En Centroeuropa, el género de la ópera para niños se ha desarrollado enormemente, dando lugar a la creación de espacios de debate profesional y artístico para su visibilización. En muchos teatros de ópera la programación anual para jóvenes audiencias está sustentada en gran parte por obras de nueva creación, obras que toman en serio a este público y cuyo valor no se reduce solo a su valor pedagógico. De esta forma, el género comienza a superar las convenciones que llevan a considerar como “ópera de verdad” a aquella arraigada en el repertorio y se ha convertido, en realidad, en un verdadero laboratorio para el teatro musical contemporáneo del siglo XXI. Por esto, creo que es muy importante que los teatros de ópera asuman la responsabilidad de abrir nuevas sensibilidades y a presentar obras y autores contemporáneos que aporten al público un panorama lo más plural y completo posible del arte vivo de la ópera actual.

¿Qué cree que le espera como compositora en los próximos años?

Espero que mucha música nueva, largos encuentros con intérpretes y artistas apasionantes y proyectos bonitos y divertidos que se adentren en los múltiples caminos del arte.

¿Dedica también parte de su tiempo a la docencia?

Sí y me gusta mucho. Sin embargo, siempre me he considerado una compositora que da clase en lugar de una profesora que compone. He orientado toda mi vida en torno a esto. Lo que quiero decir es que el tiempo que le dedico a la docencia depende mucho de los proyectos que tenga entre manos. No me parece honesto dar clase a tiempo completo si no puedo impartirlas con un mínimo de dedicación, porque creo que el alumnado merece todo mi respeto. Por otra parte, si lo pienso de forma totalmente egoísta, impartir clase me hace mucho bien psicológicamente. Me obliga a re-escuchar músicas que daba por asumidas y a confrontar preguntas desde la perspectiva fresca del alumnado.

Gracias por su tiempo y que encuentre sus Caminos inacabados

por Gonzalo Pérez Chamorro
 

Unvollendete Wege*, de Nuria Núñez Hierro
Orquesta Nacional de España
Pablo González
, director
Auditorio Nacional de Música, Madrid
18, 19 y 20 de marzo
* Estreno absoluto. Obra encargo de la Orquesta y Coro Nacionales de España


Foto: Nuria Núñez Hierro estrena con la Orquesta Nacional de España este mes de marzo su obra Unvollendete Wege.
Crédito © Víctor Gracia

http://ocne.mcu.es/programacion/sinfonico-15

www.nurianunezhierro.com

420
Anterior Music for Brass Quintet
Siguiente Javier Bayón